Ponen en duda que la Amazonía hubiera estado habitada

Última actualización: Viernes, 22 de junio de 2012
Amazonas

Según la investigación, no hubo mucha presencia humana en la amazonia prehistórica.

Un reciente estudio sobre la densidad de población de la Amazonía rechaza las teorías recientes que en épocas precolombinas la selva estuvo intensamente intervenida por la presencia humana y que pudo recuperar su biodiversidad en los siglos subsiguientes.

Una escuela de arqueólogos y paleoecólogos sostiene que amplias extensiones de la selva amazónica -incluyendo zonas alejadas de los ríos- hubo significativos asentamientos humanos que ocuparon y modificaron la tierra.

Pero investigadoras del Instituto Smithsonian en Washington y del Instituto Tecnológico de Florida concluyeron, tras un análisis profundo de suelos, que la amazonia permaneció en gran parte intacta antes de la llegada de los europeos y que no hay evidencia que los bosques tropicales no sean frágiles o que puedan recuperarse tras uso intenso.

La doctora Dolores Piperno, del Museo Nacional de Historia Natural y el Instituto de Investigación Tropical del Smithsonian, -coautora del informe- sostiene que se debe hacer un replanteamiento de las presunciones en las que los científicos se basan para formular modelos sobre cambios ecológicos futuros.

Teorías y suposiciones

Dra. Dolores Piperno

La doctora Dolores Piperno analizó las muestras de suelo para la presencia de carbono vegetal y fitolitos.

La pregunta de cuánta gente vivió en la prehistoria del amazonas ha sido debatida durante mucho tiempo.

Las opiniones antiguas consideraron que las selva de esa región estuvo escasamente ocupada por humanos que, además, no tenían en su haber sistemas extensos de agricultura.

Pero tras descubrimientos arqueológicos de importantes asentamientos humanos permanentes en algunas zonas de la selva, particularmente a lo largo de ríos y sus afluentes, se empezó a plantear que la mayoría de la amazonia estuvo ocupada e intensamente modificada en la prehistoria.

"El planteamiento que la biodiversidad actual surgió de este proceso de intervención humana en lugar de una evolución natural ecológica es incorrecto"

Doctora Dolores Piperno, Instituto Smithsonian

Esa teoría, enarbolada por científicos modernos, es la que ha quedado plasmada en los medios que distribuyen esa información a las masas y tiene implicaciones "no solo en lo que es la ecología prehistórica sino lo que causó los cambios de gases invernadero en el pasado y lo que podría causarlos en el futuro, y lo resistente que es la selva a esas alteraciones", dijo la doctora Piperno a BBC Mundo.

La científica señala que la gran mayoría de la amazonia no ha sido estudiada para evidencia arqueológica o reconstrucción de lo que era la ecología antigua, particularmente en lo que denomina la selva interfluvial, aquella que está alejada de los ríos y que contienen la mayoría de la biodiversidad.

"Quisimos hacer un estudio empírico en las zonas interfluviales y otras, cerca de los ríos, que no habían sido investigadas para ver cuánta densidad humana y su impacto sobre el suelo podría descubrirse".

Carbón y fitolitos

Crystal McMichael (der.) y su asistente Monica Zimmerman

Crystal McMichael (der.), tomó muestras del suelo amazónico durante cuatro años.

Crystal McMichael, paleoecóloga del Instituto Tecnológico de Florida (FIT) realizó una investigación intensa durante cuatro años en extensas áreas de la selva, excavando y tomando muestras del suelo para analizar la presencia de carbono vegetal y fitolitos.

Esos elementos, cuando están incorporados al suelo, dan cuenta de si el manto selvático estuvo talado y despejado por algún período significativo, lo que sirve para determinar si la tierra fue cultivada o si permaneció intacta a lo largo del tiempo.

"A medida que nos alejamos de los ríos, las señales de intervención humana representada en el carbón vegetal y fitolitos disminuyen"

Crystal McMichael, Instituto Tecnológico de Florida

"Empezamos tomando muestras de lugares con asentamientos arqueológicos conocidos y con presencia de tierras negras, la tierra enriquecida por las culturas precolombinas", explicó McMichael. "Lo hicimos ahí para asegurarnos de que nuestros métodos de análisis fueran sensibles a la presencia de carbón y fitolitos en otras áreas".

Con ese sistema se fueron a otras zonas no exploradas, incluyendo las regiones interfluviales.

"A medida que nos alejamos de los ríos, las señales de intervención humana representada en el carbón vegetal y fitolitos disminuyen", descubrió la científica de FIT.

La doctora Piperno, que hizo el análisis de las muestras de suelos, expresó que no encontró registros de fitolitos y cientos de muestras y muy poco del carbón vegetal.

Lo que la evidencia le mostró fue la imagen de una selva poco habitada y poco explotada por humanos, echando por tierra la teoría que la selva pudo haber sido devastada hace 500 años y que se regeneró después.

Fragilidad

La evidencia recopilada tiene varias implicaciones, según la investigadora del Smithsonian.

"El planteamiento que la biodiversidad actual surgió de este proceso de intervención humana en lugar de una evolución natural ecológica es incorrecto", indicó.

"La mayoría de los bosques que analizamos no habían estado intervenidos por humano", añadió, "así que no se debe presumir sin evidencia empírica que un bosque tropical puede recuperarse bien después de una importante intervención humana".

"Para nosotros no hay evidencia de que los bosques tropicales no son frágiles y que pueden recuperarse después de un período de uso intenso"

Doctora Dolores Piperno, Instituto Smithsonian

Hay una tercera implicación que tiene que ver con lo que ocasionó los cambios de carbono y metano en la atmósfera. Basados en la teoría de la modificación del suelo por humanos, una corriente de científicos supone que los registros bajos y altos de carbono y metano corresponden a la presencia humana en la selva y luego su abandono después de la conquista.

"Esas presunciones que se usan para generar modelos futuros deben ser estudiadas otra vez", advirtió Dolores Piperno.

"Para nosotros no hay evidencia de que los bosques tropicales no son frágiles y que pueden recuperarse después de un período de uso intenso", concluyó.

Por su parte, Crystal McMichael reconoce que los que científicos que creen en la densa presencia humana en la selva no recibirán la noticia con beneplácito. No obstante, "podríamos llegar a un camino intermedio en aceptar que hubo grados de intervención humana, documentados en ciertas zonas, pero esto no puede aplicarse a otras áreas donde no vivían".

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.