La OTAN, árbitro del conflicto entre Turquía y Siria

Última actualización: Martes, 26 de junio de 2012
Labores de rescate

Se difuminan las esperanzas de encontrar a la tripulación del jet derribado con vida.

Turquía anunció que este martes dará a conocer las medidas que adoptará tras el derribo de uno de sus aviones militares por parte de la artillería siria, un incidente que ha definido como "una seria amenaza" para la seguridad de la región.

Al mismo tiempo, los miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) se diponen a debatir este martes en una reunión extraordinaria sobre la escalada de tensión entre ambos países, que subió un nivel después de que el gobierno de Ankara asegurara que sus vecinos sirios habían disparado contra un segundo avión.

En este caso se trataba de una de las aeronaves que participaba en las tareas de rescate del jet derribado por Siria el pasado viernes.

El viceprimer ministro turco Bulent Arinc dijo que el avión de búsqueda y rescate, de la empresa CASA, no fue derribado.

Cruce de acusaciones

En una conferencia de prensa televisada, Arinc advirtió que Siria no quedará impune por estos ataques aunque añadió que Turquía no tiene intención de emprender acciones militares.

Reunión extraordinaria de la OTAN

La OTAN discute este martes el derribo del jet en una reunión convocada por Turquía, estado miembro de la Alianza.

La convocatoria se realiza según el artículo 4 del Tratado de Washington, que establece que un miembro de la OTAN puede llamar a consultas a sus socios cuando sienta que su intergridad territorial ha sido amenazada.

El artículo 4 es más leve que el 5, que contempla una acción de la OTAN en caso de que uno de sus miembros sea atacado.

La última vez que se recurrió al artículo 4 fue en 2003, también a petición de Turquía, por tensiones con Irak.

El artículo 5 fue invocado por última vez meses después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en Estados Unidos.

Respecto al F-4 derribado el viernes, el viceprimer ministro turco reiteró que su gobierno no tiene duda de que "los sirios dispararon intencionadamente nuestro avión en el espacio internacional".

"Los hechos en nuestro poder muestran que nuestro avión fue alcanzado por un misil guiado por láser", manifestó.

Arinc denunció que tomar como objetivo un avión de esta manera, sin ninguna advertencia, "es un acto hostil de primer orden".

También dijo que Turquía decidirá en los próximos días si frena la exportación de electricidad a Siria, una medida que, según explicó, no se había adoptado aún por "razones humanitarias".

Por su parte, Siria insiste en que el jet fue alcanzado mientras volaba dentro de su espacio aéreo.

El portavoz del canciller sirio, Jihad Makdissi, dijo que la localización de los restos demostrará sus alegaciones y subrayó que, aunque el avión hubiera sido sirio, habrían tenido que derribarlo.

Además, las autoridades de Damasco niegan el uso de misiles y sostienen que los disparos se produjeron desde una batería antiaérea sin radar con un alcance de tan sólo 2,5 km.

Qué versión creer

Avión derribado de Turquía

La artillería siria derribó un avión militar turco el pasado martes.

El experto en cuestiones de seguridad y defensa, Charles Heyman, entrevistado por la BBC, consideró que ninguno de los dos países está siendo cien por cien fiel a la verdad.

El analista británico es escéptico ante las versiones de turcos y sirios.

Según Heyman, el avión turco probablemente sobrevolaba Siria en una operación para recabar datos sobre la localización de los radares y misiles sirios y es posible que sí estuviera en el espacio aéreo sirio en el momento de ser derribado.

En cuanto a las explicaciones del gobierno de Damasco, a Heyman le resulta difícil de creer que una batería antiaérea fuera capaz de detectar este avión, dispararlo y destruirlo, y opina que lo más probable es que fuera derribado por un misil.

Estas máquinas, asegura Heyman, no tienen permiso para disparar hasta que no hay constancia de que están ante un avión hostil y se necesita una autorización para el disparo, a nivel del Ministerio de Defensa.

Respuesta contenida

Piloto turco

Turquía ha descartado emprender acciones militares contra Siria.

A la reunión de la OTAN de este martes convocada por Turquía se une una carta que el gobierno de Recep Tayyip Erdogan ha enviado al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas para denunciar que el derribo de su jet supone una seria amenaza para la paz y la seguridad en la región.

Barbara Plett, enviada de la BBC a Naciones Unidas, aclara que la carta no le pide al Consejo que tome ninguna acción.

En esta misma línea, un oficial occidental de alto rango en ONU señaló que no espera una respuesta militar ni de Ankara ni de la OTAN.

Tanto la jefa de la diplomacia europea, la británica Catherine Ashton, como el ministro de Relaciones Exteriores de Alemania, Guido Westerwelle, llamaron a la calma y pidieron una respuesta contenida por parte de Turquía.

El periodista de la BBC en Estambul, Jonathan Head, considera que Turquía busca conseguir el máximo apoyo de sus aliados, aunque cree que sus opciones reales de mostrar a Siria su enfado son limitadas.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.