BBC navigation

Adiós al padre del mayor movimiento de disidencia interna en Cuba

Oswaldo Paya

Payá fue un importante activista laico.

Oswaldo Payá Sardiñas, el máximo dirigente del opositor Movimiento Cristiano Liberación y también del Proyecto Varela, falleció este domingo en un accidente de tránsito, a 800 km al oriente de La Habana. Por el momento, las circunstancias del accidente no están claras.

Payá recibió el Premio Sájarov del Parlamento Europeo como reconocimiento por su labor en favor de los Derechos Humanos.

Tenía 60 años y desde niño estuvo ligado a la Iglesia Católica, siendo uno de sus más destacados activistas laicos. Sin embargo, su estrella se fue apagando en la misma medida en que mejoraban las relaciones entre el clero y el gobierno cubano.

Tampoco sus contactos con el resto de la disidencia eran muy buenos. Oswaldo Payá fue criticado en más de una ocasión por otros importantes anticastristas de dentro y fuera de Cuba. Su participación en los proyectos unitarios de la oposición siempre fue breve.

El fallecido era uno de los pocos disidentes que trabajaba, tenía título de ingeniero y atendía equipos médicos de Salud Pública. Según versiones de algunos de sus compañeros de labores, era considerado como un empleado responsable y capaz.

El divorcio de la Iglesia Católica

Oswaldo Payá había contado para sus actividades con el respaldo de la Iglesia Católica, lo que le daba un cierto espacio político y un acceso privilegiado a la iglesia. Una de las primeras entrevistas que la BBC le hizo al disidente fue justamente en un templo de La Habana.

Oswaldo Payá al presentar a la prensa el Proyecto Varela.

Payá presenta a la prensa el Proyecto Varela.

Sin embargo, durante los últimos años las cosas empezaron a cambiar. Raúl Castro y el cardenal Jaime Ortega encontraron un espacio de diálogo y colaboración, al grado de liberar a todos los presos de conciencia que había en las cárceles cubanas.

En medio de esta "luna de miel", los laicos disidentes como Oswaldo Payá se convirtieron en un recordatorio de viejas riñas y causa de conflictos presentes. La Iglesia tomó distancia, cerrando incluso la revista Vitral que representaba esa tendencia.

En la última entrevista realizada por BBC Mundo a Payá en mayo pasado, éste aseguraba que la iglesia "se está comportando como ‘el otro partido’ e igual que el Partido Comunista actúa sin trasparencia y excluyendo. La imagen que estamos dando es la de una iglesia que quiere ser protagonista sustituta de la oposición".

Con cierta amargura agregaba que "hay una politización de algunos sectores o de personas siguiendo la línea del Cardenal (Jaime Ortega), una doctrina que establece que Raúl Castro es el único que puede promover los cambios y que la oposición no existe".

Cambiando la Constitución

Payá creó el Movimiento Cristiano Liberación aprovechando su privilegiado espacio dentro de la Iglesia Católica. Más tarde inició el proyecto Varela que presentó al Parlamento cubano 11.000 firmas para realizar un referéndum que promueva cambios constituciones.

Los parlamentarios las recibieron y más tarde contestaron que no consideraban necesario realizar la consulta. Sin embargo, Fidel Castro respondió con un referéndum que reformó la Constitución y estableció el socialismo como principio inamovible de la Carta Magna.

Otros disidentes, como el abogado René Gómez Manzano, criticaron en su momento al Proyecto Varela. A su juicio la oposición no tenía nada que esperar de un Parlamento compuesto mayoritariamente por militantes del Partido Comunista.

Oswaldo Payá

Oswaldo Paya entrega las firmas de su proyecto en el Parlamento cubano.

Payá coordinó sus acciones con otros grupos de la disidencia, en propuestas como el Programa Transitorio para un cambio político en Cuba, Concilio Cubano y el manifiesto Todos Unidos, pero nunca duró mucho tiempo dentro de estos proyectos unitarios.

Un líder controversial

Con la pérdida de Oswaldo Payá Sardiñas, la oposición se queda sin uno de sus líderes más conocidos nacionalmente. Aunque sus militantes no lleguen a los 20.000 en todo el país, su movimiento era el grupo opositor interno con mayor base social.

Internacionalmente, era una figura también controversial. El exilio más radical de Miami lo calificaba de blando, mientras los sectores moderados lo cuestionaban por no criticar abiertamente el embargo económico de EE.UU. contra Cuba.

Tal vez la acción internacional que más sorpresa despertó fue la carta de felicitaciones que el líder opositor democratacristiano envió a los golpistas venezolanos que intentaron derrocar al presidente Hugo Chávez en 2002.

Oswaldo Payá era un hombre de familia y de trabajo, poseía una fuerte personalidad y seguridad en sus puntos de vista pero sabía escuchar.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.