BBC navigation

Londres 2012: la final de fútbol olímpico desde los países protagonistas

Última actualización: Miércoles, 8 de agosto de 2012

En Brasil, donde el fútbol tiene estatus de religión y cada partido del campeonato local de clubes es seguido con fervor en las casas y bares de sus ciudades, algo parece estar errado en estos días.

La selección masculina brasileña de fútbol clasificó este martes a la final de los Juegos Olímpicos 2012, pero en Río de Janeiro fue difícil notarlo por la reacción popular.

El pase a la final de fútbol en México, en cambio, llega en plena luna de miel olímpica para el país, que todavía celebra los éxitos en clavados y tiro con arco logrados en Londres 2012.

Estas son las impresiones de los corresponsales de BBC Mundo en ambos países.

El objetivo de Brasil es 2014

Romulo, Neymar, Oscar

Romulo, Neymar y Oscar, de la "canarinha".

Ninguno de los tres goles convertidos por la "canarinha" a Corea del Sur en el estadio Old Trafford de Manchester desató en las calles cariocas los gritos entusiastas que suelen provocar las conquistas de clubes locales como Flamengo, Vasco, Fluminense o Botafogo.

En los bares o "botecos" de Río hubo menos aglomeracarinha"iones para ver el partido por TV que cuando se juega cualquier clásico del fútbol local. Y, por cierto, era más fácil encontrar cariocas vistiendo las camisetas de su club favorito que con la "verde-amarela" de su selección nacional.

Entonces, ¿qué está pasando en el país del fútbol?

Hay una explicación simple: los brasileños quieren levantar la copa del Mundial a jugarse dentro de dos años en su propio país, y todo lo que ocurra hasta entonces será visto como un mero ensayo para ese gran desafío.

Brasil es el único país del planeta con cinco copas del mundo en su vitrina y el único que clasificó siempre a la fase final de cada Mundial de fútbol. Pero nunca ha ganado el oro olímpico en balompié masculino, quizás justamente porque sus prioridades son otras.

Muchos brasileños también dudan de que su astro Neymar y otros jóvenes integrantes de su selección olímpica tengan la capacidad y madurez futbolística suficiente para alzar la Copa del Mundo 2014.

Y mucho más parecen dudar de la sabiduría de Mano Menezes, técnico de la selección olímpica de Brasil, después de la eliminación del combinado mayor que también dirige en la Copa América 2011 (hecho definido como "incompetencia histórica" por la prensa local) y pobres actuaciones en amistosos recientes.

La relativa apatía de los brasileños respecto a su equipo olímpico de fútbol contrasta por ejemplo con el fervor que causó en Uruguay la participación de su selección para la misma disciplina.

Los uruguayos anhelaban repetir el oro que habían logrado en forma invicta en 1924 y 1928, y el país se paralizó durante cada partido de su selección de fútbol en estos Juegos. Pero la "celeste" fue eliminada en la primera fase.

En cambio, con menos presión y más eficacia en el terreno, Brasil ha avanzado a paso firme hacia la final olímpica de balompié contra México el próximo sábado.

Si Neymar y compañía se cuelgan la medalla de oro, tal vez los brasileños empiecen a entusiasmarse en serio con el Mundial en casa y la idea de enterrar del todo la tragedia de Maracaná 1950, cuando perdieron la final del mundo con Uruguay.

Quizás el sábado sí haya algún festejo en las calles de Brasil.

Pero si esta selección brasileña de fútbol se queda con la plata, las dudas estarán lejos de disiparse.

Gerardo Lissardy, BBC Mundo Brasil

México ya celebra

Javier Cortes

Javier Cortes, del "Tri".

En el país de los fanáticos del América, los Pumas o Chivas, nada como el "Tri" para unir a los rivales.

México ya tiene cinco medallas y sabe que sumará otra más el sábado. Sólo falta saber de qué metal.

El presidente del país, Felipe Calderón, llamó al entrenador de la selección, Luis Fernando Tena, para felicitarle por un triunfo "histórico".

En efecto, ésta es la primera vez que México llega a una final olímpica de fútbol, el deporte nacional.

Quizás por eso las autoridades esperaban que cientos de aficionados se acercaran a celebrar el pase al Angel de la Independencia, lugar donde tradicionalmente se aplauden las victorias deportivas.

Aunque el monumento quedó rodeado por policías al final del partido con Japón, apenas un centenar de aficionados se pasearon por allí.

En México muchos han destacado el triunfo del Tri, como se conoce al equipo nacional, aún sin la presencia de Javier "Chicharito" Hernández, la gran estrella del fútbol mexicano, y sin la promesa Jonathan Dos Santos, quienes se encuentran concentrados con sus clubes en Europa (el Manchester United y el FC Barcelona).

Para los aficionados supone una alegría más de sus jóvenes futbolistas. En julio de 2011, el equipo sub 17 ganó el Mundial celebrado en este país ante Uruguay.

Los integrantes del Tri juvenil fueron aclamados como los nuevos "Niños Héroes", en referencia a unos personajes de la historia mexicana.

Ahora se habla ya de "la revancha del 68", cuando México fue derrotado precisamente por Japón en un partido para disputar el bronce olímpico. Aquella derrota se interpretó como una vergüenza para el equipo que jugaba en la ciudad sede de los Juegos.

Este martes se resarció ante Japón. Falta por ver si culminará su revancha con la medalla de oro al cuello.

Ignacio de los Reyes, BBC Mundo México

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.