BBC navigation

Irán: ¿por qué las sanciones de EE.UU. duelen más que las de Europa?

Instalación petrolera iraní

Este domingo entró en vigor el embargo de la Unión Europea de importaciones de petróleo desde Irán.

La medida forma parte de los cada vez mayores esfuerzos de la UE y Estados Unidos para incrementar la presión sobre Irán en torno a su programa nuclear.

La ofensiva de Bruselas y Washington ha tenido un impacto significativo en Teherán.

Los cálculos varían, pero los analistas sugieren que, en general, las exportaciones de petróleo de Irán podrían haberse reducido hasta en un millón de barriles diarios. Eso es un 40% menos en comparación con el promedio de los niveles de 2011.

En consecuencia, los ingresos por las ventas de petróleo se han reducido también, aunque por el momento no hay indicios de que las sanciones estén obligando a Teherán a replantearse sus controvertidas actividades nucleares.

El embargo de la Unión Europea podría suponer un duro golpe para Irán ya que este país exportó el año pasado el 23% de su petróleo a la UE, principalmente a Italia y Grecia.

Lo que hace que el alcance de las sanciones de la UE sea aún mayor, es que ahora no se permite a ninguna empresa europea ofrecer servicios financieros o de seguros para ayudar en la venta o transporte de petróleo iraní y productos derivados del petróleo.

Esto significa que muchas líneas navieras cuyos seguros de buques están tramitados en Londres tendrán que buscar arreglos alternativos o poner fin por completo a las exportaciones iraníes de petróleo o de crudo.

Sanciones a los importadores

El embargo europeo se añade a una serie de medidas de EE.UU. para tratar de persuadir a los clientes más importantes del petróleo iraní en Asia a que disminuyan sus compras.

China, India, Japón y Corea del Sur han reducido las compras en los últimos meses y hace unos días Seúl informó que pondrá fin por completo a las importaciones procedentes de Irán a partir de julio.

Corea del Sur, la cuarta economía de Asia, es uno de los principales compradores de petróleo iraní de la región.

El arma en los esfuerzos de Estados Unidos para implementar sanciones contra Irán es la amenaza de medidas contra las instituciones financieras de cualquier país que Washington considere no está haciendo suficiente para reducir su dependencia del petróleo iraní.

Esto ha llevado a una carrera para encontrar proveedores alternativos para cubrir al menos una parte de las importaciones iraníes.

En consecuencia, Washington ha emitido dispensas a unos 20 países, que han estado reduciendo sus compras de crudo iraní, absolviéndolos de las sanciones financieras, incluyendo más recientemente a China y Singapur.

Para algunos países europeos, reducir su dependencia del petróleo iraní no ha sido fácil.

Como dice el profesor Paul Stevens, investigador de Chatham House, "los principales importadores de crudo iraní eran Italia y Grecia y ambas han sido dañadas".

Búsqueda de nuevos proveedores

"En particular, Grecia se ha visto afectada porque estaba recibiendo el crudo iraní con unas condiciones muy favorables que es poco probable que puedan ser igualadas por ningún otro proveedor", afirma.

Pero Stevens se pregunta si el impacto ha sido en realidad más amplio.

"Podría decirse que toda la UE ha sufrido porque el anuncio del embargo ha creado de inmediato fricciones del precio en el mercado global".

"Grecia se ha visto afectada porque estaba recibiendo el crudo iraní con unas condiciones muy favorables, que es poco probable que puedan ser igualadas por ningún otro proveedor"

Paul Stevens, investigador de Chatham House

"La prisa de los importadores europeos para buscar proveedores alternativos aumentó los precios del petróleo en US$ 10 a US$ 15 por barril".

Sólo en las últimas semanas esta "prima de embargo", empezó a desaparecer a medida de que se ha resuelto el problema de los nuevos proveedores, y Arabia Saudita, en particular, aumentó su producción.

Entonces, ¿qué ocurre con los efectos sobre los precios del petróleo una vez que estas nuevas sanciones de la UE entraron en vigor?

"Probablemente habrá una muy pequeña respuesta inmediata en el precio", dice el profesor Stevens, pues "el mercado ha absorbido ya la información".

"Mucho dependerá de la reacción de Irán", añade.

"Sin embargo, no espero fuegos artificiales (literal o metafóricamente) de inmediato".

"En el mediano plazo el mercado está buscando cada vez más un exceso de oferta, por lo que es poco probable que se produzca un aumento en la presión sobre los precios".

Así que las importaciones europeas de petróleo iraní se paralizaron y la mucho más importante presión de EE.UU. está animando a los grandes clientes asiáticos de Irán a reducir sus compras.

"El juego de culpas"

Sin embargo, las sanciones colectivas, aunque sin duda están golpeando a la economía iraní, no parecen estar teniendo el efecto político deseado.

Nigel Kushner, de Whale Rock legal, es un abogado con sede en Londres especializado en materia de sanciones.

Él cree que las sanciones de la UE de julio son significativas, no tanto por la presión que ponen sobre Teherán, sino "como un hito de que las sanciones no están teniendo el efecto deseado".

"También hay una sensación de que a la UE le está saliendo el tiro por la culata", dijo.

"En el mediano plazo el mercado está buscando cada vez más un exceso de oferta, por lo que es poco probable que se produzca un aumento en la presión sobre los precios"

Paul Stevens, investigador de Chatham House

La UE estaba "colgando esta amenaza de prohibición de petróleo sobre la cabeza de Irán con la esperanza de que animaría a Teherán negociar de una manera significativa. Fracasó".

El experto también cree que la presión de Washington está realmente perjudicando a Irán, más que las medidas de la UE.

"La influencia que la UE tiene se empequeñece por el éxito relativo de EE.UU. en lograr convencer a los que compran el crudo iraní a reducir sus adquisiciones y hacer bajar el precio", señala.

Es esta presión, argumenta, la que está perjudicando a Irán y está reduciendo sus ingresos en moneda extranjera.

"El peligro es que Irán desea aumentar sus ingresos", advierte.

"¿Qué mejor que una mini-conflagración en la región para lograr eso? Si el precio general del petróleo se pone por las nubes, entonces Irán seguramente podría exigir renegociar un precio más alto del crudo que vende".

Así que las tensiones en la región podrían aumentar de nuevo. Muchos analistas son escépticos sobre los avances en las conversaciones nucleares entre Irán y las grandes potencias.

Un analista, Trita Parsi, dijo que los esfuerzos diplomáticos en el disputado programa nuclear de Irán se encuentran en "cuidados intensivos".

Al tiempo que las sanciones empiezan a hacer efecto, Irán y los demás participantes tendrán que decidir si resulta algo positivo de las negociaciones.

Parsi cree que el "juego de culpas", como él lo llama, ya ha comenzado.

¿Podríamos estar, una vez más, ante un largo y caluroso verano de tensiones en el Golfo?

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.