BBC navigation

EE.UU.: cómo la muerte de dos latinos encendió la violencia

Última actualización: Miércoles, 25 de julio de 2012
Disturbios en Anaheim

Los hechos de violencia llevaron a la detención de más de 20 personas.

La ciudad californiana de Anaheim, al sur de Los Ángeles, fue el escenario de enfrentamientos violentos entre policías y residentes hispanos, que protestaban por las muertes de dos jóvenes de la comunidad a mano de agentes del orden.

Joel Mathew Acevedo, de 21 años, y Manuel Díaz, de 25, fueron baleados el pasado fin de semana por efectivos policiales, en episodios que están siendo investigados ahora por las autoridades federales.

Por cuarto día consecutivo, los latinos tomaron las calles de Anaheim para reclamar por lo que consideran una persecución de carácter racial.

Con carteles y consignas que repetían “Basta de brutalidad policial”, centenares de personas se apostaron frente al Concejo municipal y en otros sectores de la ciudad, donde se registraron incendios, daños a negocios y ataques con piedras contra vehículos patrulleros.

La policía, por su parte, hizo uso de gas pimienta y proyectiles de goma para dispersar la protesta, que había sido declarada ilegal.

Según confirmaron las autoridades, los incidentes dejaron seis personas heridas y llevaron al arresto de otras 24.

En tanto, en la Alcaldía tuvo lugar una sesión especial para solicitar que las autoridades federales, incluida la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), inicien una pesquisa sobre las muertes que han alterado la calma en Anaheim.

Ciudad de contrastes

La ciudad figura en todos los mapas turísticos de California: es la sede del parque Disneylandia y sus avenidas céntricas están enmarcadas por hoteles de todas las categorías, uno al lado de otro.

Basta alejarse de las inmediaciones del mundo de Disney para notar los contrastes de Anaheim, con apartamentos baratos en barrios considerados inseguros por la actividad de pandillas.

Los hispanos representan 53% de la población total, de unos 336 mil habitantes, según datos del último censo.

Aquí, dos muertes ocurridas en menos de 48 horas a manos de la policía fueron el disparador de la erupción social: son seis casos en lo que va del año, dos más que en 2011.

"Yo vi a mi hijo respirar por última vez. Lo miré mientras su corazón dejaba de latir. Por favor, por favor detengan la violencia"

Genevieve Huizar, madre de Manuel Díaz, muerto en Anaheim por disparos de la policía

Joel Acevedo fue la última víctima, el domingo por la noche. Sospechado de ser miembro de una pandilla, la policía lo detectó en un vehículo robado; antes de caer, el joven disparó contra los agentes con un arma que llevaba encima.

El día anterior, Manuel Ángel Díaz había sido baleado al huir de la policía en el este de la ciudad y su familia ha sido la cara visible del reclamo vecinal.

“Yo vi a mi hijo respirar por última vez. Lo miré mientras su corazón dejaba de latir. Por favor, por favor detengan la violencia”, declaró la madre de Díaz, Genevieve Huizar, entre sollozos, en una conferencia ante los medios.

La familia presentó este miércoles una demanda por US$50 millones contra la policía y la administración de la ciudad, alegando violaciones a los derechos civiles.

Dos historias

Sobre lo que ocurrió el pasado sábado existen versiones encontradas que ahora serán objeto de investigación.

Según las autoridades, Díaz, un “pandillero comprobado”, fue interceptado por dos policías porque “mostraba una actitud sospechosa” y escondía un objeto en su cintura que presumieron era una pistola.

Madre de uno de los muertos

La madre de uno de los latinos muertos, Genevieve Díaz, presentó una demanda contra la policía.

El jefe de la fuerza, John Welter, indicó que sus oficiales dispararon cuando el joven desoyó la orden de detenerse y, en la corrida, se deshizo de un objeto, aunque no se reportó el hallazgo de un arma en el lugar.

La familia, en cambio, señaló que Díaz estaba conversando con amigos en la calle cuando un agente sin identificación ni uniforme se les acercó, lo que llevó al joven a huir preventivamente.

Para defender su causa dicen contar con varios testigos y evidencia en video, que confirmarían que el joven fue baleado en la pierna por detrás y sin aviso, para luego recibir un segundo disparo en la cabeza “estilo tiro de gracia”, según expresó la abogada de la familia.

“Por más que esta persona haya sido miembro de una pandilla, incluso si se confirmara que es un criminal, la responsabilidad de la policía no es ir y matarlo de un balazo en la cabeza sino arrestarlo”, señaló a BBC Mundo Benny Díaz, presidente de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, en inglés) en California.

Preocupación

La preocupación de los vecinos de Anaheim por las prácticas de la policía local no es nueva. En junio, varios de ellos decidieron pedir una investigación independiente sobre las anteriores muertes por presunta violencia policial.

“Basta de matar sospechosos como si fueran animales salvajes. Queremos seguridad para nuestra comunidad”, dijo a BBC Mundo la mexicana Elisa, de 39 años, que participó en las protestas y pidió reserva de su apellido.

"Es importante que los funcionarios escuchemos a nuestra gente, pero la violencia y el vandalismo no tienen lugar en esta conversación"

Tom Tait, alcalde de la ciudad de Anaheim

La organización LULAC ha propuesto crear una comisión comunitaria para evaluar la actividad policíaca y dar un entrenamiento en “sensibilidad social” para oficiales encargados de patrullar las calles de Anaheim.

Por su parte, el alcalde Tom Tait señaló que la muerte de Díaz por la espalda era “perturbadora”, aunque las protestas violentas no serían toleradas.

“Es importante que los funcionarios escuchemos a nuestra gente, pero la violencia y el vandalismo no tienen lugar en esta conversación”, dijo Tait a la prensa.

El sindicato de policía emitió un comunicado en el que defendió las acciones de sus dos hombres involucrados y señaló que las víctimas eran pandilleros con antecedentes criminales.

Los nombres de los agentes no se han hecho públicos, pero se informó que ambos han sido por el momento suspendidos de sus funciones.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.