BBC navigation

El peor enemigo de Barack Obama: la abstención

Última actualización: Viernes, 7 de septiembre de 2012
Votación

La asistencia a las urnas será un factor decisivo en estas elecciones, dicen los analistas.

En Estados Unidos, la carrera por la Casa Blanca está tan apretada que las encuestas y los analistas coinciden en que el que gane lo hará por un estrecho margen y el resultado dependerá de la participación de los votantes.

Este año, los observadores pronostican porcentajes de votación relativamente altos, aunque no se compararán con las cifras alcanzadas en 2008 cuando Barack Obama obtuvo su histórica victoria.

El bajón ocurrirá entre los sectores que tradicionalmente son fieles al presidente pero que podrían sentirse demasiado desilusionados y golpeados por la crisis económica y el desempleo como para molestarse en salir a votar. Si ese fenómeno se da, afectaría de manera negativa las posibilidades de reelección de Obama.

Es por eso que los demócratas están haciendo un esfuerzo concertado para registrar más votantes y estimular el ejercicio de su deber cívico mientras que el candidato republicano, Mitt Romney, continúa resaltando la pesadumbre económica de los últimos años y su partido intenta aplicar medidas para limitar la participación ciudadana.

Entusiasmo perdido

Jóvenes registrando votante

Se estima que menos jóvenes estarán registrándose y participando en las elecciones.

2008 fue un año excepcional en la política estadounidense. La posibilidad de tener el primer presidente afroamericano motivó, en grandes números, a diferentes sectores de la sociedad, entusiasmados por el mensaje del joven senador Barack Obama.

La juventud se movilizó desde las universidades, la comunidad negra salió en números récord votando casi 90% a favor de Obama y los latinos tuvieron su participación más alta, también muy inclinada hacia el actual presidente.

Aunque no se alcanzarán los niveles en 2012, en esta ocasión se pronostica que serán relativamente altos, particularmente por las marcadas diferencias entre las propuestas de gobierno de ambos candidatos y el reconocimiento entre el electorado de que hay mucho en juego.

Pero la situación no es la misma y tampoco el ambiente. Ciertamente el entusiasmo se ha desvanecido por los golpes de una economía que no ha repuntado, cifras de desempleo que no se reducen y un débil mercado inmobiliario.

"Una persona no se vuelve republicana o demócrata de la noche a la mañana pero si está desilusionada con su candidato tiende a sentarse en las manos y no salir a votar"

Tom Edmons, estratega republicano

"Muchos presidentes en ejercicio no se lanzan a la reelección con éxito cuando la economía es tan mala", dijo a BBC Mundo Steven Brams, profesor de política de la Universidad de Nueva York (NYU) y autor de varios libros sobre votación y pronósticos electorales utilizando la teoría del juego.

El profesor Brams reconoce que la crisis económica reduce las posibilidades del presidente pero este factor está balanceado por cierto rechazo a la postura de derecha del candidato republicano y su más extremista compañero de fórmula.

"La base electoral de los partidos no va a cambiar", explicó. "Podrán pensar que Obama no es ideal pero reconocen que la oposición en el Congreso ha bloqueado sus iniciativas y no lo culpan de todo".

En eso coincide el estratega y consultor de medios republicano Tom Edmonds. "Una persona no se vuelve republicana o demócrata de la noche a la mañana", señaló a la BBC. "Pero si está desilusionada con su candidato tiende a sentarse en las manos y no salir a votar".

Participación decisiva

Pancarta para estimular la votación

Los activistas tradicionalmente tienen que luchar contra la apatía en comunidad hispana de EE.UU.

Esa desilusión es palpable y afecta precisamente a los sectores que apoyan mayoritariamente al presidente y que son los más golpeados por la crisis. Estos incluyen a los universitarios que se gradúan y no pueden conseguir empleo, los sindicatos laborales que deben aceptar recortes, afroamericanos e hispanos con posibilidades de trabajo limitadas, estos últimos también sufriendo la pérdida de sus viviendas.

"El problema de Obama será cómo devolverle la intensidad a estos grupos afectados que votaron por él antes", indicó Edmonds, añadiendo que no hay duda que "el problema" beneficia a los republicanos.

"Esta elección va a ser definida por la participación en las urnas. La abstención va a afectar más a los demócratas", afirmó la BBC Alan Abramowitz, profesor de Ciencia Política de la Universidad Emory, en Atlanta.

"La base republicana es más confiable", dijo. "Aunque no están locos por Romney su entusiasmo para salir a votar está en la posibilidad de derrotar a Obama".

"Esta elección va a ser definida por la participación en las urnas. La abstención va a afectar más a los demócratas"

Alan Abramowitz, profesor de Ciencia Política, Universidad Emory

El académico de Emory prevé que la mayor caída en la votación que tendrá efecto sobre Obama será entre los jóvenes y será más difícil volverlos a estimular a que salgan a votar como antes principalmente porque, en 2008, la participación dependió mucho de voluntarios en los campus universitarios motivando y registrando votantes.

"Eso no va a suceder otra vez. Aunque la juventud no encuentra consonancia con los republicanos, han pasado un mal rato en los últimos años", dijo.

Aunque afroamericanos e hispanos también han sufrido, el profesor Abramowitz considera que la campaña demócrata debe hacer grandes esfuerzos para movilizar el voto entre estas comunidades, particularmente la latina.

"No sólo registrando más votantes pero con contactos directos en las últimas semanas de campaña para instarlos a votar", explicó. "Tendrán que valerse de sus líderes latinos y figuras públicas destacadas para persuadirlos a salir a votar".

Esta estrategia es especialmente crucial en los llamados estados "péndulo" como Florida y Colorado donde el voto hispano es importante y podría decidir hacia dónde se inclina.

Obstáculos

Inspección de tarjeta de identidad

En varios estados hay nuevas leyes que limitan el voto a aquellos que presenten tarjeta de identidad con foto.

Steven Brams, de NYU, señala que la campaña de Obama está realizando un esfuerzo concertado en esos estados, pues su esposa es parte de un grupo que sale a Pensilvania semana de por medio a registrar votantes.

"Cientos de personas están yendo a estos estados péndulo como Pensilvania para registrar y estimular a los votantes", aseguró el profesor Brams. "Es un esfuerzo un tanto subterráneo que no se ha publicitado mucho pero es donde se están destinando muchos recursos y ha tenido impacto".

Pensilvania es, sin embargo, un estado donde se ha impuesto leyes para exigir que los que se acerquen a los puestos de votación muestren una tarjeta de identidad con foto con el pretexto de evitar el fraude electoral.

Leyes similares -y otras que incluyen la reducción de horas en las que las urnas permanecen abiertas, la prohibición del voto anticipado y de la inscripción el mismo día de votación- se han promulgado en varios otros estados dominados por gobernadores o legislaturas republicanas.

"Cientos de personas están yendo a estos estados péndulo para registrar y estimular a los votantes. Es un esfuerzo que no se ha publicitado mucho pero es donde se están destinando muchos recursos y ha tenido impacto"

Steven Brams, profesor de política de NYU

Los críticos sostienen que el fraude electoral en EE.UU. es insignificante, mientras dichas leyes restringen el voto de las minorías, incluyendo la latina, pues a ellos les queda difícil y costoso solicitar documentos oficiales de identidad, así como votar durante el horario reducido pues están en el trabajo.

Aunque algunos estados han derogado las leyes, Alan Abramowitz afirma que los esfuerzos para obstaculizar el voto responden a una clara estrategia republicana que afecta más al votante demócrata.

"Aunque nadie lo quiera reconocer, la motivación es partidista, y el tema se ha vuelto contencioso porque ambos partidos ven cómo podrían quedar afectadas las probabilidades de victoria de sus candidatos por estas políticas", expresó Abramowitz.

No obstante, Ana Carbonell, asesora hispana de la campaña de Mitt Romney, negó a BBC Mundo que se tratara de una patraña política.

"Queremos motivar a todo hispano a que salga a votar. Tenemos un mensaje claro para entusiasmarlos a que participen", manifestó la asesora republicana. "Vamos a luchar para ganarnos la confianza, el respeto y el voto de cada hispano".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.