BBC navigation

Lastimarse para hacer trampa: cómo es el dopaje paralímpico

Última actualización: Viernes, 31 de agosto de 2012
Basquet en silla de ruedas

¿Romper tu propio dedo del pie para ganar una medalla paralímpica? ¿Sentarse sobre un objeto afilado o estrangular tus propios testículos?

Eso es trampa, pero los científicos que controlarán a los atletas durante los Juegos Paralímpicos dicen que un tercio de los competidores con lesiones de médula pueden llegar a lastimarse a sí mismos para mejorar su desempeño.

La práctica, llamada boosting (puede ser traducida como "empuje" o "estímulo"), tiene como objetivo incrementar la presión sanguínea y de esta forma ser más competitivo.

El boosting está prohibido por el Comité Internacional Paralímpico (IPC, por sus siglas en inglés), pero algunos investigadores creen que hay atletas que recurren a estos actos desesperados para competir a un mayor nivel.

"Han habido momentos en los que yo específicamente me di un buena descarga eléctrica en la pierna o en un dedo", dice Brad Zdanivsky, un escalador cuadraplégico canadiense de 36 años que ha experimentado con boosting en el gimnasio.

"Eso hace que mi presión sanguínea pegue un salto y puedo levantar más peso o pedalear más duro, es efectivo".

Un periodista británico con años de experiencia cubriendo Paralímpicos señala que él ha escuchado de atletas usando pequeños martillos para golpearse o romperse un dedo del pie".

El objetivo es elevar no solo la presión sanguínea sino también el ritmo cardíaco.

Atajo

Brad Zdanivsky

Zdanivsky sufrió un accidente automovilístico en 1994.

Cuando competidores sin ninguna discapacidad comienzan una actividad física exigente, como correr o nadar, la presión sanguínea y el ritmo cardíaco aumentan automáticamente. Atletas con lesiones medulares no obtienen esa respuesta de forma automática.

El boosting es un atajo para esa mayor presión sanguínea y la mejora del desempeño que viene con ella.

En términos médicos se la define como una inducción deliberada a una peligrosa condición común a los cuadriplégicos llamada disreflexia autonómica. Muchas actividades cotidianas que causan malestar, incluso algo tan trivial como quemarse con el Sol, puede disparar esta condición de forma natural.

Las reglas del IPC con respecto al "boosting"

  • El IPC prohíbe que los atletas compitan en un peligroso estado de disreflexia.

  • Se considera peligroso cuando la presión sistólica está por sobre los 180 mm Hg (milímetros del mercurio) o es superior.

  • Un médico o personal autorizado del IPC pueden realizar exámenes a los atletas... en cualquier momento.

  • Cualquier intento de inducir disreflexia autonómica está prohibido y el atleta será descalificado para esa competición en particular.

Zdanivsky recurrió al boosting después de un accidente automovilístico en 1994 que destrozó su espina dorsal. Él no quiso que su condición le impidiera seguir con su pasión: escalar montañas.

"Traté diferentes formas de hacerlo. Uno puede dejar que la vejiga se llena, básicamente no ir al baño por algunas horas, y dejar que el dolor de tu vejiga lo haga".

"Alguna gente que practica deportes lo hace recurriendo a un catéter para que la vejiga se llene, ésa es la forma más fácil la más común, y uno puede rápidamente deshacerse del dolor dejando salir la orina".

"Yo fui un poco más allá, utilizando estímulos eléctricos en mi pierna, mi pie e incluso mis testículos".

Pero el boosting tiene un precio.

"Uno puede tener un pico de presión que fácilmente te puede volar un vaso sanguíneo detrás del ojo o te cause una apoplejía cerebral", admite Zdanivsky.

"Puede incluso detener tu corazón. Es muy desagradable, pero los resultados son difíciles de ignorar. El dicho es que los ganadores siempre piden la pelota. Así que no importa si es desagradable, logra resultados".

¿Cuántos?

El IPC ha estado consciente de esta práctica por muchos años y el boosting ha sido prohibido desde 1994.

¿Es mala una presión sanguínea alta?

Presión sanguínea

James Gallagher, periodista científico de la BBC

La presión sanguínea alta causa millones de muertes cada año en todo el mundo, por lo que puede ser sorpresivo el pensar que atletas deliberadamente elevan la suya.

Pero un mayor ritmo cardíaco y una mayor presión sanguínea son ventajas durante el ejercicio, ya que ayudan a transportar más oxígeno a los músculos que están trabajando más duro, permitiendo al atleta continuar con el ejercicio.

En la mayoría de las personas, el ritmo cardíaco y la presión sanguínea se elevan naturalmente cuando la actividad física aumenta. Pero éste no es siempre el caso de aquellos que sufrieron lesiones medulares, haciendo que estos competidores se cansen antes.

En el mundo de los deportes de élite, boosting puede hacer la diferencia entre ganar o perder, pero también eleva las posibilidades de sufrir un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular.

Pero increíblemente poca investigación científica se ha realizado para evaluar cuántos atletas están dispuestos a estas medidas extremas para mejorar su desempeño.

Un estudio realizado por el IPC durante los Juegos Paralímpicos de Pekín mostró que alrededor del 17% de los entrevistados admitieron utilizar el boosting. Algunos expertos piensan que la cifra real podría ser mayor.

¿Podría llegar al 30%?, le pregunté al doctor Andrei Krassioukov, un profesor asociado de la Universidad de British Columbia que se ha especializado en problemas de médula.

"Correcto, es posible", me respondió.

"Como médico lo primero que te digo es que la gente quiere sentirse mejor, ellos se sienten mejor con su presión sanguínea alta. Pero lo segundo es el deseo de ganar, de competir en el mismo campo con otros atletas paralímpicos que tienen su presión sanguínea más alta".

Mientras muchos atletas con lesiones de médula sufrirán de baja presión sanguínea, existe una variación considerable entre un individuo y otro.

"Existe todavía una desventaja entre los atletas paralímpicos que tienen una presión sanguínea normal y aquellos que no, y esto coloca a muchos de ellos en una situación inferior", dice Krassioukov.

"Como médico entiendo perfectamente por qué los deportistas olímpicos hacen esto, pero como científico estoy horrorizado ante esta situación".

Él cree que cambios en el sistema de clasificación podrían ayudar, por ejemplo, modificando el sistema de puntos para que equipos con un similar nivel de discapacidad compitan entre ellos en rugby y básquetbol sobre ruedas.

Tipos de discapacidades

Silla de ruedas

El IPC no tiene en cuenta factores fisiológicos en su clasificación de discapacidades.

Actualmente, el sistema no tiene en cuenta la diferencia entre presión sanguínea y ritmo cardíaco.

El jefe de médicos del IPC, Peter Van de Vliet, dice que no existe información que apoye -o desmienta- el estimado de Krassioukov, de que más del 30% de atletas con lesiones espinales recurran al boosting.

Confesiones de los atletas en Pekín 2008

Una pregunta fue planteada a los atletas: "¿Alguna vez indujo intencionalmente una disreflexia autonómica para mejorar su desempeño en su entrenamiento o en una competición?"

De 60 entrevistados, diez (16,7%) respondió afirmativamente, mientras que 50 (83,3%) lo negó.

Todas las respuestas afirmativas fueron obtenidas de deportistas hombres, la mayoría competidores del rugby en silla de ruedas (55,5%), seguidos por corredores en silla de ruedas de la maratón (22,2%) y corredores de larga distancia (22,2%).

Es una práctica inaceptable, opina, y añade que el IPC no tiene ninguna simpatía con esa idea de que nivela la competencia.

Van de Vliet informa que el IPC no tiene planes de añadir características fisiológicas a sus sistemas de clasificación.

"La clasificación paralímpica para atletas con discapacidad física está basada en discapacidades neuronales, musculares o en su esqueleto, más que fisiológicas".

Durante los juegos de Pekín, el IPC realizó cerca de 20 controles de presión sanguínea en atletas antes de las competencias y no encontró una clara evidencia de boosting.

"Lata de lombrices"

El Comité ha dicho que continuará monitoreando a los deportistas paralímpicos antes de los eventos en Londres.

Formas comunes de practicar el "boosting"

  1. Llenar la vejiga utilizando un catéter.
  2. Sentarse sobre una chinche (conocida también como chincheta o tachuela).
  3. Usar correas ajustadas en las piernas.
  4. Doblarse o sentarse arriba del escroto.
  5. Rajarse o romperse un hueso.

Cualquiera sospechoso de boosting (los síntomas incluyen sudor, manchas en la piel y "piel de gallina") será sujeto a un chequeo.

Si se encuentra a un deportista con una presión arterial sistólica (línea superior) de 180 mmHg (milímetros del mercurio) o superior, no será autorizado a competir en esa prueba, pero no recibirá una sanción a largo plazo.

Brad Zdanivsky dice que chequeos como estos no serán efectivos para terminar con el boosting. Según el escalador, uno necesitaría monitorear la presión sanguínea regularmente sobre un periodo determinado para ser capaz de confirmar si se produjo esta práctica.

"No existe una solución real, es una horrible lata de lombrices que nadie quiere abrir ni hablar de ella", dice Zdanivsky.

Él cree que solo un suceso trágico puede sacar el tema a la superficie.

"Un día va a ocurrir que alguien sufrirá un accidente cerebrovascular en medio del estadio y entonces ellos tendrán que hablar de esta situación".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.