El boom de una fuente digital para disléxicos

  • 28 septiembre 2012
opendyslexic
OpenDyslexic permite la lectura fácil de la web a personas con dislexia.

Una fuente gratuita diseñada para ayudar a las personas con dislexia a leer el contenido de internet está cogiendo fuerza.

La fuente, que se puede bajar del sitio OpenDyslexic, parece haber sido una gran herramienta de ayuda para quienes ven letras y palabras al revés y en desorden.

Una reciente actualización de la popular aplicación Instapaper, que se utiliza para leer contenidos de internet, ha adoptado este formato de texto como una opción para sus usuarios.

La fuente también se instaló en procesadores de textos, en libros electrónicos y computadoras de escuela.

El proyecto fue creado por Abelardo González, un diseñador de aplicaciones móviles basado en New Hampshire, EE.UU., que lanzó proyecto a finales del año pasado.

"Yo había visto fuentes similares, pero cuando las conocí eran impagables y estaban fuera del alcance de cualquiera en términos del costo", dijo a la BBC.

"Me di cuenta que hay otras personas que pueden querer la fuente pero que tienen estos problemas, por lo que pensé en hacer un código abierto al que todo el mundo pueda acceder y ayuden a construir.

"La respuesta ha sido muy buena: he tenido gente enviándome correos electrónicos diciendo que esta es la primera vez que pueden leer texto sin que se vea ondulado o que les ha ayudado con otros síntomas de la dislexia".

La llegada a Instapaper

A principios de este año, González, que tiene 28 años de edad, lanzó OpenWeb, un navegador de internet gratuito basado en la fuente, en la tienda digital de Apple, iTunes.

Luego utilizó anuncios en línea para dar a conocer su invento en una serie de sitios relacionados.

Varios desarrolladores que se enteraron de la innovación se vincularon al proyecto, incluyendo el creador de Dox en Box, un lector electrónico para iPads, y los fabricantes de Wordsmith, un procesador de texto estilizado para ordenadores Macintosh.

instapaper
Instapaper, una aplicación para leer la web en un formato más accesible, adoptó la fuente de OpenDyslexic.

Los usuarios también han instalado la fuente en dispositivos Android, lo que permite utilizarlo en una amplia gama de software, y con la ayuda de Jailbreak, una tecnología para remover limitaciones establecidas por Apple en su sistema IOS, la fuente se ha podido instalar en dispositivos móviles de Apple.

Sin embargo, la inclusión de la fuente en Instapaper la semana pasada es quizás el signo más claro de para dónde va la corriente.

El programa -que les permite a los usuarios guardar versiones de páginas web para que puedan ser leídos sin conexión a internet- tiene unas dos millones de cuentas registradas.

El desarrollador de la aplicación, Arment Marco, dijo que hace dos años había estudiado la posibilidad de crear una fuente especial para quienes sufren de dislexia pero que pudo encontrar una hasta que descubrió OpenDyslexic.

"Teniendo en cuenta lo que hace Instapaper -capturar cualquier página web y presentarla en forma compatible, ajustable para que el consumidor la controle- es un paso natural para lograr mejor accesibilidad y legibilidad para cualquier persona que lo necesita", escribió en su blog en la página de Instapaper.

Mejores libros electrónicos

González dijo que él también había sido contactado por The School Kildonan -que se especializa en la enseñanza de niños con dislexia- para decirle que había comenzado a probar la fuente con sus alumnos.

A pesar de que está feliz de ver la fuente propagándose de manera orgánica, González dijo que también estaba tratando de animar a algunas de las empresas tecnológicas más importantes para apoyarlo.

"Sony y Amazon han dicho que lo considerarían para sus libros electrónicos", dijo.

"Espero que Google también publique una versión en su directorio de fuentes en la web, lo que hace que sea fácil integrarla en sitios web sin que los administradores tengan que subirla a sus servidores."

'Reduce estrés visual'

Según la Asociación Británica de Dislexia (BDA), alrededor del 4% de la población del Reino Unido tiene una forma grave de dislexia. El grupo dio la bienvenida a la propagación de esta innovación.

"Como disléxico, creo que este tipo de letra es muy fácil leer y reduce los efectos del estrés visual que experimento", dijo Arran Smith, director del grupo.

"Me gusta especialmente el espacio entre las letras, ya que es uniforme y regular, lo que también se recomienda en la Guía de Estilo BDA".

Contenido relacionado