BBC navigation

En busca del pasado perdido de China

Última actualización: Domingo, 22 de julio de 2012
Foto de 1904

Casi todas las imágenes del pasado chino están en la actualidad fuera del país.

Hace doce años un estudiante chino tocó la puerta de Robert Bickers.

El joven había venido a estudiar al poeta romátnico John Keats, pero le habían dicho que Bickers, profesor de la Universidad de Bristol, era historiador y especialista en las relaciones sinobritánicas.

Este estudiante había recibido una beca para viajar al Reino Unido con instrucciones específicas de buscar fotografías de su centro de estudios, la Universidad de Pekín.

"Es que no tenemos ninguna", le había dicho su profesor.

En la actualidad, la pasión por las fotos antiguas parece haberse apoderado de China. Y este apetito por las imágenes del pasado ha dado como resultado un marcado aumento en las ventas de los libros con fotografías históricas.

Estas clase de imágenes son raras en China, le explicó Bickers a la BBC. Debido a los eventos acontecidos en el país durante el siglo XX, la mayoría fueron destruidas ya sea por la guerra, la invasión o la revolución. El gobierno de Mao Zedong consideraba el pasado como una época oscura que debía ser borrada para dar lugar a una nuevo país.

La Revolución Cultural de finales de la década del 60 terminó el trabajo.

"Si eras precavido, sabías que tenías que destruir tus fotos familiares antes de que los Guardias Rojos viniesen y hallasen evidencia de tu pasado burgués y contrarrevolucionario, cuando podías estar tomando café en un bar de moda", dice Bickers.

Fotos de vacaciones, de bodas o de bebés podían ser todas ellas incriminatorias. Por esta razón, muchos destruyeron sus colecciones familiares, borrando en el proceso 150 años de historia.

Pero ahora, China está abriendo sus horizontes, mirando a Occidente en busca de su pasado, intentando recuperar su historia cosmopolita.

Después de las protestas de la Plaza de Tiananmen en 1989, los líderes chinos concluyeron que los jóvenes no apreciaban lo que el Partido Comunista había hecho por China. Y, para cambiar esta percepción, diseñaron una nueva política educativa bautizada "Movimiento de Educación Patriótica". La locura por las fotos antiguas está directamente vinculada con este movimiento.

Imágenes controvertidas

Foto tomada en 1910 en Hong Kong

Esta imagen fue tomada en 1910 en Hong Kong.

El problema es que es casi imposible encontrar esta clase de fotos en el país. Se encuentran en los áticos y los armarios de los extranjeros -muchos de ellos británicos- cuyas familias vivieron y trabajaron alguna vez en China y que se llevaron sus fotos cuando se fueron.

Bickers ahora trabaja en un proyecto para reunir estas fotos y ponerlas a disposición del público de forma gratuita.

El historiador comenzó publicando en la web una lista de 2.000 policías británicos que habían trabajado para la Policía Municipal de Shangai.

Sus parientes se pusieron en contacto con él y le enviaron las fotografías que tenían.

"Eran fotos de la sociedad china, de su cultura y su gente que nunca antes había visto", cuenta Bickers.

Los británicos -comerciantes, misionarios, funcionarios de aduana, policías- estaban por todas partes, incluso en áreas remotas donde nadie antes había llegado con una cámara.

Algunas colecciones, como las de Tita Hayward y Audrey Gregg, registran una vida frívola y privilegiada. Las fotos muestran cómo los niños pasaban la mayor parte del tiempo en compañía de los sirvientes, mientras sus padres estaban ausentes por asuntos de negocios o en reuniones sociales.

Otras imágenes, como las tomadas por el policía William Amstrong, son controvertidas. Mientras la propaganda comunista repetía que los campesinos estaban pasando hambre y eran infelices, en las fotos -de la década del 20- se los ve rebosantes de salud y contentos.

En otras fotografías se puede apreciar un paisaje que ya no existe: el rápido crecimiento urbano reemplazó los antiguos edificios históricos y los viejos barrios con rascacielos.

El pasado escondido en las maletas

Fu Binchang

El diplomático Fu Bingchang, a la izquierda, era un apasionado de la fotografía.

Uno de los tesoros de la colección es una serie de fotografías tomadas por el político y diplomático chino Fu Bingchang que tenía un talento particular para la fotografía.

Cuando el gobierno nacionalista cayó en 1949, fue enviado al exilio. Pero antes de partir se encargó de enviar sus documentos y material fotográfico a Francia.

Bingchang nunca volvió a reencontrarse con sus cosas, pero a principios de los 70, su hijo Johnny recibió un llamado de un antiguo secretario de su padre. Éste lo invitó a su casa en un suburbio parisino donde vivía desde hace 20 años.

Allí Johnny descubrió una docena de maletas de cuero repletas de fotografías, diarios y pinturas de su padre.

"Yo tenía 12 años y vivía en Macao (en la costa sur de China) cuando los japoneses atacaron", recuerda Johnny, que ahora tiene 83 años de edad y vive en el Reino Unido.

"Tuvimos que salir corriendo por el puesto que tenía en ese entonces mi padre. Nos vimos obligados a caminar por siete días sin parar, bebiendo agua de los arrozales".

Bickers calcula que uno de cada diez británicos tiene alguna conexión histórica con China y espera que estos individuos quieran añadir sus fotos a la colección.

"Estas imágenes son un legado involuntario de ese período de humillación nacional y de la supremacía británica en China".

"Siento que esto es un acto de restitución histórica: devolverle a China algo que se le sacó y que ahora está aquí".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.