BBC navigation

Obama y Romney, a la caza del voto latino en los estados péndulo

Última actualización: Martes, 23 de octubre de 2012
Mitt Romney

Ganar esta elección en los "estados péndulo" dependerá en gran medida del voto periférico, es decir, de la minoría latina.

Cuando, el próximo 6 de noviembre, Estados Unidos siga el recuento de votos de la elección presidencial, algunos territorios capturarán especialmente la atención de ciudadanos y analistas: los llamados "estados péndulo", donde la contienda promete ser tan reñida que cualquiera de los dos candidatos podría resultar vencedor.

Son una decena del total de 50 que tiene la unión. Y en ellos, el voto hispano puede marcar la diferencia para que el actual mandatario demócrata, Barack Obama, consiga la reelección o bien sea desplazado de la Casa Blanca por su opositor, Mitt Romney.

Apenas un punto porcentual los separa: el republicano tiene 47% de la intención de voto frente a 46% de Obama, según la última encuesta de CBS.

En los estados péndulo existen unos codiciados 12 millones de votantes latinos que aún no se han registrado, sobre un electorado hispano potencial de 21,7 millones en el país, señala el Centro para el Progreso Estadounidense.

Y para entender el peso que tiene la primera minoría del país en los estados swing, como se llaman en inglés, hay que recurrir a la estadística: en ocho de ellos, el número de electores latinos es mayor al margen de votos por el que Obama consiguió su victoria en 2008.

"Esta elección tan polarizada probablemente se defina por quién consiga unos pocos votos en el medio, en estados que oscilan de un partido a otro. Aportar un volumen de votos que represente varios puntos porcentuales del total significa que este grupo tiene mucha capacidad de influir", explica el politólogo Michael Munger, de Duke University.

Objetivo: Florida

Ya en las últimas dos contiendas presidenciales el voto hispano ha sido decisivo. George W. Bush no hubiera ganado en 2004 sin conquistar 40% de este segmento, un resultado sin precedente para los republicanos.

En 2008, Nuevo México, Florida, Nevada y Colorado -estados clave para el triunfo de Bush- le permitieron a Obama sellar su llegada a la Casa Blanca con el apoyo latino: el margen de victoria del demócrata en estos territorios fue menor al volumen de los votos de latinos que recibió. Lo que significa, en concreto, que si los latinos no hubieran participado Obama nunca hubiera conseguido el caudal de votos para anotarse esos cuatro estados péndulo.

"Esta elección tan polarizada probablemente se defina por quién consiga unos pocos votos en estados que oscilan de un partido a otro. Los latinos aportan un volumen de votos que representa varios puntos porcentuales del total, lo que significa que tienen mucha capacidad de influir"

Michael Munger, politólogo de Duke University

Florida, en particular, es el más codiciado. Con la tercera población hispana más numerosa del país, tiene 1,4 millones de latinos registrados, lo que representa 13% del padrón, según mediciones del Centro Pew Hispano.

Como Estados Unidos no elige al presidente por recuento total de sufragios sino por representantes al colegio electoral, Florida se vuelve particularmente apetecible: otorga 29 electores al candidato que resulte ganador, sólo por detrás de los que se obtienen en California o Texas y el número más alto entre los estados péndulo.

Aquí, la transformación demográfica reciente ha hecho más impredecible el resultado de 2012.

"Por mucho tiempo, los hispanos de Florida fueron mayoritariamente de origen cubano y se identificaron con los republicanos. Pero el voto cubano ya no es hegemónico, ha cambiado el perfil con el aumento notorio de puertorriqueños, mexicanos y centroamericanos en el estado. Este cambio demográfico estuvo detrás del viraje hacia los demócratas en 2008", le señala a BBC Mundo Maribel Hastings, asesora ejecutiva de la organización America’s Voice.

Siempre oscilantes

Detrás de Florida, Nevada es el estado péndulo que los analistas señalan como más significativo para tomarle el pulso al voto latino: allí, el electorado de este origen creció 117% desde 2000, según la consultora Latino Decisions.

En un territorio históricamente más inclinado hacia el partido Republicano, el triunfo de Obama en 2008 se sustentó en gran medida en la fuerza de los sindicatos, la clase media hispana recién establecida y los trabajadores de la industria del entretenimiento, donde los latinos son mayoría.

Pero la sostenida crisis económica ha traído desencanto: hoy Nevada es el segundo estado con más ejecuciones inmobiliarias y el de mayor índice de desempleo en el país. Y las encuestas lo reflejan con una diferencia a favor de Romney, aunque demasiado pequeña como para quitarle tensión a la contienda.

"El voto latino puede ser prominente en un estado porque representa un porcentaje importante del total, como en Florida o Nuevo México, pero también porque la población latina está creciendo tan rápido que permite anticipar cambios de una elección a otra, como en Carolina del Norte y Virginia "

Matt Barreto, fundador de Latino Decisions

Nuevo México, en tanto, es donde los hispanos tienen mayor peso proporcional: son 38,6% de los votantes potenciales, más que en ningún otro estado. Los sondeos adjudican a Obama una ventaja de hasta 10 puntos, lo que es notorio para un estado péndulo.

"Es uno de los ejemplos más claros donde, si hay alta participación de hispanos, es probable que gane Obama. La participación es clave: aunque haya muchos votantes potenciales, eso se tiene que traducir en votos reales", indica en entrevista con BBC Mundo Paula McClain, académica en Ciencias Políticas de la Universidad de Duke.

En Colorado, la cuestión migratoria puede ser la que incline la elección: los latinos se han movilizado ante propuestas de ley que afectan a los indocumentados y no están satisfechos con la inacción de Obama pero critican la postura intransigente de su opositor. ¿El resultado? Un virtual empate en las mediciones de intención de voto.

En la misma línea, también Arizona podría sumarse a la lista. Considerado un bastión del republicanismo, John McCain se lo arrebató cómodamente a Obama en las últimas presidenciales y las encuestas dan ahora a Romney como favorito. Pero, si la población hispana participa, podría achicar las diferencias: desde la puesta en vigor de la ley antiinmigración SB1070, en 2010, la comunidad se ha alzado en protesta y su voto podría ser uno de rechazo a los republicanos por sus propuestas duras en esta materia.

Nuevos péndulos

Aunque parece una paradoja, el voto hispano importa menos en los dos estados donde se concentra casi la mitad de la población latina del país: California y Texas.

Barack Obama

Florida es un tradicional "estado péndulo" y el esfuerzo que ha dedicado la campaña demócrata allí ha sido considerable.

"Se da por hecho que California apoyará a Obama y Texas, a Romney. Se vuelve muy difícil convencer a los hispanos de estos estados que sus votos valen, ni siquiera los candidatos hacen mucha campaña allí", reclama Arturo Vargas, de la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados (NALEO, en inglés).

En cambio, otros territorios que no se consideraban péndulo están ahora en la mira de las campañas, como consecuencia de los cambios demográficos.

"El voto latino puede ser prominente en un estado porque representa un porcentaje importante del total, como en Florida o Nuevo México, pero también porque la población latina está creciendo tan rápido que permite anticipar cambios de una elección a otra, como en Carolina del Norte y Virginia", compara Matt Barreto, académico fundador de Latino Decisions.

Carolina del Norte es el ejemplo preferido por los analistas para ilustrar esta nueva tendencia: su electorado latino es de menos de 3%, pero ha crecido 117% en los últimos años. Fueron 13.000 votos de diferencia, sobre un total de 4,3 millones, los que dieron allí el triunfo a Obama en 2008.

"Las elecciones estadounidenses se ganan en los márgenes y, en ocasiones, sólo unos pocos votos bastan para mandar un estado a manos de un partido. Por eso estos estados donde el voto latino ha crecido mucho son observados de cerca: nadie sabe qué puede pasar", indica McClain.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.