La solidaridad y la familia amortiguan la crisis española

Última actualización: Miércoles, 8 de agosto de 2012
Familia Nieto y González Nieto

Tres generaciones que podrían terminar viviendo juntas debido a la crisis.

"Hace tres años ni nos podíamos imaginar que España iba a pasar por esto", le dice a BBC Mundo Isabel Martín, de 67 años, sentada en el comedor de la casa que apenas una hora antes le estuvieron a punto de embargar a su hija, su yerno y sus dos nietos adolescentes.

Ella y su marido, Luis Nieto, de la misma edad, tienen vivienda propia, libre de deudas, y pueden afrontar los gastos cotidianos gracias a la pensión de 1.600 euros mensuales (unos US$2.000) que él recibe como jubilado por 32 años de trabajo en la Audiencia Nacional y en otros dos sitios.

Una pensión aventajada en comparación con el promedio español total de 804,96 euros al mes (US$976), pero también su único ingreso, porque ella no recibe prestaciones.

"Si mi mujer cobrara otra pensión, a esta situación no se hubiera llegado", lamenta Nieto. Habla del impago de la deuda hipotecaria de su hija María Luisa Nieto (40) y su yerno José Antonio González (43) –con dos hijos varones de 11 y 16 años–, los propietarios de esa casa en trámites de desalojo.

Uno de los 1,7 millones de hogares españoles con todos sus miembros desempleados, según el Instituto Nacional de Estadística (INE).

La jubilación de los abuelos de esta familia ha sido muy útil para cubrir sus necesidades básicas, sobre todo la comida de los nietos, además de las pocas ventas de piezas de artesanía propias de María Luisa Nieto en mercadillos y ferias.

De ocurrir el desalojo –suspendido por un mes–, Isabel Martín se los llevará a casa con ellos, ahora que uno de sus otros tres hijos acaba de quedarse también sin empleo.

Dependencia

Propietarios pero desempleados

24,63% de la población activa (más de 5,6 millones de personas) está desempleada, más del doble que 2008

84% de familias españolas tienen vivienda propia

Fuente: INE

Más de 422 mil hogares españoles –cerca del 3% de los 17 millones del total– dependen de los pensionados, según el Consejo Económico y Social, órgano consultivo del Gobierno. Las cifras, del primer trimestre de 2012, crecieron 21,7% con relación al mismo periodo de 2011.

Isabel Martín conoce al menos cuatro casos parecidos: su sobrina en Barcelona, que con su marido sacó a su suegro de la residencia para completar ingresos con su jubilación, y tres vecinos de su condominio en Madrid, algunos de los cuales viven de la pensión por viudez de una mujer, de solo 500 euros al mes (US$608).

"Esto no lo había visto nunca", reitera.

En ese nunca abarca los años de las cartillas de racionamiento de la postguerra de su infancia y las crisis económicas de las décadas de los años 80 y 90.

"Había trabajo, y si tenías trabajo, aunque no ganabas mucho, salías adelante haciendo muchas horas; ayudabas a los padres y te ayudabas ti. Ahora los mayores tenemos que ayudar a los hijos con las pensiones".

De todo a nada

Tres años atrás, apenas, con la crisis incipiente, la siguiente generación, los González Nieto, pagaban de dos en dos las cuotas de su deuda hipotecaria, 3.000 euros juntos en un mes (casi US$ 3800).

Podían vacacionar cada año en el norte del país, comprar muebles y hacer gastos secundarios sin escatimar. Sobraban el trabajo y los ingresos regulares, aunque sin la protección de un contrato indefinido: ella era agente de seguros autónoma; él había montado su propia compañía de jardinería y se bastaba con los encargos de Guadalix de la Sierra, donde viven, un municipio acomodado de unos 6.000 habitantes, a 50 kilómetros de Madrid.

El matrimonio compró esta vivienda en 2006, por poco más de 300.000 euros (alrededor de US$380.000), tras la venta del apartamento de recién casados y de otra casa pequeña de la sierra. Les quedaba el resto de la hipoteca.

Embargos

En 2011

Bancos nacionales efectuaron 159 desahucios por día

58.241 expedientes de desalojo fueron procesados por los juzgados, 22% más que en 2010

Entre 2008 y 2011

150.000 familias perdieron sus casas en embargos

Fuentes: INE y Consejo General del Poder Judicial

Hasta que se vino todo abajo en 2010.

"Mi oficina está prácticamente cerrada porque no hay volumen de trabajo", cuenta con lágrimas María Luisa Nieto, sentada con su madre en el comedor.

"El trabajo de José Antonio comenzó a caer. Ahora muchas fincas (condominios) no pueden ni contratar el mantenimiento de piscinas ni el jardinero. Hemos ido cada vez a menos, a nada", señala, en conversación con BBC Mundo.

El matrimonio le pidió al banco el pago fraccionado de las cuotas, pero recibió un no por respuesta. Tomaron entonces la determinación de seguir honrando los 1.500 euros (US$1.860) mensuales, "sabiendo que después no íbamos a poder pagar". No pudieron: tres mensualidades acumuladas y les llegó la notificación de desahucio.

"Entre el banco y dar de comer a mis hijos, pues no hay lugar a dudas".

Aunque como trabajadores autónomos pagaron impuestos y sus cotizaciones a la Seguridad Social, no reciben ayuda alguna del Estado.

Son parte de ese 34,9% de españoles desempleados sin ninguna prestación, según cifras oficiales.

Solicitaron un abogado de oficio y ayudas económicas a las instituciones públicas, pero se las han negado o no les han respondido, agrega ella. Sólo la alcaldía de Guadalix les ofreció dinero en caso de que lo necesitaran para un alquiler. El embargo es todavía una amenaza.

Como una piña

"En España la familia siempre ha actuado como una especie de estado de bienestar, que en este país es bastante reciente, que se ha desarrollado apenas desde la mitad de los años 90, sobre todo desde el 2000. Antes era pequeño en comparación con otros países de Europa central", le explica a BBC Mundo Andrés Rodríguez Pose, investigador de la rama de Ciencias Sociales del Instituto Madrileño de Estudios Avanzados (IMDEA) y profesor de la London School of Economics.

Familia González Nieto

Hasta hace poco, los González nieto tenían trabajo, casa y hasta vacaciones.

Para Narciso Michavila, presidente de GAD3, una consultora de investigación sociológica, la familia amortigua la crisis y ayuda a redistribuir los ingresos, y por eso cree que la conmoción será menor.

"Ahora hay más pensionistas con mayor pensión, con pensiones revalorizadas un 50% (teniendo en cuenta el IPC)". Por eso y porque ve un cambio de comportamiento en los hogares, anticipa "un repliegue hacia lo doméstico".

Los padres de María Luisa recuerdan esa la solidaridad familiar y de amigos en los años precarios de su niñez. Y, sobre todo en el campo, la gente comía con lo que sembraba en los huertos y con lo que producían sus animales. "Y entre todos repartíamos, como una piña".

"Donde no llega el Estado, llega la solidaridad", agrega Javier Polavieja, investigador experto en sociología económica también del IMDEA.

Estudio de la Cruz Roja de Cataluña

22,1% de abuelos encuestados han tenido que ayudar a la familia.

60% de ellos con dinero

14% con comida o productos básicos

12% acogiendo a un pariente en casa.

Fecha del estudio: julio de 2012

El acompañamiento de vecinos y amigos ha sido, para esta pareja, una familia extendida. Esa mañana un centenar de personas, entre vecinos y voluntarios de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), protestaron en el portal de la casa, y eso ayudó a suspender el desahucio.

Desde su creación en 2011, la sucursal de esta ONG en Madrid ha logrado detener 97 desalojos con manifestaciones similares, afirman sus voceros.

Michavila dice que esta forma de reaccionar está en la cultura mediterránea "no calvinista", católica. "Para mal y para bien, el calvinismo produce más desarrollo pero muchísima menos solidaridad".

Estima que la generación de los españoles más jóvenes "va a salir como una generación de la postguerra", en términos de conocer las carencias. "Ellos tienen ya la palabra crisis muy asumida".

Para los miembros de la familia González Nieto, las salidas a la crisis pasarían por la emigración, una soluciónal estilo de Islandia, la devolución de todo el dinero perdido en las entidades financieras y la inyección de recursos a las pequeñas empresas. De lo contrario, no ven un desenlace cercano.

Tampoco lo ven varios de los expertos consultados por BBC Mundo, como Polavieja, para quien la solución no está clara hasta que haya una integración política y bancaria en Europa.

Narciso Michavila es optimista: "Hasta el año 93, España tuvo tasas de paro similares a las de ahora. Hemos vivido muy bien sólo 15 años. Ahora, aunque hay mucha gente pasándolo peor que hace cinco años y la situación es mala para los parados, estamos mejor que hace 20, porque la mujer se incorporó al mercado laboral".

Michavila además confía en la respuesta ciudadana como vía de escape. "Las familias empezaron a hacer los recortes en 2008. La salida viene por el comportamiento de los ciudadanos, que están demostrando siempre ser más responsables que los líderes. Esto es un problema de financiación, pero si dependiera sólo de las familias españolas esto se arreglaba rápido".

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.