BBC navigation

Londres 2012: crónicas de una ciudad olímpica

Última actualización: Domingo, 29 de julio de 2012
Aros olímpicos

El ambiente olímpico ya se respira en Londres, capital del deporte mundial por las próximas semanas.

Para quien viene –atletas, autoridades, turistas, aficionados- se trata de una fiesta, de una ocasión especial. ¿Pero qué piensan los que viven en Londres?

En BBC Mundo se lo contamos a través de la visión de los periodistas de BBC Mundo en la capital británica. ¡Acompáñenos, cada día vendrán nuevas anécdotas!

¡Que me devuelvan el ping pong! - 29/07/12

Juan Paullier, periodista de BBC Mundo

Juan Paullier cubriéndose de la lluvia bajo el plástico protector de un piano que compartía Cavendish Square con la mesa de ping pong, que se ve al fondo.

"Aquí a la vuelta, en Cavendish Square, hay una mesa de ping pong", me dijo Pablo Esparza, amigo y colega, sonriendo entusiasmado. Cavendish Square es un parquecito pequeño que se encuentra a tiro de piedra (o de pelotita) de las oficinas de BBC Mundo.

"Ojo que hace años que no juego, seguro que ahora soy malísimo", advertí. (Siempre es más fácil pasar vergüenza si uno avisa antes; al menos se exhibe un profundo autoconocimiento.)

Pero tan mal no me fue, tampoco a él, ni a los otros que se fueron sumando. Así empezó una cotidiana peregrinación a la mesa de ping pong al aire libre y de uso gratuito. Fuimos en horario de almuerzo y al final del día, a jugar partidos largos, cortos, de uno contra uno, dos contra dos, mixtos, modalidad torneo, etc.

Gran idea, esta de las mesas de ping pong al aire libre. Aparecieron de pronto, hacia fines de junio, por todo Londres, en el marco de una iniciativa para "incentivar el espíritu comunitario y conseguir que más gente practique deportes de cara a los Juegos Olímpicos".

Lo más notable de nuestra parte no fue el recoger el guante (la paleta) del proyecto y salir a jugar, sino que lo hiciéramos en condiciones climáticas aberrantes. Con vientos huracanados, llovizna, tormentas. Estábamos siempre ahí, firmes (o saltando de un lado para el otro cuando tocaba enfrentar a Juan Paullier, quien si no hubiera decidido ser periodista sería hoy, seguro, miembro del equipo olímpico uruguayo).

Así que cuando salió el sol, hace pocos días, corrimos desesperados de nuevo, como siempre, a Cavendish Square, felices de jugar un primer partido bajo el sol.

¡Pero la mesa ya no estaba! ¡La habían quitado! Es que la iniciativa duraba solo un mes. Justo cuando había salido el sol, cuando ya habíamos comprado paletas y pelotitas, cuando estábamos mejorando nuestro nivel, la quitaron. Qué desilusión. Qué rabia.

¡Eso no se hace! ¡Que me devuelvan el ping pong!

Vivir al pie de los Juegos - 28/07/12

Stratford

El barrio de Stratford es el epicentro de los Juegos.

Cuando escogí vivir en el este de Londres, a 10 minutos del estadio olímpico, la gente me preguntó si me había vuelto loca.

Muchos anticipan el caos total, el acabose de los servicios de transporte, un laberinto de cordones de seguridad, un apocalipsis de multitudes...

Por ahora todo está muy ordenado en el vecindario.

Los trabajadores de la limpieza siguen fajados tratando de despegar los chicles de las aceras, a fuerza de chorros de agua y espátulas. Los postes de luz están cruzados de banderines. Los parques están siendo transformados en "cines olímpicos" al aire libre, donde se podrán ver los Juegos en pantalla gigante, pero los niños siguen teniendo espacio para jugar.

Cierto que desde hace unos días hay tráfico desde temprano en la mañana, y que la estación de Metro de Stratford está muy transitada desde que abre.

Ni una cosa ni la otra me molestan demasiado pues, como Rosario Gabino escribe más abajo, la bicicleta es el mejor amigo del londinense en estos tiempos olímpicos.

En cambio me emociona ver los ríos de gente en uniformes de colores que van y vienen de la estación al estadio: personal de seguridad en verde, comité organizador en violeta y rosado, entrenadores y atletas (me gusta pensar, aunque no me he detenido a preguntarles si son o no) en cualquier tono imaginable.

Yo estoy feliz de estar al pie de los Juegos. Mientras más cerca, mejor.

Quizás cruzarme con esos ríos de gente madrugadora sea la única experiencia directa que logre tener en esta oportunidad única, tomando en cuenta que no logré comprar ni media entrada para ninguno de los eventos. La venta ha sido dura y compleja.

Aunque no pierdo las esperanzas de que a última hora el municipio termine rifando tickets para algunas competencias no concurridas. Y entonces mi decisión de vivir en el este de Londres no haya sido tan mala después de todo.

Suenan las campanas - 27/07/12

La campanada olímpica llega a la BBC

La campanada olímpica llega a la BBC

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Este viernes, a las 08:12, el Big Ben sonó 40 veces en tres minutos.

Fuera de hora y enloquecida, la campana más famosa de Londres, recibió a los Juegos Olímpicos.

Por toda la ciudad se le unieron iglesias, timbres de puertas, de bicicletas, cañones de barcos, teléfonos móviles con tonos campaneros, humildes campanitas de mano…

La idea de saludar al mayor evento deportivo del mundo con este sonido metálico fue de Martin Creed, ganador del prestigioso premio Turner Prize.

El artista dijo que quería que "un sonido brillante y maravilloso" se convirtiera "en una pieza de música para una ocasión especial".

Su concierto se llama Work No.1197. Y su partitura es sencilla: todas las campanas de un país suenan tan rápido y alto como pueden durante tres minutos. clic (Vean el sitio web)

Para ello, la BBC desempolvó varias campanitas y una vetusta campana que había dormido en el almacén de aparatos para efectos sonoros durante más de 70 años.

Y durante tres minutos, hemos sido campaneros olímpicos. Por suerte, para hacer ruido no hace falta ser deportista de élite.

Juzguen ustedes la calidad de la actuación.

Los que los dioses nos obsequian - 26/07/12

Obra en Kennington

Y de repente apareció frente al parque de Kennington, en el sur de Londres.

Así como si nada, de una día para el otro. Gigantesca, brillante y con huellas en el asfalto de que había caído del cielo.

Es un regalo de los dioses olímpicos.

Tiene tres metros de diámetro y es una réplica de una bala, de esas que se usan en el lanzamiento de bala.

Dicen que hay más regalos por todos lados. Una jabalina de 10 metros que rompió una calle en el sureño barrio de Southwark, caminos históricos por descubrir y obras de teatro callejero que no se anuncian.

Y la idea es acordarse de que los Juegos originales eran una mezcla de arte y deporte, dos disciplinas que la antigua Grecia consideraba regalo de los dioses.

Londres

Confieso que no soy de los que esperaba estos juegos con emoción. Más bien con neurosis. Más tráfico, todo más costoso, transporte público imposible y gastos innecesarios en una ciudad en medio de semejante crisis económica.

Pero poco a poco me dejo contagiar, y estos regalos de los dioses olímpicos ayudan, como ayuda también que gracias a que hay calles exclusivas para vehículos olímpicos, las calles queden libres para los que andamos en bicicleta.

Querida bici - 26/07/12

Hace ya meses que en el metro de Londres se pueden leer carteles que recuerdan la anomalía que va a generar la llegada de los Juegos.

Bicicleta

Muchos londinenses cambiarán el transporte público por las dos ruedas.

Digo anomalía por no decir que para mí viajar en bus, metro o cualquier otro tipo de transporte público será una misión imposible, un callejón sin salida, una pesadilla atroz.

Desde que llegué a Londres, en junio de 2009, mi bicicleta ha sido mi compañera fiel. Me lleva a todas partes, me obliga a hacer ejercicio, me permite ahorrar dinero, llegar rápido a destino y conocer rincones de esta bella ciudad.

No hay noche de fiesta, embotellamiento ni copiosa cena que se le resista. La bicicleta en Londres es el mejor amigo del hombre, en este caso la mejor amiga de la mujer.

Las Olimpíadas llegan inexorables, a pesar de mí y de todos aquellos que sin haberlo elegido se van a ver imbuidos por Londres 2012. Hordas de deportistas y curiosos del mundo entero abarrotarán calles, pavimentos, aceras y parques.

Muchos irán como atolondrados, mirando inevitablemente hacia el lado equivocado de la calle y haciendo caso omiso a las bocinas, señales, bicisendas y otras advertencias.

Ahora, más que nunca, querida bici, debemos estar unidas. Pase lo que pase. En la lluvia y en el sol, atravesado los caprichos más insospechados de este bendito clima. No podrás fallarme en ningún momento. Estoy segura de que las dos saldremos fortalecidas, en mente y cuerpo, de estas dos semanas y forjaremos, sin pretenderlo, un auténtico espíritu olímpico.

Zona rosa - 25/07/12

Estadio de Hockey

Las canchas de hockey también están teñidas de los colores de estos Juegos Olímpicos.

Dicen que todos los caminos conducen a Roma, pero desde que aterricé en Londres el domingo pasado, todos los carteles me conducen a las distintas sedes olímpicas.

Los viejos afiches promocionando Trafalgar Square y el Big Ben, o el último estreno de teatro en el West End, han sido reemplazados por carteles, indicadores, flechas y mapas de color rosa fuerte (hay quienes dicen que ya roza el fucsia) que parece ser el color de moda en esta Londres Olímpica.

Desde la ropa de aquellos que reciben a los atletas en los aeropuertos, los paneles de los puestos de información y las pegatinas en el metro señalando la estación correcta para cada evento deportivo, todo lo que está vinculado con los Juegos ha sido teñido por la misma tonalidad.

Pero el rosa no solo indica el camino, algunas fotos que se han filtrado de las canchas de hockey y del área donde tendrán lugar las competencias de gimnasia deportiva muestran que el color se impone también dentro de las sedes olímpicas.

"Aunque el rosa es parte del escenario olímpico de Londres (el color está en casi todas las señales de la ciudad) es un poco impactante ver todo rosado, todo el tiempo", escribió la bloguera olímpica de la cadena estadounidense de televisión NBC, Alexa Ainsworth, tras ver a las gimnastas de su país practicando sobre una superficie rosa.

Todavía faltan algunos días para saber si los carteles indicadores y las señales rosadas resultan efectivos al momento de guiar a miles de personas de todo el mundo a sus competencias preferidas, pero una cosa es segura: los anillos olímpicos serán azul, amarillo, negro, verde y rojo, pero Londres 2012 ya escogió su color, al menos por lo que queda del verano.

La antorcha contagia hasta a los más escépticos - 24/07/12

La antorcha contagia hasta a los más escépticos

La antorcha contagia hasta a los más escépticos

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Este fin de semana vi pasar la llama olímpica por mi barrio, Stoke Newington, en el noreste de Londres, en una de las tantas escalas de la antorcha en su recorrido por Reino Unido.

Un amigo me acompañaba tan sólo como "curioso".

Así lo aseguraba, porque él es una de las personas que odian los Juegos Olímpicos. Dice que son muy comerciales y no generan beneficios para las comunidades en el nivel local.

Pero su escepticismo se vio interrumpido brevemente cuando se contagió, al igual que yo, del entusiasmo del numeroso público que esperaba ver la antorcha.

Entonces, disfrutó del evento como cualquier otro de los espectadores. El espíritu olímpico, dicen. Véanlo en el video.

Olvídate de London Bridge - 23/07/12

Metro de Londres

El sistema de transporte de Londres está señalizado para ayudar a los visitantes.

Era sábado a la media noche y ya sabía que el lunes subsiguiente -el tercer día de los Juegos- tenía que evitar intentar tomar un tren en London Bridge.

Venía de disfrutar de un río de música, un evento organizado por uno de los patrocinadores de los Juegos en el que se instalaron cinco escenarios a lo largo del Támesis para dar espacio a los sonidos de los cinco continentes. Volvía de visitar el escenario dedicado a África, con la música del senegalés Baaba Maal aún resonando en mis oídos.

Al llegar a London Bridge para tomar el tren a casa me encontré con el aviso oficial: "El 30 de julio, a partir de las seis de la tarde, no habrá acceso a la estación".

Sí, eso puede sonar muy molesto para quien utiliza diariamente esa línea de tren para trasladarse. Pero me avisaron más de una semana antes. Y me comunicaron además cuáles son las alternativas.

Eso ocurre no solo con carteles y avisos en las estaciones. La oficina de transporte ha diseñado una campaña informativa avisando de posibles complicaciones y de las opciones que tendremos los residentes.

Además, creó una página web dedicada a dar asistencia y alertas a los atribulados transeúntes. El sitio Get ahead of the games (algo así como 'Adelántate a los Juegos') brinda información a locales y visitantes sobre cómo trasladarse en Londres durantes los Juegos Olímpicos.

También hay una cuenta en Twitter dedicada a que estés alerta ante posibles interrupciones: clic @GAOTG

Espero que eso ayude. Por lo pronto, el próximo lunes, tomaré mi tren en Charing Cross.

Contexto

En Twitter

Este módulo se actualiza automáticamente

Últimos tuits

Vínculos más compartidos

    Más activos

      Actualizando los tuits

      Disculpe. Estamos experimentando algunos problemas técnicos para mostrar los tuits.

      BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

      Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.