BBC navigation

La escasez de pollo enfurece a los iraníes

Última actualización: Viernes, 27 de julio de 2012
Escasez de pollo en Irán

Las protestas en Neishabour, en el noreste de Irán, sorprendieron a las autoridades por inusuales.

"Si la policía viene a tu casa, no te preocupes", dice la última broma que circula en la capital de Irán, Teherán. "No vienen por tu satélite. Sólo quieren saber si tienes algo de pollo en la nevera".

En los últimos días, el alza del precio del pollo se convirtió en uno de los temas más comentados en Irán y llegó a desatar protestas sin precedentes en una localidad de provincias.

Varios cientos de personas salieron el pasado lunes a las calles de Neishabour, en el noreste del país, cuando el malestar por el aumento de los precios y la carestía terminó por estallar.

Testigos presenciales le contaron a la BBC que una multitud en esta población generalmente tranquila y en la que no pasa nada gritaba eslóganes contra el gobierno y exigía el fin del aumento de precios.

El pollo es uno de los elementos fundamentales en la cocina iraní y el principal ingrediente de uno de los platos más populares del país –zareshk polo morgh– pollo con arroz y frutos del bosque.

Además, es mucho más barato que el cordero o la ternera, algo que lo convierte en uno de los alimentos preferidos en un país donde la economía se encuentra bajo presión y los consumidores tienen cada vez más dificultades para cuadrar sus cuentas.

Pero en los últimos meses, el precio del pollo casi se ha duplicado hasta llegar a un equivalente de cerca de US$5 el kilo, según el cambio oficial, y muchas tiendas se están quedando sin provisiones de pollo.

Una razón clave para explicar esto es que, debido a las sanciones bancarias internacionales, es muy difícil para los productores iraníes de pollo importar pienso del extranjero, o comprar suministros adicionales de pollo congelado cuando las provisiones domésticas escasean.

"Antes pagábamos al vendedor mediante una transferencia bancaria a una cuenta internacional", le dijo un importador iraní al servicio persa de la BBC.

"Pero eso es imposible ahora. Nuestra única opción es enviar el dinero a través de una oficina de cambio. Esto supone un alto riesgo para nosotros en cuanto a transacciones comerciales, así que hemos dejado de importar pienso".

Tema de discusión en internet

Caricatura pollo

"Equipado con sistema antirrobos", caricatura de la web Tabnak.

Las protestas en Neishabour dieron lugar a un gran debate en la blogósfera iraní. Especialmente porque en esta localidad no se produjeron disturbios en el pasado, ni siquiera en 2009 cuando hubo protestas en todo el país tras las disputadas elecciones presidenciales.

Los observadores apuntan al hecho de que las revoluciones en muchos países árabes comenzaron con protestas contra subidas de precios. ¿Puede ser esto el inicio de una primavera iraní, se preguntan, si la gente común y corriente de las provincias se une a la élite urbana en sus demandas de cambio?

"La última vez, las protestas estaban relacionadas con cuestiones políticas y no participé", explicó un oyente que llamó por teléfono desde Shiraz a la radio del servicio persa de la BBC.

"Pero ahora se trata de comida. Si no puedo alimentar a mi familia, entonces es muy probable que salga a la calle", señaló.

Las autoridades iraníes se están tomando la situación muy en serio.

El martes, los parlamentarios tuvieron una reunión extraordinaria a puerta cerrada sobre el impacto de las sanciones internacionales sobre varios sectores de la economía.

Esto sigue a algunas advertencias inusualmente públicas de parte de una serie de autoridades gubernamentales y comandantes de la Guardia Revolucionaria en meses recientes sobre el daño que causan las sanciones y la posibilidad de que puedan generar malestar social.

"¿Cómo puedo esperar que mis hijos guarden ayuno por Ramadán si no puedo alimentarlos al final del día?"

Ali, ciudadano iraní

En junio, el jefe de policía de Teherán, Ahmadi Moghaddam, recomendó a los canales de televisión locales que no disgustaran a los ya presionados consumidores mostrando imágenes de gente comiendo pollo.

Esta semana, un importante clérigo, el ayatolá Makarem Shirazi, sugirió que, en realidad, es más sano comer verduras que carne.

E incluso la televisión estatal está interviniendo en el asunto. Durante toda la semana, uno de los chefs de televisión más populares en Irán, Saman Golriz, ha estado enseñando a la gente cómo preparar platos vegetarianos en su popular programa diario.

Los esfuerzos de Golriz han generado muchos comentarios jocosos en las redes sociales en Irán. Durante semanas, la gente comparte chistes en la web sobre la crisis del pollo.

Humor contra la adversidad

Caricatura de un pollo

El humor se convirtió en una forma de criticar la escasez.

Una viñeta muy popular muestra un pollo con cámaras de seguridad y un cartel que dice "alarma antirrobos en funcionamiento". En otra se ve a unos pilotos de avión con cara de asombro que miran cómo un pollo sale de la ventana de cabina, impulsado hacia la estratósfera por la escalada de precios.

Por las llamadas de teléfono que recibe el servicio persa de la BBC en los últimos días, está claro que para muchos iraníes el precio del pollo no es motivo de broma.

"No he podido permitirme pollo o carne en los últimos cuatro meses", comentó Ali, de Ardabil. "¿Cómo puedo esperar que mis hijos guarden ayuno por Ramadán si no puedo alimentarlos al final del día?", añadió.

"He escuchado que les están dando pollo subsidiado a los funcionarios", dijo entre lágrimas una mujer que llamaba desde Teherán. "Trabajo para una empresa privada, así que eso no me servirá de ayuda. Simplemente no puedo pagar el precio completo".

Economistas iraníes dicen que esperan que la atención inmediata del gobierno se centre en contener la subida de precios y gestionar la falta de provisiones en áreas claves para impedir que se repitan las protestas de Neishabour.

Un industrial con acceso a información privilegiada le dijo al servicio persa de la BBC que se han puesto en marcha planes para comenzar a importar pollo congelado de Venezuela.

Pero con las sanciones que limitan el margen de maniobra, el reto para el gobierno es cómo invertir el dinero para mejorar las cosas en un área sin causar una mayor subida de precios –y un mayor descontento social– en otra.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.