Programa europeo de becas Erasmus se queda sin dinero

  • 4 octubre 2012
Estudiantes en Alemania
Las becas Erasmus beneficiaron a casi tres millones de jóvenes europeos.

El popular programa de intercambio de estudiantes universitarios europeos, conocido como Erasmus, corre el riesgo de quedarse sin fondos, a causa de los recortes al presupuesto de la Unión Europea.

El portavoz de Programación Financiera y Presupuesto de la Comisión Europea, Patrizio Fiorilli, advirtió que "Erasmus es uno de los programas que se están quedando cortos de dinero".

Fiorilli observó que esto no es una sorpresa, y que la Comisión está tratando de proponer un presupuesto rectificado para el año, lo cual exigirá contribuciones de los países europeos en tiempos de austeridad.

Paradójicamente, indicó en una conferencia de prensa, "muy a menudo el presupuesto comunitario se utiliza para reembolsar a Estados miembros que ya han efectuado gastos".

En ese sentido, el eurodiputado Alain Lamassoure, presidente de la Comisión de Presupuesto del Parlamento Europeo, dijo que "el fondo social europeo está en bancarrota y no puede hacer reembolsos a estados miembros".

Agregó que "la próxima semana será Erasmus, y a fin de mes el Fondo de Investigación e Innovación".

Lamassoure culpó del déficit a los gobiernos que lucharon por un recorte substancial del presupuesto europeo para 2012, siguiendo la política de austeridad en el bloque.

Gail Kligman, profesora y directora del Centro de Estudios Europeos del Instituto Internacional de la Universidad de California, en Los Ángeles, dijo a BBC Mundo que "es una lástima que reduzcan fondos, pues todo lo que sea por la educación debería mantenerse".

España: una raya más al tigre

Protesta estudiantil
Los recortes presupuestales en España fueron recibidos por protestas estudiantiles.

Uno de los países que más se beneficiaron de las becas Erasmus es España.

La amenaza de una reducción o suspensión del programa es como echar sal a la herida, considerando que aproximadamente la mitad de la juventud española está desempleada y que las becas contribuyen a mejorar las perspectivas de los estudiantes.

Patricia Polite, una profesional española que tuvo la oportunidad de estudiar un año en la Universidad de Bolonia, en Italia, terminó su carrera de Comunicación Audiovisual en la Universidad Complutense de Madrid.

Polite contó a BBC Mundo que gracias a la beca "aprendí italiano y jamás en mi vida pensé que iba a volver a utilizar el idioma, pues empecé a trabajar en una empresa y al año fue comprada por un grupo italiano".

Además, dijo que "el hecho de haber vivido fuera, saber manejarte, tener experiencia con gente diferente creo que te da mucha más soltura y flexibilidad a la hora de entender otros puntos de vista, aparte de lo puramente académico o lingüístico".

Ella tuvo suerte de poder trabajar en España, después de haber estado en Italia y Brasil, con otra beca. Pero muchos egresados españoles se ven obligados en estos días a buscar empleo fuera.

Es el caso de otro beneficiario del programa, Antonio Iglesias, becado en Lille, Francia, para quien no ha sido fácil encontrar un buen trabajo en Londres, donde reside actualmente.

Iglesias comentó a BBC Mundo que "haber estudiado fuera con la beca Erasmus me provocó la inquietud de trabajar en el extranjero y si no hubiera tenido la experiencia, creo que no habría dado ese salto".

Agregó que "cuando vas al extranjero, esa beca se conoce y demuestra que eres una persona inquieta y dispuesta a trabajar en ambientes multiculturales".

Con todo, Patricia Polite se quejó de que "las becas Erasmus nunca han estado muy bien dotadas: en las universidades españolas, con el dinero que te daban para la beca no podías vivir, en mi época eran como 200 euros al mes y tenías que conseguir un trabajo o contar con el apoyo de tus padres".

Ambos exbecarios alentaron a estudiantes en la actualidad que no se desanimen y les recomendaron seguir tratando.

"Cualquier experiencia en el extranjero, aunque sea corta creo que es positiva, tanto personal como profesionalmente", señala Iglesias.

Por su parte, Polite afirma que "existen becas que también surgen de otras instituciones o incluso a veces de empresas, evidentemente no tan importantes o conocidas como Erasmus, pero son una excelente oportunidad".

Contenido relacionado