BBC navigation

Alarma en Bolivia por dos toneladas de piedras que podrían contener uranio

Última actualización: Miércoles, 29 de agosto de 2012
Piedras decomisadas

El cargamento estaba guardado en el garaje de un edificio de un céntrico barrio de La Paz.

Las autoridades bolivianas anunciaron el martes por la tarde la incautación en el centro de La Paz de dos toneladas de piedras que podrían contener uranio.

Agentes de un cuerpo de élite de la policía detuvieron a cuatro personas cuando trataban de trasladar "de un vehículo a otro y sin protección" el cargamento, que estaba guardado en bolsas rosas y blancas en el garaje de un edificio de un céntrico barrio de La Paz, a pocos metros de las embajadas de España, Estados Unidos y Brasil.

Según la policía, la operación fue resultado de una investigación de más de mes y medio que culminó con las detenciones de las personas que, según sus informaciones, pretendían vender el uranio.

El fiscal asignado al caso, Javier Monasterios, dijo que los sospechosos ponían anuncios en medios de comunicación escrita y en internet diciendo se vende “yellow cake”, en referencia al material que está en la primera fase de refinación del uranio.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, declaró ante los medios locales que, de confirmarse el contenido de uranio, el material incautado podría tener un valor de US$50 millones.

Por su parte el viceministro de Interior, Jorge Pérez, explicó que se trabaja con la hipótesis de que se trata de un cargamento en tránsito, procedente de algún país vecino como Chile o Brasil donde se produce el mineral, y posiblemente con destino a Europa.

"En todas las legislaciones del planeta generalmente el manejo del uranio es de monopolio exclusivo estatal, no es de uso ni de manipulación de particulares. En Bolivia existe una prohibición de manejar materiales que comprometan la salud pública", sostuvo.

En 2009, los servicios de inteligencia de Israel acusaron a Bolivia de proveer uranio a Irán. Sin embargo, el gobierno de Evo Morales desmintió la información, aunque admitió que el país tenía ese mineral en pequeñas cantidades no cuantificadas y poco después anunció que se comenzarían a explorar las posibles reservas.

¿Qué tan peligroso puede ser?

La noticia provocó un revuelo entre la población y en las redes sociales por el gran tamaño del decomiso y los posibles efectos nocivos del uranio, cuyos usos más conocidos son la producción de energía y la creación de armas nucleares.

"Las primeras pericias de campo que se han realizado indican que no habría onda expansiva de radiación", afirmó Jorge Pérez, en declaraciones de BBC Mundo, en un intento de tranquilizar a "la población que ha transitado en los alrededores" del lugar donde se realizó el operativo.

Una mujer manipula las piedras

La población se mostró preocupada por los posibles peligros del material incautado.

Pérez explicó, sin embargo, que habrá que esperar a las conclusiones de dos grupos de expertos que analizan si las dos toneladas de piedras tienen uranio y, en ese caso, si el material es radioactivo.

El geofísico Víctor Sardiña le explicó en ese sentido a BBC Mundo que hay que diferenciar entre la materia prima -el mineral- , que "no luce diferente a la tierra" y que no supone un peligro para la salud, y el uranio procesado -enriquecido-, que es el que se utiliza como combustible y tiene niveles de radioactividad.

Enriquecido hasta el 20% se puede usar para producir energía y muy por encima de esa cantidad (en torno al 90%) para la fabricación de armas nucleares.

Según Sardiña, si el uranio fuera enriquecido, sería "muy difícil que pase desapercibido para las autoridades".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.