BBC navigation

Romney le habla a los hispanos evitando ambiente hostil

Última actualización: Jueves, 20 de septiembre de 2012
Encuentro con Romney

Mañana será el turno de Obama para hablarle a los latinos.

Los analistas lo pintaban como un duro encuentro para Mitt Romney, el candidato republicano a la presidencia de Estados Unidos, que tenía que enfrentarse a preguntas en español y a las preocupaciones de los votantes latinos, en teoría más cercanos a los demócratas.

Pero, el primer "Encuentro con los candidatos" organizado por la cadena Univisión -la mayor en español del país- acabó siendo una especie de mítin en el que cada intervención de Romney era ovacionada y cada pregunta incómoda de los presentadores abucheada.

Pese al esfuerzo de ser críticos, los presentadores terminaron diluidos en una especie de acto electoral, que aunque intentó ser un formato novedoso, para muchos estuvo lejos del ambiente de un debate, donde la audiencia quiere ver a los políticos sometidos a la presión de las preguntas.

En todo caso, es la primera vez en la que un candidato a la presidencia de EE.UU. le habla directamente a los hispanos respondiendo en inglés a preguntas hechas en español y lo hace de cara a las elecciones presidenciales del 6 de noviembre en las que se prevé que los casi 22 millones de latinos inscritos para votar sean una fuerza decisiva.

Este jueves será el turno del candidato demócrata, el presidente Barack Obama.

El nuevo formato se produce después de que la cadena hispana pidiera a la organización de los debates presidenciales la participación de un moderador hispano o un debate centrado en temas latinos, algo que fue rechazado.

Conscientes de que el voto de los hispanos podría marcar la diferencia en las elecciones de noviembre, Romney y Obama accedieron a participar.

Vea cuáles fueron los momentos destacados del primer encuentro con Mitt Romney:

Tratando de enmendar una polémica declaración

Como era de esperar, el gobernador de Massachusetts tuvo que dar explicaciones por las polémicas declaraciones que se conocieron esta semana en las que menospreciaba a los votantes demócratas al asegurar que su política no está dirigida a un 47% de los estadounidenses que "no pagan impuestos".

"Me preocupo por el 100%" de la población afirmó Romney al explicar que seguirá el ejemplo de cuando fue gobernador de Massachusets para reducir el desempleo y crear más oportunidades en el país.

Habla de inmigración sin comprometerse

Uno de los temas centrales de la entrevista fue la inmigración y se le preguntó si mantendría la decisión ejecutiva del gobierno de Obama de no deportar a jóvenes indocumentados y ofrecerles visas de trabajo.

"Para los que ya están aquí y son indocumentados debemos darles una solución permanente (...) Estos chicos merecen algo mejor, una solución definitiva", dijo Romney quien abogó por aplicar el plan del senador cubanoestadounidense Marco Rubio sin dar más detalles.

Pero la respuesta no satisfizo a la presentadora, María Elena Salinas, del debate que insistió en que Romney dijera si iba a deportar o no a los jóvenes en esa situación ya que, explicó, que tenía la sensación de que el gobernador estaba "evadiendo una respuesta detallada".

"No vamos a ir por el país haciendo redadas para deportar a doce millones de personas. Esa no es la forma. No me gustan las deportaciones masivas", respondió.

Jugando como local

Romney con los presentadores de Univisión

Los presentadores fueron abucheados cuando hicieron preguntas incómodas.

El encuentro tuvo como espectadores a decenas de seguidores de Romney que ovacionaban al candidato y abucheaban a los presentadores cuando hacían preguntas incómodas, como cuando uno de los presentadores, Jorge Ramos, insistió en preguntarle al candidato si seguiría el ejemplo de Arizona y deportaría a los millones de indocumentados del país.

En ese momento, el público abucheó al presentador y Romney afirmó sonriendo: "Tengo algunos amigos aquí aparentemente".

Según explicó una de las reporteras de la cadena en un corte comercial, ambos candidatos exigieron que el público estuviera compuesto sólo por simpatizantes.

Peña Nieto en la silla de en frente

En un momento del encuentro, a Romney se le preguntó qué le diría al presidente electo de México, Enrique Peña Nieto, si lo tuviera en la silla de en frente respecto a la muerte de decenas de miles de mexicanos debido al narcotráfico.

"Le diría que este es un problema que compartimos", dijo Romney quien afirmó que es una responsabilidad compartida que tienen ambos países.

"Nosotros tenemos una responsabilidad en este país para reducir el consumo de estupefacientes", sostuvo.

Matrimonio homosexual

Otra de las preguntas que se le hizo al candidato republicano -que se ha mostrado favorable a cambiar la Constitución para prohibir el matrimonio homosexual que ya está aceptado en algunos estados de EE.UU.- es qué haría si alguno de sus hijos o nietos le dice que es gay y que quiere casarse.

"Todos mis hijos están casados ya, así que me sorprendería mucho", bromeó Romney, quien después dijo que respeta que las personas "sigan adelante con su relación de amor y respeto para tener su familia como ellos quieran" y a que sigan teniendo ciertos beneficios.

No obstante, matizó que le gustaría que "el término matrimonio estuviera asociado a una relación entre un hombre y una mujer", explicó.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.