BBC navigation

La mayor ciudad de EE.UU. que enfrenta la bancarrota

Última actualización: Miércoles, 27 de junio de 2012

Una ciudad muy estadounidense de la que muchos quieren irse.

La ciudad de Stockton, en el estado de California, está a punto de convertirse en la localidad estadounidense más grande en declararse en bancarrota.

"Es la decisión más difícil y tortuosa que he enfrentado", le dijo la alcaldesa Ann Johnson al cabildo municipal, que respaldó la medida.

Sin embargo, añadió, es necesaria para dar comienzo al proceso de recuperación.

La ciudad portuaria de 290.000 habitantes, ubicada a 144 kilómetros al este de San Francisco, sufrió considerablemente durante la crisis del mercado inmobiliario en Estados Unidos.

Acogerse al llamado "capítulo 9" de la ley estadounidense, que contempla la situación de bancarrota, le permitirá a la ciudad mantener a sus acreedores a raya mientras sigue pagando por servicios básicos como los departamentos de policía y bomberos.

Vacas gordas y flacas

Algunos camiones de bomberos llevan polvo en las estaciones, a falta de quien los opere.

El boom inmobiliario fue bueno para Stockton. Inundada de dinero proveniente de impuestos sobre la propiedad, la ciudad desarrolló su ribera, con un puerto deportivo y un complejo de instalaciones recreativas y negoció generosos beneficios de salud y pensiones para los empleados municipales.

Pero en los últimos tres años, las autoridades han tenido que manejar un agujero fiscal de US$90 millones, a través de una serie de recortes drásticos.

En concreto, se deshicieron de un cuarto de la fuerza policial, un tercio de los bomberos y cerca del 40% de los demás empleados. También redujeron salarios y beneficios.

La tasa de desempleo y crímenes violentos ahora figura entre las más altas de la nación. Una de cada 195 casas fueron objeto de ejecución hipotecaria el mes de mayo, de acuerdo con RealtyTrac, un sitio que mantiene una base de datos sobre inmuebles reposesionados y en subasta.

Cerca del 15% de la población no tiene trabajo, lo cual equivale al doble del promedio nacional.

Edificios públicos han sido retomados por los bancos. El ayuntamiento iba a mudarse a una nueva sede, pero desde que Stockton se quedó sin dinero, la edificación también fue objeto de ejecución hipotecaria.

Abandonar el barco

Mike Brooking, un nativo de Stockton de 50 años dueño de una cafetería, le echa la culpa a las autoridades municipales. Dice que empezaron a pagar pensiones y beneficios mucho más allá de lo aconsejable.

"Le dieron a los empleados, y su familia, servicios de salud aún después de dejar sus trabajos", señala Brooking.

"¡Aún a personas que estuvieron empleadas por un solo mes. La municipalidad no podía pagarlo entonces y no puede pagarlo ahora. Nadie goza de tales garantías", añade.

Como consecuencia de los recortes, se queja, los delincuentes andan de su cuenta y no hay empleo.

George Estrada, de 35 años, quien solía trabajar en una tienda de regalos en la misma calle de la cafetería de Brooking, apunta que es muy difícil encontrar trabajo. "Todos quieren irse de la ciudad", asegura.

Stockton está situada en el corazón de una de las regiones agrícolas más productivas de Estados Unidos.

La ciudad fue construida cerca del río San Joaquín, adonde los productos de los campos californianos son llevados para transporte.

Stockton siempre vivió de la agricultura, pero Estrada, como otros jóvenes con altos niveles de educación, no están interesados en trabajar los ardientes campos de California recogiendo cerezas o almendras.

Crimen

La municipalidad invirtió fuertes sumas de dinero en desarrollar el frente del río.

Estrada es uno de quienes quieren irse. Está buscando trabajo en la zona de San Francisco. Dice que lo más duro de vivir en Stockton es el alto índice de criminalidad.

"Efectivamente, se han incrementado los casos de crímenes violentos", ratifica Joe Silva, un veterano con 16 años de experiencia en la fuerza policial.

Según Silva, el año pasado se produjo una cifra récord de 58 homicidios. Pero se espera que 2012 la supere ampliamente. Pasado solo medio año ya se han registrado 31 asesinatos, frente a 17 en la misma época el año anterior.

En 2008, la ciudad tenía presupuesto para 441 oficiales de policía. Hoy tiene 317.

Silva dice que esta semana se espera el ingreso de más uniformados, así como la implementación de una estrategia para patrullar los vecindarios más peligrosos de Stockton.

Se espera que los cambios saquen a la ciudad de la lista de "Ciudades más miserables de Estados Unidos", compilada por la revista Forbes.

La situación parece haber mejorado, aunque no lo suficiente: en 2011 ocupó el número 11 en la lista. En 2010 había sido la número 1.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.