BBC navigation

En plena ola de calor, el zoológico de Roma invita a sus tigres a un helado de carne

Última actualización: Jueves, 23 de agosto de 2012
Un tigre saborea un hielo con sabor a carne

A los tigres les dieron bolas congeladas de carne.

El verano de 2012 ha sido el más caliente registrado en muchas partes de Europa.

En Italia, el séptimo anticiclón importante en lo que va del año -llamado Lucifer, que siguió a Nerón y Calígula, nombres muy ilustrativos e infernales- llevó las temperaturas este martes a más de 40°C en ciudades desde el norte hasta el sur de la península.

El personal del zoológico de Roma tomó precauciones para impedir que los 1.200 animales que alberga sufrieran insolación y deshidratación.

Prepararon gigantescos cubos de hielo que contenían carne cruda para los felinos, incluidos tigres, leones y leopardos. Miembros del personal veterinario prepararon porciones más pequeñas de lo normal y congelaron la carne con agua.

Los animales parecieron apreciar el gesto y pasaron horas lamiendo sus alimentos helados.

Dentro de algunas secciones del zoológico se colocaron fuentes de agua adicionales para permitir a los animales beber y refrescarse.

Yogurt y sandía

Un tamarino chupa sandía helada

A los animales más pequeños, como los tamarinos, les dieron frutas heladas.

Durante olas de calor como ésta, los turistas en Roma suelen refrescarse en muchas de las famosas fuentes de la ciudad, algunas de las cuales todavía están conectadas a los acueductos construidos por los antiguos romanos.

Así, parecía natural que los administradores del zoo brindaran la misma clase de comodidades a los animales sedientos y acalorados.

A los monos y otros primates les dieron cañas de bambú para chupar, rellenas de yogurt y sandía congelados, para ayudarlos a mantenerse frescos.

"Además de ayudar a refrescar a los animales, los aperitivos helados los estimulan a buscar más comida", expresó Serena Del Giudice, jefa de la oficina de prensa del zoo.

"Se debe estimular a los animales a mantenerse en movimiento durante esta ola de calor sin precedentes", agregó.

El zoo de Roma, uno de los más viejos de Europa, celebró su 100° aniversario el año pasado. Ahora, en aras de la corrección política se llama Bioparque.

Frutas y vino blanco

Lemures comiendo sandía

Los animalitos se pudieron dar el lujo de escoger.

Mamíferos, reptiles, anfibios y aves viven en un jardín botánico adyacente a uno de los espacios públicos verdes más grandes de la ciudad: la Villa Borghese. Tres cuartos de millón de personas lo visitan todos los años.

Cada día, los animales consumen unos 50 fardos de heno y hierba, 500 kilos de verduras verdes y 300 kilos de fruta fresca, principalmente melones y sandías, en esta época del año.

¿Y yo, cómo sobrevivo el tórrido verano romano? Bueno, soy suficientemente afortunado de vivir justo a las afueras de la ciudad, sobre un lago volcánico que provee un suministro de agua potable de emergencia para Roma.

Así, todos los días me zambullo en las frías aguas del Lago Bracciano, después de lo cual disfruto de un refrescante vino prosecco en la terraza, al final de mi jornada laboral.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.