BBC navigation

JP Morgan y el terror de las hipotecas "subprime"

Última actualización: Miércoles, 3 de octubre de 2012

La Fiscalía General del estado de Nueva York presentó este lunes una demanda contra el mayor banco estadounidense, JP Morgan Chase, por acusaciones de fraude con las hipotecas de alto riesgo durante la crisis inmobiliaria.

Protestas

JP Morgan Chase, víctima y villano.

El fiscal general de Nueva York, Eric Scheneiderman, alega que el banco de inversiones Bear Stearns defraudó a los inversionistas hipotecarios entre 2005 y 2007, antes de ser adquirido por JP Morgan Chase.

Es la primera vez que las autoridades presentan cargos contra un gran banco desde la creación en enero pasado de un equipo especial designado por el presidente Barack Obama para investigar las prácticas que condujeron a la crisis hipotecaria.

JP Morgan Chase adquirió Bear Stearns en mayo de 2008, unos meses después de que ese banco admitiera que su liquidez se había deteriorado debido, en gran parte, a los rumores que corrían sobre la salud de sus activos.

Según el analista de asuntos económicos de la BBC Robert Peston, hay dos elementos asombrosos en la causa iniciada contra JP Morgan.

El primero es la estimación de que el presunto fraude les costó a los inversores más de US$22.000 millones de pérdidas en bonos de hipotecas de baja calidad por valor de US$87.000 millones que les fueron vendidos solo en 2006 y 2007.

En segundo lugar está la evidencia de una cultura maníaca y frenética de vender tantas hipotecas como fuera humanamente posible, para que los bonos siguieran saliendo del banco de inversiones y generaran tantos beneficios a corto plazo como fuera humanamente posible.

Terror

Todo esto, dice Peston, parece una saga de películas de terror en la que cada capítulo es más macabro que el anterior.

Es importante señalar que el propio JP Morgan puede ser en parte un víctima aquí, porque las acusaciones de fraude son en contra de Bear Stearns, al que JP Morgan adquirió con el apoyo de los reguladores en 2008.

Mientras que el supuesto desconocimiento de JP Morgan de las prácticas de Bear Stearns puede servirle de defensa ante la opinión pública, no le servirá en los tribunales.

Todos los cargos tienen que ver con la forma en que los bancos realizaron préstamos evaluados como de calidad crediticia más baja, llamados subprime, y luego los transformaron en bonos respaldados por hipotecas y obligaciones de deuda garantizadas por bancos como Bear Stearns.

La acusación principal contra Bear Stearns - y por lo tanto contra JP Morgan - es que el banco de inversión decía que velaba para que los préstamos que entraban en los bonos fueran de una calidad razonable pero en la práctica, grotesca y conscientemente, siguió dando hipotecas de pacotilla.

El fiscal general también señala que Bear Stearns no cumplió con el compromiso de que una vez que los bonos fueran emitidos, los préstamos morosos se retirarían y serían sustituidos por otros mejores.

Los bancos de Estados Unidos y el Reino Unido están tratando de limpiar su imagen, pero aún no pueden escapar de los costos de los pecados de su pasado.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.