BBC navigation

¿Deberíamos mandar seres humanos a Marte?

Última actualización: Martes, 25 de septiembre de 2012
astronauta en marte

En la segunda entrega de su análisis sobre las misiones a Marte, el doctor Alexander Kumar -que pasa el invierno en la Estación Concordia, en la Antártida- se pregunta si el ser humano debería mandar personas al Planeta Rojo.

clic Lea la primera entrega: ¿Cuándo podremos por fin viajar a Marte?

Al igual que el interior de la Antártida, Marte sigue siendo un lugar inhóspito.

Para que los seres humanos vivieran en ese planeta durante un período significativo de tiempo se necesitaría del reciclaje del agua y del aire, así como de los llamados "sistemas de vida".

En la estación Concordia en la Antártida (mi casa actual) lo llamamos "reciclaje de agua gris": tomar el agua generada por las actividades domésticas, como lavandería, bañarse y lavar los platos, y reciclarla para otros usos in situ. Esto se asemeja al sistema utilizado en la Estación Espacial Internacional (ISS).

Pero hay más ideas que podrían aumentar la duración de la vida humana en Marte.

Así encontremos o no vida allí, hay un deseo de larga data de "terraformar" el Planeta Rojo.

Esto implicaría transformar artificialmente el clima y la superficie para permitir que los seres humanos puedan vivir allí sin sistemas de soporte de vida.

En su Trilogía marciana, el autor de ciencia ficción Kim Stanley Robinson documenta un proceso de poblamiento y colonización que provoca una cadena de acontecimientos que transforman este planeta rojo en uno verde y más tarde en uno azul.

ray bradbury

En sus Crónicas marcianas, el escritor de ciencia ficción Ray Bradbury dice que el ser humano usará Marte como refugio.

La presencia humana en Marte cambiaría inevitablemente el medio ambiente. Fue el escritor HG Wells quien primero identificó la posibilidad de que los humanos transformen de manera inconsciente los planetas a través de la biocontaminación que se desprende de las bacterias y los potenciales microorganismos que traen consigo.

Creo que las lecciones que hemos aprendido en el último siglo a través de la exploración de los polos -y en particular de la Antártida- y la ciencia son muy relevantes. Nuestras delicadas regiones polares están continuamente amenazadas por el cambio climático y son utilizadas a menudo para pronosticar y rastrear el estado de nuestro planeta.

Robinson sostiene que cuando se trata de investigar los desafíos de enviar una misión tripulada a Marte "la Antártida es la mejor analogía; no el salvaje oeste o cualquier otra cosa".

La contaminación de Marte

John Ash, desde el Scott Polar Research Institute, comentó: "La contaminación posterior es un factor crítico en la exploración espacial, y mucho puede ser aprendido por el trabajo realizado en relación con la penetración de los lagos de hielo ocultos de la Antártida. Por supuesto, es muy importante no contaminar las muestras que pueden ofrecer pruebas científicas de vida extraterrestre, pero también hay obligaciones legales".

Se refiere al Tratado del espacio exterior, en el cual están los principios que deben regir las actividades de los Estados en la exploración y utilización del espacio ultraterrestre, como la Luna y otros cuerpos celestes.

Los métodos utilizados por exploradores polares anteriores -usando un sistema de depósito para atravesar el vacío, desconocido y hostil interior de la Antártida- podrían adaptarse para una misión humana a Marte. Se podría instalar un lugar de depósitos en órbita, entre Marte y la Tierra, o una zona de aterrizaje en su superficie, por medio de los cuales se enviarían los equipos y suministros.

"No esforzarse, buscar ni encontrar sería una tragedia aún mayor. Y representaría un gran paso hacia atrás para la humanidad."

Alexander Kumar, doctor británico que invernó en la Antártida

Al igual que las expediciones polares dirigidas por Amundsen, Scott y Shackleton, esto añadiría un factor de seguridad, confianza y capacidad de reabastecimiento y permitiría las reparaciones en ruta para que la valiente tripulación viaje a lo desconocido.

En las próximas décadas, podría haber un nuevo proceso de reclutamiento de astronautas, esta vez para una misión tripulada a Marte. Parodiando el mítico anuncio del periódico de Ernest Shackleton, la contratación de la tripulación de una misión interplanetaria, con los recientes recortes presupuestarios de la NASA, podría decir: "Se requieren hombres y mujeres para viaje arriesgado. Bajos sueldos. Frío amargo y largos meses de completa oscuridad."

El fallecido escritor de ciencia ficción Ray Bradbury nos dejó una advertencia en su cuento Crónica marcianas: la colonización de Marte se convierte en una necesidad para la supervivencia del ser humano y los seres humanos huyen de una tierra atribulada, un hogar roto y un planeta devastado atómicamente.

Si nuestra especie sigue su curso actual, un apocalipsis bíblico podría ser un posible resultado.

Evento de extinción

Al describir la posibilidad de que él mismo se parara en la superficie de Marte, Tim Peake (el único astronauta en entrenamiento en Reino Unido) me dice: "Sería la sensación más excitante imaginable."

Y añade: "En algún momento, esperemos que dentro de muchos, muchos años, la Tierra sufrirá un evento que la vida humana no puede tolerar; es decir, un evento de extinción.

"Si la humanidad quiere sobrevivir como especie, en el largo plazo nuestra existencia futura radica en la colonización de otros planetas o lunas. Creo que esto es algo que se puede lograr, pero se requieren muchos años de pasos paulatinos antes de que seamos capaces de colonizar.

"Vivimos en un planeta frágil que está en un universo dinámico, así que la exploración tripulada del espacio no solo se trata de la búsqueda de nuevo conocimiento, sino también de una póliza de seguridad sobre el futuro."

Muchos escépticos, sin duda, preguntarán por qué un país va a decidir invertir en la exploración espacial futura, incluida una misión tripulada a Marte, mientras que hay tantos problemas sin resolver en nuestro planeta, desde el VIH hasta la malaria y pasando por la pobreza.

Marte

Algunos piensan que las misiones interplanetarias son una especie de póliza de seguro para la humanidad.

Estarían en lo cierto. Confíen en mí: soy un médico que ha viajado a lo largo y ancho del planeta y ha sido testigo de los peores efectos de la pobreza, la enfermedad y la guerra.

Las últimas palabras del capitán Robert Falcon Scott, dirigidas al público en su diario, hacen eco en voz alta: "Por el amor de Dios, cuiden de nuestra gente".

Sentado en la Antártida 100 años después, soñando con Marte, me gustaría actualizar el consejo de Scott anexándole a su ecuación el impacto (desconocido para él) de los seres humanos sobre la Tierra durante el siglo pasado.

Quiero reiterar: "Por el amor de Dios, cuiden de nuestra gente... y también a nuestro planeta."

Cuidar es compartir

¿Deberíamos obtener la confianza para visitar, contaminar y tal vez colonizar otro planeta cuando parecemos incapaces de conservar y cuidar el nuestro?

Tal vez esta constante falta de cuidado por el planeta y su gente nos lleve algún día a irnos de la tierra de una vez por todas.

Sin embargo, como consecuencia de mi experiencia como médico, yo también viajo por el mundo como un explorador científico.

En una solitaria cruz de madera que hay en la punta de una montaña en la Antártida, con vista a una ruta hacia el Polo Sur, están inscritas unas palabras: "Para esforzarse, buscar, encontrar y no ceder".

Estas palabras, tomadas del poema de Sir Alfred Tennyson, "Ulises", fueron escritas por el grupo que encontró la carpa de Scott en memoria del legado de su equipo de expedición.

Entre ellos, mi propio héroe es el doctor Edward Wilson, cuyos sueños no se convirtieron en un cementerio sino que dejaron un rastro abrasador y un legado para inspirar a las generaciones futuras de la ciencia.

Solo al llevar a la humanidad a sus límites, a los fondos del océano y del espacio, vamos a hacer descubrimientos en la ciencia y la tecnología que pueden ser adaptados para mejorar la vida en la Tierra.

Si el origen de la vida como la conocemos surgió a partir de un Big Bang en una zona distante del Universo, tal vez las soluciones que buscamos a nuestros problemas en la Tierra también pueden estar allí.

No esforzarse, buscar ni encontrar sería una tragedia aún mayor. Y representaría un gran paso hacia atrás para la humanidad.

estacion concordia en la antartida

Las vivencias en la estación Concordia, en la Antártida, pueden servir experiencia para los futuros viajes a Marte.

clic Lea también: un lugar tan remoto que bien podría ser Marte

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.