Baltimore, la ciudad que necesita inmigrantes

Última actualización: Martes, 14 de agosto de 2012

Una ciudad de EE.UU. que invita a los inmigrantes

Para compensar el éxodo de habitantes, las autoridades de Baltimore invitan a los inmigrantes, en su mayoría de origen latinoamericano, a que se instalen allí y echen raíces. Vea los detalles.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Baltimore, Maryland, una importante ciudad en la costa este de Estados Unidos, cerca de Washington DC, ha adoptado una política para atraer más inmigrantes a que echen raíces, abran negocios y empiecen a hacer sus vidas y construir su futuro ahí. La ciudad ha estado perdiendo población a un ritmo constante en las últimas décadas, con efectos negativos sobre la economía.

Además de promover programas de educación, acceso lingüístico y de concientización ciudadana, la alcaldesa emitió una orden ejecutiva que prohíbe a las autoridades locales cuestionar el estatus migratorio de inmigrantes.

Aunque la alcaldía de Baltimore no es responsable por el trámite de visas ni de resolver el estatus migratorio de extranjeros, la iniciativa es contraria a lo que está sucediendo en muchos otros lugares de EE.UU. como Arizona y Alabama, que han adoptado estrictas leyes antiinmigrante. Algunos críticos acusan a la ciudad de estar convirtiéndose en un santuario para indocumentados.

A gusto

En Baltimore hay comunidades provenientes de África y Asia pero la que está creciendo más rápidamente es la latina, atraída por las perspectivas de prosperidad y el ambiente relajado que encuentran.

Alma Rivera y su familia

Baltimore busca atraer a diez mil familias inmigrantes en los próximos diez años.

"Oficialmente hay unos 26.000 latinos en Baltimore", dijo a BBC Mundo Catalina Rodríguez, coordinadora de Asuntos Hispanos de la Alcaldía. "Pero sabemos que los números son más altos".

Esa cifra, aunque no se ajuste a la realidad, representa un crecimiento de más del doble de hispanos en la última década.

La mayoría proviene de México, pero también los hay de América Central y el Caribe. Una de las nacionalidades que se está empezando a sentir es la ecuatoriana.

"Queremos atraer a diez mil familias en los próximos diez años y que se corra la voz que aquí están bienvenidos"

Catalina Rodríguez, coordinadora de Asuntos Hispanos de la Alcaldía

Por orden de la alcaldesa Stephanie Rawlings-Blake, ningún recurso de la ciudad puede ser utilizado para "investigar, cuestionar, detener o arrestar a un individuo en base a que haya, o se sospeche que haya, una violación de las leyes federales de inmigración".

"Aquí puede uno salir tranquilo, sin sentir esa presión de que lo vayan a parar", expresó a la BBC Alma Rivera, una hondureña que llegó indocumentada a Estados Unidos y se asentó en Baltimore. "Yo estoy enamorada de Baltimore", confesó.

Hace un año, Alma Rivera logró legalizar su estatus migratorio y trajo a sus hijos a vivir con ella. Los menores residen con una visa especial, están matriculados en las escuelas públicas y adelantan el proceso para ser residentes.

Confianza

Catalina Rodríguez

Catalina Rodríguez, funcionaria de la alcaldía, promueve programas de entendimiento entre la policía y la comunidad inmigrante.

"Queremos atraer a 10.000 familias en los próximos diez años", afirmó Catalina Rodríguez, "y que se corra la voz de que aquí están bienvenidos".

La ciudad tiene programas adicionales guiados a mejorar las relaciones entre las autoridades y las comunidades extranjeras. Estos incluyen un servicio telefónico de intérpretes disponible las 24 horas del día en caso de que un agente no entienda el idioma en que le habla el inmigrante.

La funcionaria de la alcaldía realiza además un trabajo para generar consciencia entre el cuerpo de policía sobre las diferencias culturales que pueden existir, así como sobre los diferentes documentos que un inmigrante puede cargar y que pueden ser aceptados como formas de identificación.

Según Rodríguez, uno de los obstáculos que buscan resolver es la falta de confianza que hay entre los inmigrantes y las autoridades por el temor de los primeros a que les pidan prueba de su estatus migratorio legal.

"Muchos crímenes y abusos no se reportan por ese miedo", señaló la coordinadora de Asuntos Hispanos, recalcando que la iniciativa también va dirigida a mejorar la seguridad.

"Política pura"

"La policía local es la primera línea de defensa de la ciudad y no podemos atarles las manos para que no puedan hacer su trabajo. Eso le abre el camino a más crimen"

Tom Fitton, Judicial Watch

Sin embargo, hay quienes interpretan la medida de la alcaldesa como una licencia para violar la ley que le cuesta a la ciudad y no la hace más segura.

"La policía local es la primera línea de defensa de la ciudad y no podemos atarles las manos para que no puedan hacer su trabajo. Eso le abre el camino a más crimen", manifestó a BBC Mundo Tom Fitton, presidente de Judicial Watch, una fundación conservadora que aboga por transparencia, integridad y responsabilidad en los asuntos de gobierno, política y justicia.

"No dejamos de arrestar a narcotraficantes y prostitutas porque queremos que tengan mejores vías de comunicación con la policía", argumentó.

Policía de Baltimore

Criticos aseguran que la inciativa fomenta la violación de la ley.

Fitton aseguró que, según las encuestas de su organización, hay poco apoyo público para lo que catalogó de un "santuario" para los indocumentados y que hay una brecha entre lo que los políticos proponen y la voluntad del electorado.

"El adoptar una medida de santuario no tiene nada que ver con un gesto humanitario. Lo hacen porque quieren obtener el voto hispano. Es pura política", insistió.

Lo que sí es cierto es que la iniciativa de la alcaldesa tiene un ángulo económico. La disminución de la población representa menos movimiento económico y menos reacudo de impuestos.

Los inmigrantes están abriendo más establecimientos y negocios para servir a su comunidad y que las autoridades esperan eso le devuelva el vigor a Baltimore.

La alcaldía de Baltimore recalca, sin embargo, que no es responsable por el trámite de visas y no provee acceso a recursos laborales para personas que se encuentran fuera del país y no cuentan con el estatus migratorio requerido

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.