BBC navigation

Venezuela, una campaña crispada en la que también se baila

Última actualización: Martes, 18 de septiembre de 2012
Hugo Chávez y Henrique Capriles

La música también tiene su espacio en la campaña electoral de Venezuela.

La multitud bailando ritmos tropicales al son de pegajosas canciones puede hacer pensar que no estamos en la crispadísima Venezuela electoral, pero así es.

"Cada vez son miles y miles… vive tu vida, dale alegría, no más barreras al sentimiento...", bien podría ser el popurrí que mueve las caderas de los candidatos Hugo Chávez y Henrique Capriles.

clic Lea el blog de nuestro corresponsal en Caracas

Ese aire festivo que se respira en los actos de campaña del presidente y el aspirante opositor contrasta dramáticamente con el ambiente enrarecido que transmiten medios y los discursos de los propios candidatos.

Sobre todo en los últimos días, con el brote de violencia que se vivió en Puerto Cabello y las denuncias de un supuesto soborno de un alto cargo opositor.

Capriles en Petare

El domingo, Capriles recorrió parte del mayor barrio de Caracas, Petare, uno de los lugares que podría considerar favorable entre las zonas más populares por estar en el municipio Sucre, que gobierna la oposición desde 2008.

Allí, hizo un recorrido a pie al frente de una marea de seguidores que lo acompañaron serpenteando colina abajo por las calles afaveladas del lugar, con el apoyo de algunos vecinos que salían a saludar el desfile.

Entre empujones y muestras de cariño de quienes querían acercarse a saludarlo, el candidato volvió a demostrar su buena condición física, algo de lo que le gusta hacer gala.

"Va a pasar lo mismo que cuando ganó Chávez o Caldera, un voto de castigo. Él no llegó porque lo querían, sino por echar al anterior", le dijo a BBC Mundo una abogada sindicalista que participó en la caravana posterior a la marcha.

"No supo gobernar, no supo hacer nada, la inseguridad nos está comiendo, robos y asesinatos"

Elvira, 65 años, vecina de Petare

La mujer, que prefirió no dar su nombre, aunque ahora apoya activamente a Capriles, afirmó haber votado al presidente por ser "una persona de izquierda". "Capriles es de centro, esa imagen que plantea el gobierno de que es la extrema derecha, no es cierto".

"No hay lobos, pero corderos tampoco. El panorama es complicado si realmente sucede el cambio, este podría traer un momento difícil, porque las transiciones no son fáciles, siempre son traumáticas", agregó.

Al tiempo que expresó su inquietud, descartó que, de ganar Capriles, Chávez vaya a operar para evitar tener que dejar el poder porque el presidente "es sumamente inteligente que lo que más ha cuidado es su imagen internacional". "No entregar el gobierno ante una derrota sería mostrarse como que no es un demócrata", sentenció.

Los consultados por BBC Mundo en la marcha de Capriles, pareció haber un consenso en que la gran asignatura pendiente es la inseguridad.

"No supo gobernar, no supo hacer nada, la inseguridad nos está comiendo, robos y asesinatos. Voto por Capriles para dejar a mis nietos un camino bien abierto. No de 'no te doy ayudas si no eres del partido'", le dijo a BBC Mundo Elvira, que vio pasar la marcha desde la puerta de su casa.

Chávez en Catia

Al día siguiente, la caravana de Chávez en el también popular barrio de Catia, recorrió dos kilómetros virtualmente abarrotados por quienes mostraban la apasionada "locura" que despierta el líder revolucionario.

"Es el presidente que más ha ayudado a la gente de más bajos recursos, ha dado viviendas, salud, alimentación, las madres solteras, a la tercera edad, los discapacitados"

Jorge, 31 años, transportista

El recorrido se inició con ruegos a San Isidro labrador para que las nubes negras no descargaran el chaparrón con que amenazaban y que tenía a fotógrafos buscando desesperados bolsas de plástico para proteger sus equipos. Y funcionó.

Entre gritos de "Chávez", no eran pocas las que rompían a llorar al ver pasar al presidente saludándolos desde lo alto de su habitual camión. Más de una, incluso antes de la caravana, también lo hacía cuando los reporteros se acercaban a pulsar su opinión.

"Chávez tiene mucho pueblo", comentaba entre empujones, algún periodista del Sistema Nacional de Medios Públicos, de línea editorial oficialista.

En la marcha de Chávez, la coincidencia con la de Capriles era doble: el ambiente de lo más festivo y la inseguridad como principal cuenta pendiente con el gobierno entre los que acudieron a mostrar su fervor por el presidente.

"Duro, duro, lo que queda todavía es la seguridad. Eso es lo más fuerte y no se acaba así nada más que con la gestión de él", dijo Jorge, un joven de 31 años que acudió a Catia para apoyar a Chávez.

Eso sí, para explicar su voto, no dudó: "Es el presidente que más ha ayudado a la gente de más bajos recursos, ha dado viviendas, salud, alimentación, las madres solteras, a la tercera edad, los discapacitados…".

Lo mismo que expresó Rafael Izaña, jubilado de 72 años que trabajó de buhonero y que ahora agradece su pensión al presidente. "A la gente de la tercera edad la ha ayudado, ha dado comida y vivienda", le dijo a BBC Mundo.

"El problema que tiene que arreglar es la delincuencia. Tiene que poner mano dura".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.