Regresa la gota, la "enfermedad de los reyes"

  • 3 octubre 2012

La gota, una forma de artritis históricamente asociada a la realeza y las clases altas, parece estar resurgiendo.

Enrique VIII
El paciente más famoso que padeció gota fue Enrique VIII.

Un estudio que comparó cifras de la prevalencia de la enfermedad en Nueva Zelanda e Inglaterra encontró que los casos de gota se han duplicado en los últimos diez años.

Durante siglos se la presentó como una enfermedad asociada a los grandes banquetes de glotones y reyes: el enfermo más famoso fue Enrique VIII.

Pero hoy en día la gota parece estar más vinculada a la obesidad, la mala dieta, el consumo excesivo de alcohol y enfermedades cardiovasculares como la hipertensión, dicen los investigadores en la revista Rheumatology.

La gota es una forma de artritis inflamatoria que ocurre cuando se acumulan cristales de urato (ácido úrico) en las articulaciones y otras partes del cuerpo.

Esta acumulación de ácido úrico en la sangre surge cuando los riñones no son capaces de desechar el compuesto con la rapidez necesaria.

Las crisis a menudo surgen súbitamente y se caracterizan por un dolor muy intenso, por lo general en el dedo gordo del pie.

Incremento

Se piensa que la enfermedad afecta a entre 1% y 2% de la población en occidente.

Pero según el último estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Queensland, Australia, en la última década las cifras de la enfermedad se han duplicado.

El incremento, creen los investigadores, puede deberse a la longevidad, los cambios en la dieta y el aumento en los casos de hipertensión, el cual siempre ha estado asociado a la gota.

Los investigadores compararon el número de admisiones hospitalarias de pacientes con gota durante un período de diez años, de 1999 a 2009, en Inglaterra y Nueva Zelanda.

Encontraron que en esa década el número de casos se incrementó cada año 5,5% en Nueva Zelanda y 7,2% en Inglaterra.

Las cifras mostraron que hubo 10.241 admisiones por gota en Nueva Zelanda y 32.741 en Inglaterra.

En total, al término de los diez años, se observó un "drástico aumento" de 86,6% en las admisiones hospitalarias por causa de la enfermedad.

Cuando se analizaron las causas se encontró que la mayoría de los casos estaban asociados a enfermedades cardiovasculares, principalmente hipertensión (39%), seguido de enfermedad renal (27%) y diabetes (27%).

Los datos también mostraron que las personas que sufrían gota junto con otro trastorno, como insuficiencia cardíaca o enfermedad cardiovascular, tenían una menor probabilidad de supervivencia que los que fueron admitidos en el hospital únicamente por gota.

Epidemia de obesidad

El estudio no investigó los factores de riesgo de la enfermedad. No se documentó el número de pacientes que fueron hospitalizados por gota y que eran obesos o tenían sobrepeso.

Pero tal como afirman los expertos, se sabe que la obesidad, el sobrepeso, la falta de ejercicio y la dieta han contribuido al incremento de enfermedades cardiovasculares en el mundo.

Obesidad
El sobrepeso y la falta de ejercicio han contribuido al aumento de las enfermedades cardiovasculares.

Esto sugiere que la epidemia de obesidad, que afecta tanto a Inglaterra como Nueva Zelanda, podría también ser responsable del drástico aumento en el número de casos de gota.

El doctor Philip Robinson, quien dirigió el estudio, comenta: "Este es el primer estudio que describe la epidemiología de las admisiones asociadas a la gota en un país entero. Las admisiones se están incrementando en ambos países estudiados".

"Y hemos visto la tendencia en todos los países que tienen datos documentados".

"¿Por qué este incremento? La prevalencia de la obesidad está aumentando en todo el mundo debido a que la gente consume muchas calorías y no se ejercita", agrega.

Por su parte, el profesor Alan Silman, director médico de la organización Arthritis Research, dice: "Sabemos que a pesar de los lineamientos nacionales sobre cómo manejar y tratar la gota de manera efectiva en la asistencia primaria, mucha gente con gota continúa sufriendo crisis agudas, lo cual puede explicar porqué buscan admisión en el hospital".

"Hay una verdadera falta de conocimiento tanto de pacientes como de profesionales de la salud sobre el tratamiento de esta dolorosa enfermedad".

"Y existe una necesidad real de ofrecer una mejor educación a estos dos grupos", concluye el experto.