El ABC del ahorro en tiempos de inflación

Última actualización: Lunes, 2 de julio de 2012
Cambiando pesos por dólares en Argentina

En las últimas décadas muchos argentinos se acostumbraron a un método muy básico de ahorro: comprar dólares y guardarlos bajo el colchón.

Como le dijo a BBC Mundo la ex ministra de Economía Felisa Miceli (2005-2007), este sistema se impuso porque los argentinos tienen "memoria histórica y recuerdan que cada diez años hay alguna crisis económica".

El llamado "corralito" de 2001, en el que se le prohibió a los ciudadanos retirar su dinero del banco, y la consiguiente "pesificación" de los depósitos en dólares diezmaron la confianza en el sistema bancario.

Y el aumento de la inflación, que en los últimos cinco años se colocó entre el 22 y el 24% anual (a pesar de lo que dicen las cifras oficiales que estiman menos de la mitad de esa cifra) ahondó la tendencia de ahorrar en dólares.

Sin embargo todo cambió a finales de 2011, cuando el gobierno argentino impuso rígidas restricciones a la compra de divisas. Desde ese momento los argentinos tuvieron que diseñar una nueva forma de ahorrar.

Ver: clic Qué se logró con las restricciones cambiarias en Argentina

"Como los pesos pierden valor rápidamente por la inflación la gente prefiere usarlos para adelantar gastos futuros"

Jorge Colina, economista

Muchos optaron por volcar los sobrantes de sus ingresos en el consumo, en especial en la compra de autos y electrodomésticos, una de las pocas cosas para las que se ofrecen créditos y generosas cuotas sin interés.

"Como los pesos pierden valor rápidamente por la inflación la gente prefiere usarlos para adelantar gastos futuros, en especial comprando bienes durables", le explicó a BBC Mundo el economista Jorge Colina, del Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa).

"De esta forma pagan menos de lo que pagarían si esperan para comprarlo más adelante y tienen un bien que pueden vender si necesitan dinero. De paso disfrutan del producto que compraron", agregó.

El negocio del auto usado

Fue con esta lógica que nació una de las formas de ahorro más populares del momento: la venta de autos usados.

Yo no hago lo que quiero con mi plata, dice un cartel

Los argentinos no se resignan, protestan y encuentran maneras de lidiar con la situación.

Mientras que históricamente un auto nuevo perdía entre un 20 y un 30% de su valor apenas salía de la concesionaria, la alta inflación creó una situación insólita: autos que ya casi no se desvalorizan con el paso del tiempo.

Así lo reflejó un estudio de la consultora económica Abeceb.com, que muestra que al cabo de tres años de uso los autos pueden venderse por hasta un 37% más de lo que se pagó cuando se lo compró nuevo.

Si bien a primera vista parece el negocio perfecto (¡uno puede disfrutar de un auto nuevo y ganar dinero cuando lo vende!) la realidad no es tan ideal.

"Aunque al venderlo usado uno obtiene más dinero del que pagó cuando lo compró nuevo, el valor de esos billetes se redujo debido a la inflación", explicó la economista de Abeceb.com, Belén Olaiz.

A pesar de que el precio de los autos usados aumentó en promedio 9,1% durante los últimos tres años -según la consultora-, el alza general en los precios fue más del doble, por lo que la ventaja es sólo nominal.

Competir contra la inflación

Algo similar ocurre con los ahorros en los bancos: con una tasa de interés del 12%, los pesos invertidos en plazos fijos pierden mitad de su valor contra la inflación año a año.

Seguramente eso explique por qué más del 90% de los plazos fijos en bancos argentinos son colocados a menos de 60 días.

Casa de cambio en Argentina

Los argentinos se habían acostumbrado a ahorrar en dólares.

"Las personas depositan su dinero allí por tiempo corto mientras deciden cómo invertirlo en algo más redituable", opinó Colina.

A comienzos de junio, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció por cadena nacional que iba a pasar todos los dólares que posee (unos 3 millones, según su declaración jurada) a un plazo fijo en pesos.

"Es más rentable tenerlo en pesos que en dólares", aseguró la mandataria, que con su gesto buscó crear confianza en la moneda local, como parte de una estrategia oficial que busca "desdolarizar" la economía.

Ver: clic Argentina trata de "desdolarizar" su economía

Si uno mira las estadísticas podría pensar que el llamado de la presidenta tuvo efecto: en el último mes los plazos fijos en pesos tuvieron un aumento interanual de más del 30%.

Sin embargo, expertos como Colina creen que ese salto refleja no tanto una apuesta de los argentinos por el peso sino una respuesta de ahorristas con pocas alternativas.

"Mientras que en países como Chile los plazos fijos privados en pesos equivalen al 90% de Producto Interno Bruto, en Argentina apenas alcanzan al 7% del PIB", afirmó el economista, relativizando la popularidad de este mecanismo de ahorro.

En la práctica, la mayoría de los ahorristas argentinos utilizan los bancos no para invertir su dinero sino para protegerlo.

"Ya no hay cajas de seguridad disponibles en las entidades financieras. Ante el temor de una nueva pesificación de depósitos, muchos ahorristas retiraron sus dólares de sus cuentas y los resguardaron en cajas de seguridad", afirmó Olaiz.

Opciones creativas

Ante un panorama con pocas alternativas de ahorro, algunos argentinos recurrieron a la creatividad para hacerse de divisas.

Las fuertes restricciones a la importación de bienes impuestas por el gobierno este año (con la intención de mantener el superávit comercial y de esta forma frenar la salida de dólares) dieron pie a un floreciente mercado negro de reventa de productos, sobre todo de electrónicos.

Ver: clic Argentina se mueve hacia una economía de puerta cerrada

Oferta en tienda, en dólares y reales

Oferta en tienda, en dólares y reales... en vez de los devaluados pesos.

El "negocio" es aprovechar un viaje al exterior para comprar con tarjeta de crédito productos que ya no se están consiguiendo en el país (como algunos tipos de teléfonos inteligentes y tablets) y luego revenderlos a cambio de dólares en efectivo a conocidos o a través de sitios de venta online.

De esta forma, el viajero paga lo que compró en pesos y a una tasa de cambio oficial (un 30% más baja que el dólar paralelo o negro). Claro, eso es si no excede el límite de US$300 en gastos permitidos por la Aduana.

De ser así, los agentes del fisco –que están particularmente atentos desde que comenzaron las restricciones- imponen multas por el 50% del valor de lo comprado, y ahí se terminó el negocio.

A través de las redes sociales también se difunden diversas fórmulas que pueden usar los viajeros para hacerse de dólares en el extranjero. Una de las más populares es la de los "dólares casino".

"Andá al casino y comprá fichas con tu tarjeta de crédito. Después devolvelas sin jugar, traete los dólares y pagá tu resumen a dólar oficial", instruyó a través de su cuenta en Facebook Gustavo, un joven empresario, a un amigo que viajaba a Miami.

Problema de fondo

Pero más allá de las ocurrencias, la mayoría de los analistas coincide en que las opciones de ahorro en este momento son muy pocas.

La inflación no sólo se está "comiendo" los ahorros en pesos. También está reduciendo el número de personas que pueden ahorrar.

Según la Encuesta de la Deuda Social Argentina realizada por la Universidad Católica Argentina (UCA), más del 37% de los hogares con niños no tienen ingresos suficientes para cubrir su consumo habitual.

Por eso, muchos sostienen que los problemas económicos del país no se resolverán con restricciones sino reduciendo los índices de inflación.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.