El joven que cruzó el océano en busca de un amor

  • 23 septiembre 2012
Sandy Crocker
Sandy no se arrepiente de haber viajado miles de kilómetros en busca de un amor.

Fue un breve encuentro hace un año, pero para este joven canadiense, el recuerdo permaneció en su corazón.

Ahora, Sandy Crocker, un dentista de Kelowna, Columbia Británica, ha viajado miles de kilómetros hasta Irlanda para encontrar a una pelirroja con pecas a la que vio una vez en un café en el condado de Clare, en el oeste de Irlanda.

Su gesta romántica ha revolucionado a la prensa estadounidense y canadiense.

"Estaba de vacaciones con la familia el año pasado y era mi penúltimo día antes de dejar Irlanda", dijo.

"Tuve un pequeño encuentro con la joven irlandesa más bonita que se pueda imaginar".

Pero como no quería ser demasiado lanzado, Sandy sólo intercambió unas pocas palabras con ella en un café en Ennistymon y se marcharon.

"La observé. Era una de esas personas que parecía, genuinamente, la persona más generosa que se pueda conocer. Me levanté y le pregunté por una dirección y la hora. Si le hubiera dicho algo bonito, que era asomborsa... Podía haberme relajado".

Posteriormente, otros hombres le dijeron que se había enamorado de un pedazo de Irlanda.

El problema es que aunque conoció a muchas chicas bonitas canadienses en su país, ninguna se podía comparar a la joven irlandesa.

"Se convirtió en una broma", dijo.

"Conocía a una chica y mis amigos decían 'No es Ennistymon'".

Aventura irlandesa

Sandy conoció a una pareja irlandesa en Canadá que le hizo plantearse la posibilidad de regresar a Irlanda para volver a ver a la belleza pelirroja. No era una idea tan descabellada y la gente de Irlanda lo entendería y querría ayudarlo, le dijeron.

Así que, un año después, Sandy está de regreso en Irlanda, viajando, disfrutando del paisaje y esperando poder encontrarse con ella.

Volvió al café y puso un pequeño aviso en el periódico, el Clare People, preguntando sobre la chica. Pero hasta ahora, no la ha encontrado… En lugar de eso, se ha encontrado a sí mismo en medio de una locura mediática.

"Si la encontrara ahora, me reiría de lo loco que ha sido", señaló.

"La historia ha recorrido todo Irlanda y ahora está en Estados Unidos y Canadá. Está llamando la atención internacional. Hay lugares en los que hacen apuestas sobre si la encontraré y me casaré con ella o si ya está casada.

"Ni siquiera sé su nombre… Esa es la alegría y la naturaleza mágica de todo esto".

A Sandy le sorprende hasta qué punto su búsqueda del amor ha tocado la fibra sensible de la gente de todo el mundo. Lo han entrevistado en ABC News y ha aparecido en páginas de noticias como el Huffington Post.

Pero incluso si nunca encuentra a su chica ideal irlandesa, está contento de haberlo intentado.

"Me he lanzado", recordó.

"Mucha gente simplemente se reiría y lo olvidaría. Pero yo regresaré a casa y, dentro de 50 años, no me arrepentiré del par de semanas que pasé recorriendo Irlanda, siendo tonto intentando encontrar a una chica que pensé que era bonita".