Claves de la disputa entre China y Japón por islas estratégicas

  • 14 septiembre 2012
islas
El grupo de islas del mar de China Oriental enfrenta a las dos grandes potencias asiáticas.

Aumenta la tensión en las relaciones entre China y Japón debido a una disputa territorial sobre un grupo de islas conocidas como Islas Senkaku en Japón e Islas Diaoyu en China.

La BBC examina los antecedentes de la disputa.

¿Cuál es la causa de la disputa?

Las ocho islas despobladas están situadas en el mar de China Oriental. Su superficie total es de 7 Kilómetros cuadrados y se encuentran al nordeste de Taiwán, este de China y sudoeste de Okinawa, la prefectura más septentrional de Japón.

Su importancia radica en su posición estratégica debido a su proximidad a importantes rutas comerciales y porque, además de su riqueza en recursos pesqueros, podrían contener yacimientos petrolíferos. En este momento Japón ejerce el control sobre las islas.

¿Qué reivindica Japón exactamente?

Japón afirma que estuvo inspeccionando las islas durante 10 años y concluyó que estaban despobladas, por lo que el 14 de enero de 1895 se erigió un identificador para establecer formalmente la soberanía de Japón sobre dichas islas y así incorporarlas a su territorio.

A partir de ese momento, las islas Senkaku pasaron a formar parte de las islas Nansei Shoto, también conocidas como islas Ryukyu y que hoy en día constituyen la prefectura de Okinawa.

Tras la Segunda Guerra Mundial, Japón renunció a sus reivindicaciones sobre la soberanía de varios territorios e islas, incluido Taiwán, en el Tratado de San Francisco de 1951. Pero de acuerdo con dicho tratado, las islas de Nansei Shoto pasaron a control estadounidense y fueron devueltas a Japón en 1971 bajo el acuerdo de reversión de Okinawa.

China afirma que las islas han pertenecido al país desde hace cientos de años.

Japón defiende que China no presentó objeciones al acuerdo firmado en San Francisco y añade que las autoridades chinas y taiwanesas únicamente comenzaron a mostrar su interés en los territorios a partir del descubrimiento de yacimientos petrolíferos en la zona en la década de los 70.

¿Cuál es la reivindicación de China?

De acuerdo con China, las islas Diaoyu han sido parte de su territorio desde la antigüedad, constituyendo una importante reserva pesquera administrada por la provincia de Taiwán. El Ministerio de Asuntos Exteriores chino afirmó que "esto es un hecho probado históricamente que cuenta además con fundamentos jurídicos".

Japón adquirió Taiwán mediante el Tratado de Shimonoseki de 1895, firmado tras la guerra sino-japonesa.

Cuando Taiwán fue devuelto por el Tratado de San Francisco, China dijo que las islas – como parte de Taiwán – también les deberían haber sido devueltas.

Pero según Pekín, el líder del Kuomintang Chiang Kai-Shek no planteó la cuestión para no enfrentarse a los EE.UU. – de quienes recibía su apoyo – ni siquiera cuando las islas Diaoyu fueron posteriormente llamadas Okinawa con el acuerdo de reversión.

Taiwán por su parte también reclama la soberanía de las islas.

¿Ha habido incidentes anteriormente?

El Ministerio de Asuntos Exteriores chino afirma que la disputa debería ser suspendida por el momento y que ambas partes deberían evitar que se convierta en un "elemento conflictivo" en sus relaciones bilaterales. A pesar de ello, ha habido varios incidentes esporádicos en las islas.

Las aguas cercanas a las islas han sido escenario de las tensiones entre ambos países.

En 1966 un grupo japonés construyó un faro en una de las islas. A partir de entonces, activistas chinos comenzaron a navegar hacia ellas continuamente y en uno de estos viajes un activista originario de Hong Kong - David Chan – se lanzó al agua y se ahogó.

Desde ahí persistieron los intentos por parte de activistas chinos y taiwaneses de llegar a ellas. En 2004, Japón arrestó a siete de estos activistas chinos que habían llegado a la isla principal.

Además, también ha habido enfrentamientos entre barcos patrulleros japoneses y pesqueros chinos o taiwaneses. En 2005, 50 buques pesqueros procedentes de Taiwán protagonizaron una protesta en la zona acusando a las patrullas japonesas de hostigamiento.

En septiembre de 2010, Japón capturó un pesquero que había chocado con dos barcos guardacostas en las cercanías del archipiélago, desatando una grave crisis diplomática.

Varias protestas antijaponesas a pequeña escala tuvieron lugar en varias ciudades de China, y se canceló una visita de 1.000 estudiantes japoneses a la Expo de Shanghai así como el concierto de un popular grupo japonés.

Finalmente, Japón liberó a la totalidad de los tripulantes del pesquero – primero a los 14 miembros de la tripulación y más tarde al capitán - unos días después.

En abril de 2012 surgió una nueva disputa después de que el gobernador de Tokyo - Shintaro Ishihara – declarase que utilizaría fondos públicos para comprar las islas a su entonces propietario.

El pasado mes de agosto varios activistas japoneses llegaron a las islas y plantaron la bandera de su país.

El pasado agosto, un grupo de activistas llegó a la islas navegando desde Hong Kong. Todos ellos fueros detenidos y devueltos al país, y varios días después al menos 10 activistas japoneses llegaron a las islas portando banderas.

Las tensiones siguieron aumentando y a principios de septiembre dos hombres fueron detenidos en Pekín por arrancar la bandera del coche del embajador japonés días antes durante una supuesta protesta por las islas.

Más adelante el gobierno japonés llegó a un acuerdo para comprar las islas a sus propietarios privados.

El 11 de septiembre China envió dos barcos patrulleros a las aguas próximas mientras Japón firmaba el acuerdo de compraventa.

¿Y ahora qué?

La cuestión de las islas complica aún más la disputa entre China y Japón sobre unos yacimientos de gas y petróleo situados en el mar del este de China, que ambos países reclaman.

También pone de relieve la actitud más agresiva que China ha adoptado en sus reclamos territoriales tanto en el mar de China Oriental como en el Mar del Sur en los últimos meses.