Se agota el tiempo para los corales

  • 17 septiembre 2012
Estrella de mar fotografiada en el Área Marina Protegida en las islas Scilly en el Reino Unido en agosto de 2012
La absorción de dióxido de carbono por los océanos podría afectar seriamente a los organismos marinos. Foto Dan Laffoley-IUCN

Los arrecifes de coral estarán seriamente amenazados aún si el aumento de temperatura global se restringe a 2 grados centígrados, un nivel considerado por algunos científicos como suficiente para evitar los impactos más dañinos del cambio climático, según un nuevo estudio.

"Sin un proceso aún incierto de adaptación o aclimatación, proyectamos que cerca del 70% de los corales sufrirán degradación a largo plazo para 2030, aún en un escenario de medidas de mitigación ambicioso", dijo Katja Frieler, investigadora del Instituto Potsdam de Investigaciones sobre Impacto Climático en Alemania y autora principal del estudio.

"La barrera de aumento global de temperatura que no debe cruzarse para proteger al menos a la mitad de los arrecifes del planeta se sitúa por debajo de 1,5 grados centígrados", señala el documento.

Los científicos advierten que la oportunidad de proteger a los corales de daños causados por el cambio climático están disminuyendo.

"La ventana de oportunidad para preservar la mayoría de los arrecifes que son parte del patrimonio natural mundial es pequeña", señaló Malte Meinshausen, coautor del estudio publicado en la revista Nature Climate Change.

"Y cerraremos por completo esa ventana si continuamos aumentando las emisiones de gases de invernadero durante otra década".

El ojo de un pez se ve a través de un coral Foto William Goodwin-IUCN Photo Library
El ojo de un mero que se asoma través de un coral. Sólo el 8% de los arrecifes del Caribe tiene cobertura de coral vivo, según la UICN.

Además del Instituto Potsdam de Investigaciones sobre Cambio Climático, participaron en el estudio científicos de la Universidad de British Columbia en Canadá y las Universidades de Melbourne y Queensland en Australia. Los investigadores utlizaron modelos climáticos para calcular el efecto de difererentes niveles de emisiones de gases de invernadero en 2.160 arrecifes en distintos puntos del planeta.

Las emisiones de dióxido de carbono aumentaron más de 3% en 2011 y la temperature global se ha incrementado 0,8 grados centígrados en el último siglo.

El estudio señala que es probable que el aumento en la temperatura de los océanos cause un blanqueamiento más generalizado e intenso de los corales.

Blanqueamiento y acidificación

El rol crucial de los arrecifes de coral está bien documentado.

"Los arrecifes proveen el hábitat para especies de peces que constituyen el alimento principal de millones de personas que dependen de la pesca. También protegen la costa del impacto de huracanes y son una fuente de ingresos para el sector del turismo. Albergan una gran parte de la biodiversidad en los océanos y han provisto numerosas sustancias valiosas para la medicina", dijo a BBC Mundo Jeremy Jackson, director científico de la Red Mundial de Vigilancia de los Arrecifes Coralinos, Global Coral Reef Monitoring Network, de la Unión para la Conservación de la Naturaleza, UICN.

Jackson señala que los tres principales factores de degradación de los corales son la sobrepesca, la contaminación y el calentamiento y acidificación de los océanos que resulta del aumento en las emisiones de dióxido de carbono por la quema de combustibles fósiles.

Los corales derivan gran parte de su energía, así como sus espectaculares colores, de la relación simbiótica con microalgas denominadas zooxanthellae. Pero el aumento de temperatura hace que esa simbiosis vital se quiebre, causando que las algas sean expulsadas del coral que pierde color y se blanquea.

Si bien los corales pueden sobrevivir este blanqueamiento, si el calor persiste pueden morir. "Eso es lo que sucedió en 1998, cuando se estima que el 16% de los corales a nivel mundial se perdió en un periodo único y prolongado de temperaturas elevadas", dijo Frieler.

El otro fenómeno resultante del aumento en las emisiones de gases de invernadero es la acidificación. Los océanos han absorbido cerca de un tercio del dióxido de carbono (CO2) emitido, volviéndose más ácidos.

El CO2 reacciona con el agua formando ácido carbónico y haciendo que disminuya el carbonato de calcio disponible, un elemento esencial para que organismos marinos, desde almejas a erizos, puedan formar sus esqueletos y conchas.

Corales blanqueados Foto SPL
El aumento de temperatura causa que el coral expulse sus algas simbióticas, perdiendo color y una fuente vital de energía.

En los últimos 300 años el pH de los océanos era ligeralmente alcalino, con un promedio de 8,2. Actualmente es de cerca de 8,1, una caída de 0,1 unidades de pH, lo que representa un aumento de cerca de 25% en acidez en los últimos dos siglos.

(El pH o potencial de hidrógeno es una medida de la acidez o alcalinidad de una disolución. La escala de pH va de 0 a 14, siendo ácidas las disoluciones con pH menores a 7. Es una escala logarítmica por lo que pequeña variaciones en los números de la escala representan grandes modificaciones).

Alarma por corales del Caribe

Otro estudio divulgado la semana pasada por la UICN concluyó que solo el 8% de los arrecifes en el Caribe muestra una cobertura de coral vivo, en comparación con más del 50% en la década del 70.

"Los corales son los principales constructores de arrecifes, así que a medida que se pierden el índice de crecimiento de los arrecifes declina y puede volverse negativo", dijo Jackson a BBC Mundo.

La UICN instó, entre otras medidas, a aplicar límites a la pesca mediante la instauración de cuotas de captura, a ampliar áreas protegidas marinas y a detener el escurrimiento de nutrientes desde la tierra, así como a reducir la dependencia mundial de los combustibles fósiles.

"Esperamos que los gobiernos del Caribe se den cuenta de que se está acabando el tiempo para los corales y eso tendrá graves implicaciones para el bienestar humano", dijo Jackson a BBC Mundo.

El informe completo sobre el estado de los corales en el Caribe será publicado por la UICN en marzo.