BBC navigation

Santos y las FARC abren de nuevo la puerta del diálogo

Última actualización: Martes, 28 de agosto de 2012
Aviso de las FARC en Colombia

El diálogo entre el gobierno y las FARC debe llevar, según el presidente Santos, al fin del conflicto.

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, confirmó el lunes en la noche que existen "conversaciones exploratorias" con la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) para iniciar un proceso de paz.

Horas antes, el canal regional de noticias Telesur aseguró que Santos y las FARC suscribieron en La Habana un acuerdo para empezar negociaciones de paz en octubre, con el apoyo de los gobiernos de Venezuela, Cuba y Noruega.

El presidente colombiano no confirmó ni desmintió esta información. Aseguró que en los próximos días informará sobre el resultado de las conversaciones exploratorias y en todo caso, fue enfático en afirmar que "cualquier proceso debe llevar al fin del conflicto, no a su prolongación". Agregó que se mantendrán las operaciones militares en el país.

¿Por qué el anuncio se da en este momento y cuáles son los obstáculos pendientes?

clic Lea también: en Colombia se vuelve a hablar de paz, pero...

Marco legal

Desde su posesión, el presidente Santos dejó en claro que no se oponía a firmar la paz con la principal guerrilla del país, que según fuentes oficiales tiene unos 8.000 combatientes.

Juan Manuel Santos

Santos dice que tiene las llaves del diálogo en su bolsillo.

El discurso ha venido acompañado de ciertas acciones que pueden abonar el terreno para una eventual negociación.

Entre ellas se destacan la aprobación de la ley de víctimas y restitución de tierras -que reconoció la existencia de un conflicto armado- y la aprobación del marco legal para la paz, que le permite al gobierno recurrir a instrumentos de justicia transicional.

"Son piezas que encajan en la perspectiva de que Colombia va a ser un país distinto con la paz y de que, por lo tanto, hay que prepararse para ello", le dijo a BBC Mundo Carlos Eduardo Jaramillo, exconsejero de paz.

Pero no será fácil el camino que pretende Santos, que hace poco llegó a la mitad de su gobierno con más de la mitad del país convencido de que éste va por mal camino, según las principales encuestas.

Además, varios de sus principales opositores -entre ellos el expresidente Álvaro Uribe y varios de sus cercanos colaboradores- critican la perspectivas de un diálogo con las Farc.

José Obdulio Gaviria, asesor de Uribe durante su mandato, dijo que "Colombia ha experimentado la política de la solución negociada con las FARC".

"Siempre ha resultado un monólogo en lugar de diálogo y una ampliación de la capacidad de fuego terrorista de las FARC en lugar de negociación", le dijo a BBC Mundo.

"No veo circunstancias diferentes en lo que inicia Santos, que yo calificaría como un salto al vacío".

clic Colombia: Juan Manuel Santos no considera cambiar el rumbo

Poder relativo

Pero aunque Santos dice tener en sus manos la llave del diálogo, éste depende también de la voluntad de las FARC.

El ELN habla de diálogo

Gabino

La segunda guerrilla más importante del país, el Ejército de Liberación Nacional (ELN), está dispuesta a un diálogo de paz.

En declaraciones a la agencia Reuters, el máximo comandante de esa organización, Nicolás Rodríguez alias Gabino, dijo que quiere "un espacio para un diálogo abierto y sin condiciones".

Sin embargo agregó que "él (Santos) dice que tiene las llaves de la paz en el bolsillo, pero a lo mejor ya se le perdieron porque por ninguna parte aparecen las posibilidades de un diálogo serio".

En su alocución del lunes, el presidente respondió a esas declaraciones de Gabino.

"A ese grupo guerrillero quiero decirle que dentro del marco de estos principios rectores ellos también podrían ser parte de esfuerzo por terminar el conflicto", dijo.

En los últimos meses se ha recrudecido el conflicto armado, especialmente en el sur del país.

Sin embargo, la guerrilla ha sufrido importantes golpes a nivel militar y en los últimos años ha tenido que recomponerse tras la muerte -por vía natural o militar- de sus principales líderes.

"Los golpes que han recibido las FARC en los últimos cuatro años han sido contundentes, golpes que nunca habían recibido en su historia", le dijo a BBC Mundo Mauricio Romero, analista del conflicto armado.

"Esto ha llevado al liderazgo de esta guerrilla a aceptar que no hay otra posibilidad que la negociación".

Esta opinión no la comparte Carlos Eduardo Jaramillo, que considera que los ataques militares contra las FARC sí llevaron a la guerrilla a pensar en la paz, pero no son un punto de inflexión.

"Ellas venían hablando de eso desde hacía mucho rato", dice.

Cita como ejemplo las negociaciones que realizaron en Caracas y Tlaxcala, México (durante el gobierno de César Gaviria, entre 1991 y 1992) y San Vicente del Caguán (en el gobierno de Andrés Pastrana, entre 1999 y 2002).

En los últimos meses, la guerrilla ha tomado decisiones que han sido interpretadas en algunos sectores como gestos de paz.

Este año liberó a los últimos diez policías y soldados en su poder, y anunció el fin de los secuestros con fines de negociación política.

Esto ha venido acompañado de comunicados de su actual comandante, alias Timochenko, en los que aseguran que están listos para el diálogo.

Heridas abiertas

En su alocución del lunes por la noche, el presidente Santos dijo que el objetivo es aprender de los errores para no repetirlos.

Este aspecto es clave porque cualquier negociación entre el gobierno y la guerrilla cargará con el peso de varias negociaciones fallidas y con la desconfianza entre ambas partes.

líderes de las FARC en cartas de juego

Por muerte natural o en combate, las FARC se han quedado en los últimos años sin sus principales comandantes.

Uno de los temores que podrían surgir en las FARC es que se repita una situación similar a la de los años 80 con la Unión Patriótica (UP), un partido político que surgió de un fallido proceso de paz.

La UP fue prácticamente exterminada. Casi 3.000 de sus miembros fueron asesinados, entre ellos varios de sus candidatos presidenciales.

En el lado del gobierno, la desconfianza es alimentada por el recuerdo del fallido proceso de paz durante el gobierno de Andrés Pastrana, y en particular la llamada "zona de despeje" en San Vicente del Caguán, una zona desmilitarizada del tamaño de Suiza que en vez de fomentar la paz sirvió para fortalecer militarmente a la guerrilla.

Son heridas que probablemente jugarán un papel en las negociaciones que adelantarán Santos y las FARC, pero no necesariamente serán definitivas.

"Ya se verá en su momento cómo irán resolviendo los problemas que se presenten", concluye Mauricio Romero.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.