BBC navigation

¿Hay vida después de Londres 2012?

Última actualización: Lunes, 10 de septiembre de 2012
Usain y Bolt

Algun día, ellos tambén se retirarán...

La idea de seguir con nuestras vidas después del pico de emoción de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos es deprimente para los amantes del deporte.

Y qué decir de lo que les supone a los atletas, que pasaron años preparándose para su momento de gloria en el mayor escenario deportivo del mundo.

Este fin de semana terminaron los Juegos Paralímpicos, se apagó la llama del pebetero y miles de deportistas vuelven a sus hogares a seguir con su "vida normal". Pero ¿están psicológicamente preparados para semejante bajón?

Deirdre Angella, psicóloga del Instituto Inglés del Deporte que ha trabajado con los atletas que compitieron en el certamen, dice que los atletas se van a sentir desinflados.

"Va a haber un poco de tristeza, pero les sugerimos que no luchen contra ella. Han tenido una experiencia increíble, tal vez no se sientan tan felices como durante esos días, pero tienen que darse tiempo para recuperarse, tanto emocional como físicamente".

En esencia, lo que los atletas están experimentando es un proceso de normalización, dice la especialista.

"Hayan los atletas cumplido con sus expectativas o no, el ánimo decae.

"A algunos les dura un día, a otros una semana. Esto varía de persona a persona".

Si este "bajón" se prolonga durante demasiado tiempo, o se convierte en algo más profundo, los psicólogos intervienen para dar apoyo.

Angustia

El hecho de haber sido los anfitriones de los Juegos Olímpicos podría significar que el bajón es aún más grande para los atletas británicos, que han alcanzado sus metas frente a multitudes enormes y crepitantes.

Jennie Bimson, que jugó hockey para Inglaterra y Gran Bretaña durante más de una década y se retiró después de los Juegos Olímpicos de Pekín en 2008, dice que los atletas están acostumbrados a sentir la "tristeza post-torneo".

Oscar Pistorius

Oscar Pistorius fue uno de los protagonistas de ambos Juegos.

"Casi podría decir que la esperan. Es como la angustia al volver de las vacaciones. Eso se siente después de cualquier gran evento, y en esta ocasión la sensación puede ser más intensa.

"Pero los atletas tienen buenas redes de apoyo y pueden tomarse su tiempo para evaluar su futuro".

El peligro es que esa tristeza se convierta en depresión, un riesgo conocido, sobre todo para aquellos atletas que se retiran de las competencias internacionales.

Ian Maynard, profesor de psicología del deporte en la Universitidad Sheffield Hallam, dice que la depresión puede ser un gran problema cuando las estrellas del deporte cuelgan sus uniformes por última vez.

"Sin ningún tipo de estructura o dirección, pueden aparecer la depresión, la ansiedad y el abandono. Han tenido mucha estructura y compromiso en sus vidas como deportistas".

La sensación intensa después de los Juegos rápidamente desaparece también, sugiere.

"La euforia dura de dos a cuatro semanas, después se va perdiendo. Puede surgir en algunas conversaciones, pero esa agradable sensación desaparece rápidamente.

"La mayoría tendrá acceso a un psicólogo, pero otros no", dice Maynard.

Deirdre Angella dice que todos los atletas reaccionan de manera diferente al final de un gran evento. Algunos se toman vacaciones, otros regresan de inmediato a los entrenamientos y otros deciden retirarse.

Dolorosa despedida

En su trabajo diario Angella habla con los deportistas sobre el futuro y les ayuda a poner en marcha planes para la vida después de los Juegos Olímpicos.

Para Jennie Bimson, retirarse del hockey fue doloroso, aunque era algo que tenía planificado y ya tenía un trabajo de media jornada en relaciones públicas del deporte.

"Me sentí un poco como si alguien hubiera muerto en la familia, como si tuviera que pasar por un proceso de duelo"

Jennie Bimson, exjugadora de hockey

Sin embargo, dejar atrás su deporte tuvo un efecto profundo.

"Me sentí un poco como si alguien hubiera muerto en la familia, como si tuviera que pasar por un proceso de duelo.

"De repente no hay ninguna rutina fija, los días ya no están estructurados. Yo era parte de un gran grupo de personas que trabajaban para algo y de repente ya no era parte de ese exclusivo grupo.

"Nadie sabe cómo se siente una. Puede ser un lugar solitario".

Pero, como muchos otros atletas también advierten, la vida después de la competición deportiva es también una oportunidad.

Pueden salir, aprender nuevos conocimientos y comenzar una nueva fase de la vida que no se define por la cancha, la pista o la piscina.

Los expertos del Instituto Inglés del Deporte trabajan con los atletas en todas las etapas de su carrera y analizan con ellos las diferentes opciones de vida.

Para Jennie, tener a una persona a la que acudir, aparte de sus amigos y familiares, no tiene precio.

"Mi asesor me ayudó con mi CV y me hizo darme cuenta de que algunas de mis habilidades eran transferibles a otros campos. También podían abrirme las puertas a cosas que me interesa"

A pesar de los picos altos y bajos del deporte profesional, muchos atletas se sienten atraídos por ese carácter vertiginoso. Aman los altibajos y, en la medida en que pueden hacerles frente, llevar una vida normal es un pensamiento aterrador.

Sin embargo, hay vida después del deporte. Incluso existe la vida después de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.