¿Funcionará el plan de bonos del BCE para la eurozona?

Última actualización: Martes, 31 de julio de 2012
Mario Draghi, Banco Central Europeo

Una breve frase de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, pareció dar confianza a los mercados.

El gran enemigo de la virtud -así es como describe el filósofo del s. XVII, Thomas Browne, a la multitud o "una gran bestia", cuando se confunde.

En los tiempos modernos, los mercados de crédito internacionales no podían ser vistos como una multitud confundida.

El martes, los intentos del ministro de Economía de España, Luis de Guindos, para convencer a colegas alemanes, franceses e italianos de apoyar abiertamente un plan para acelerar la aplicación de los planes acordados en la última cumbre de la UE para reducir los costos de endeudamiento de España terminaron en una farsa, ya que Italia y Francia negaron conocer el plan y, un día después, comprometieron su apoyo aunque sin un calendario concreto.

Confusión.

Domando a la bestia

Por lo tanto, no fue una sorpresa que el jueves la "gran bestia" llevara los costos del crédito a diez años a España hasta el punto más alto desde que existe el euro, casi el 7,6%.

Grecia, Portugal e Irlanda tuvieron que buscar rescates internacionales cuando sus propios costos de endeudamiento alcanzaron niveles exorbitantes similares.

Pero, el jueves, todo pareció cambiar. Una breve frase de Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, pareció tener éxito en donde habían fallado todos los demás: "El Banco Central Europeo (BCE) está dispuesto a hacer lo que sea necesario para preservar el euro".

El rendimiento de los bonos españoles a diez años se precipitó a 6,55% en un par de días.

Draghi parece ser la única voz capaz de dirigir los mercados internacionales.

Por esa razón, el líder del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, y otros líderes de la eurozona que hablaron del tema el fin de semana, han puesto al BCE en el corazón del plan para reducir los costos de los préstamos españoles e italianos.

Asuntos constitucionales

El programa de compra de bonos del BCE , descontinuado en enero, había conseguido bajar temporalmente el costo implícito de los préstamos a los gobiernos según lo determinado por las transacciones entre los bancos y otras instituciones de bonos del gobierno en el mercado secundario.

"El BCE está dispuesto a hacer lo que sea necesario para preservar el euro"

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo

Sin embargo, el costo real de los préstamos de gobierno se determina en las subastas donde se venden los bonos directamente a los bancos -el mercado primario- como la venta del lunes hecha por Italia.

Por lo tanto, para tener un efecto duradero en los costos de endeudamiento del gobierno, el BCE tendría que bajar los costos en el mercado primario.

Pero la constitución del BCE le impide prestar dinero a los gobiernos europeos, haciendo imposible la compra de bonos en las subastas de deuda pública en el mercado primario.

Entonces, según el plan del Eurogrupo, el fondo de rescate de la zona euro (conocido por sus siglas en inglés, como el EFSF) haría la compra pero a través de su agente... el BCE.

El programa SMP (siglas en inglés de Securities Market Program) del ECB podría también funcionar a la par de este proceso, tratando de suprimir los rendimientos de los bonos en el mercado secundario.

Carsten Brzeski, economista de ING Bélgica, dice que el plan cumple todos los requisitos: "El mercado no hace distinciones entre el BCE actuando solo o el ECB acutando como un agente del EFSF".

"Daría la impresión de que hay más poder detrás del BCE mientras que garantiza la independencia del BCE e impone algún tipo de condicionalidad en el gobierno español", dice Brzeski.

Flexibilidad

Esta última parte es también importante. El banco central y el ministerio de Hacienda alemán han reiterado su oposición a prestar dinero a los gobiernos sin la correspondiente promesa de no malgastar los préstamos.

Alemania está decidida a no terminar financiando el percibido despilfarro de gobiernos como Grecia o Italia.

Debido a que España y, tal vez Italia, se estarían endeudando con la EFSF en lugar que con el BCE tendrían que firmar un memorando de entendimiento.

Sin embargo, debido a que los términos del memorando son flexibles, España podría evitar la humillación de tener a funcionarios de la UE revisando con lupa sus libros y marcando sus progresos, dice Brzeski.

También puede evitar que se le pida que vaya más allá de sus actuales planes de gasto austeros.

¿Cuánto?

En el pasado, el BCE ha comprado bonos del gobierno en pequeñas parcelas de US$24.500 millones cada semana.

Pero, el execonomista del BCE que ahora es un economista de Berenberg Bank, Christian Schulz, dice que es poco probable que sea suficiente para satisfacer a los mercados en el clima actual.

"En realidad es acerca de la señal... después de los comentarios del jueves de Draghi, es poco probable que el BCE vaya a escabullirse de una intervención determinada", dice Schulz.

Pero, ¿cuánto es suficiente?

"Si, el día después del anuncio de cualquier compra de bonos, el presidente del Bundesbank sale en oposición a la iniciativa, eso reducirá el efecto y empezara a crear dudas sobre el compromiso del BCE con esta medida"

Christian Shulz, Berenberg Bank

Schulz cita el Banco de Inglaterra como un ejemplo. Se ha gastado el equivalente al 20% del ingreso nacional de Reino Unido en deuda gubernamental.

El equivalente en la zona del euro sería una compra de bonos de 1,6 billones de euros -una cantidad que probablemente no contemplaría el BCE.

En cambio, el BCE tratará de domar las expectativas del mercado. Les quiere hacer creer que el riesgo de que se le permita a Madrid no pagar sus deudas -representada por el rendimiento de sus bonos a 10 años- está bastante más cerca de Alemania (1,4%) que del de Grecia (25%).

Spread

Schulz cree que el BCE puede incluso fijar una meta para la diferencia entre los bonos alemanes y españoles, o el alemán y el italiano -conocido como el spread.

En este caso, el BCE sólo tendría que actuar cuando los rendimientos de los bonos de España o de cualquier otro país superen este límite.

El fondo de rescate (EFSF) ya tiene comprometidos la mayor parte de sus 440.000 millones de euros:

  • 200 mil millones de euros para Grecia, República de Irlanda y Portugal
  • 100 mil millones de euros para los bancos españoles

Eso deja cerca de 120.000 millones de euros para intervenir en los mercados de bonos.

El EFSF podría aumentar su poder de compra ofreciendo asegurar la compra de bonos de los bancos ordinarios, por ejemplo, ofreciendo tomar el primer 20% de cualquier incumplimiento por parte del gobierno español.

Si el fondo puede persuadir a los inversores a comprar sobre esa base, sólo tendría que cubrir una quinta parte de los costos de los bonos, esencialmente impulsando el valor de la compra cinco veces más, hasta llegar a cerca de 600.000 millones de euros.

"Esto debería restaurar algo de calma en los mercados y, al mismo tiempo, mantener la presión sobre los gobiernos para aplicar medidas de austeridad y reformas estructurales", dice Brzeski.

Tiempo para respirar

La zona euro necesita comprar al menos dos meses de tiempo para respirar. Lo más pronto que su nuevo fondo de rescate, el Mecanismo Europeo de Estabilidad (ESM) y sus 500.000 millones de euros de munición pueden ponerse en marcha es en septiembre debido a problemas legales en Alemania.

"Y (los países de la eurozona) deben utilizar el tiempo de manera constructiva para avanzar hacia una mayor integración en la zona del euro", añade.

Mario Draghi se ha comprometido a "hacer todo lo posible para preservar el euro". Por lo tanto, las expectativas son altas para la próxima reunión del BCE para fijar las tasas el jueves.

Los analistas dicen que ahora es crucial para los ministros de Finanzas y los jefes de los bancos mostrar un frente unido.

"Si, el día después del anuncio de cualquier compra de bonos, el presidente del Bundesbank sale en oposición a la iniciativa, eso reducirá el efecto y empezara a crear dudas sobre el compromiso del BCE con esta medida", dice Schulz.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.