El hijo que Garrincha nunca conoció

Última actualización: Miércoles, 15 de agosto de 2012

Pelé se despide del estadio que vio "nacer" a Brasil

El exfutbolista brasileño visitó el estadio sueco donde Brasil consiguió su primera Copa del Mundo, en 1958. El Rasunda será demolido poco después del amistoso entre Brasil y Suecia del 15 de agosto.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

El sueco Ulf Lindberg, el único hijo vivo de la leyenda del fútbol brasileño Garrincha, habla con orgullo del padre biológico que nunca conoció.

"No hay nadie como Garrincha", le dijo Lindberg a BBC Brasil desde su casa en Halmstad, en la costa occidental de Suecia.

"Su estilo de juego fue y siempre será único", señaló.

Con una pierna seis centímetros más corta que la otra, Manuel Francisco dos Santos, mejor conocido como Garrincha, parecía estar más destinado a quedarse en el círculo de pobreza y en el anonimato que a subir al panteón de las glorias futbolísticas.

Pero si se le ponía un balón en sus pies, Garrincha -nombre de un ave de Mato Grosso- era capaz de hacer lo inimaginable.

Su biógrafo, Rui Castro, cuenta que el astro brasileño era llamado "el ángel de las piernas torcidas" o "el futbolista más amateur que el fútbol profesional haya producido".

Una aventura

Ulf Lindberg

Ulf Lindberg supo que era hijo de Garrincha cuando tenía siete años.

Garrincha tenía su encanto con las chicas.

Lindberg nació de una aventura que el futbolista tuvo con una joven sueca en 1959, durante una gira de su equipo, el Botafogo, por la nación europea.

El martes, Lindberg viajó a Estocolmo como invitado especial de una ceremonia en Rasunda, el estadio donde su padre jugó la final del Mundial de Fútbol de 1958, la primera de las cinco que Brasil ganaría.

"Rasunda es un símbolo crucial en la historia de mi padre y en la del balompié brasileño. Pero, para mí, el estadio más importante es Umea (ciudad del norte de Suecia), donde Garrincha jugó en 1959 con el Botafogo. Gracias a esa experiencia, yo nací", cuenta Lindberg en medio de risas. Allí fue donde su padre conoció a su madre biológica.

En Rasunda, la canarinha se impuso a Suecia 5-2 y se convirtió en el primer equipo en ganar el Mundial fuera de su propio continente.

Este miércoles la selección brasileña juega un partido amistoso con Suecia, con el objeto de conmemorar la histórica final y decirle adiós al campo que será demolido.

Al evento también asistirán exjugadores de la final de 1958, entre ellos Pelé.

Recuerdos

Garrincha

El astro brasileño viajó a Suecia con el Botafogo y con la selección brasileña.

Para Lindberg, la ceremonia será la oportunidad perfecta para saber más sobre su padre. De hecho, le emociona saber que conocerá a Pelé.

"Le preguntaré cuán bueno fue mi padre. Pero principalmente quiero saber cómo era Garrincha desde un punto de vista personal. Será increíble conocer a otros jugadores y escuchar las historias que tienen para contar sobre mi padre. Quiero tener recuerdos positivos de él".

Hijo de un brasileño y de una sueca, Lindberg dijo que apoyará a ambos equipos. Sin embargo, tiene una lista de jugadores que admira.

"Neymar es increíble, pero no es mi jugador favorito. Siempre me ha gustado Robinho, es un placer verlo jugar. Pero mi favorito es Ronaldinho".

Cuando tenía nueve meses, su madre lo dio en adopción a una familia sueca de clase media.

A los siete años, se produjo la confesión: su padre era Garrincha.

Alcohol

Garrincha

"No habrá nadie como Garrincha", dijo su hijo.

Sin embargo, la reunión entre padre e hijo nunca ocurrió.

"Lamento muchísimo no haberlo conocido. Siempre pienso en cuán lindo hubiese sido conocerlo y haberle dicho cuánto lo admiraba. Pero no fue posible. Desgraciadamente, tuvo problemas muy serios con el alcohol. Si no hubiese sido por ellos, estaría en la conmemoración del 58 con sus compañeros", comentó Lindberg.

En 1977, un periódico sueco reportó que Garrincha deseaba reunirse con su hijo. El encuentro fue acordado para el año siguiente, cuando Lindberg viajaría a Argentina, donde se disputaría el Mundial de 1978.

Estaba previsto que Garrincha comentara el torneo para un canal de televisión.

"Pero el viaje nunca ocurrió. Mi padre tomaba mucho y lamentablemente no estaba bien", dijo Lindberg.

Años después, Lindberg, quien es el décimocuarto hijo reconocido de Garrincha, viajó a Brasil y conoció a diez hijas de Garrincha.

Tampoco pudo conocer a su madre. Ella murió en 2005.

"¿De qué planeta es?"

Garrincha

Aquí vemos a Garrincha en plena celebración. Es el tercero de derecha a izquierda.

Garrincha murió el 20 de enero de 1983. Su hijo siguió conociéndolo en artículos de periódicos, películas, programas de televisión e internet.

"Uno de los titulares favoritos relacionados con mi padre lo publicó un periódico sueco, después del partido de Brasil contra Rusia en Gotemburgo: '¿De qué planeta es?', dando a entender que su talento no era de este mundo".

A sus 52 años, Lindberg, quien está divorciado, tiene cuatro hijos y trabaja vendiendo salchichas en un quiosco de Halmstad.

Sus hijos también son apasionados del fútbol. Martín, uno de ellos, entrena en un pequeño equipo en Oskarströms.

Al igual que Lindberg, pareciera que Pelé también está emocionado con el encuentro.

"Ahora Garrincha está en el cielo mirándonos", dijo el astro en una rueda de prensa que ofreció con otros jugadores de la final de 1958. "Mi vida empezó aquí", añadió.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.