¿Llegó el fin de los "trolls"?

Última actualización: Miércoles, 13 de junio de 2012
facebook troll

Muchos se quejan de la agresividad de algunos usuarios de redes sociales.

Aunque usted tal vez no sepa a qué se refiere el término, lo más probable es que sí haya tenido una experiencia cibernética que involucre a un troll.

Ser víctima de un ataque retórico vía internet es, hoy en día, un asunto de todos los días, un lugar común de la red.

Los trolls son los usuarios que aprovechan la libertad y la anonimidad propiciados por internet para insultar, denigrar o difamar.

clic Lea también: Trolling: qué es, quiénes lo hacen y por qué

Hay, por supuesto, trolls de diferentes características. No todos son un peligro para la sociedad y, según se ha discutido, las medidas que se puedan imponer para acabar con ellos pueden violar la libertad de expresión o perjudicar la trasparencia, la accesibilidad y el derecho al anonimato, conceptos que van de la mano con las propiedades democráticas que se le suelen atribuir a internet.

Así pues, diferentes entidades están pensando en formas para acabar con los troll. Estas son apenas dos –bastante diferentes en su concepción filosófica– de las soluciones que se han pensado para este fenómeno.

A través de la ley

"Los operadores de páginas de internet son responsables por todo lo que aparece en sus páginas, a pesar de que el contenido muchas veces es manejado por los usuarios. "

Ken Clarke, secretario de Justicia del Reino Unido

El gobierno del Reino Unido propuso este lunes una ley que obligaría a todas las páginas de internet que producen contenido para ese país –lo cual incluye páginas registradas por fuera de éste– a identificar a los usuarios que publican mensajes o videos difamatorios.

Para las autoridades, al difamado hay que garantizarle el derecho a saber quién lo está agrediendo. Por otro lado, argumentan que el derecho a la queja por parte de los usuarios que han sido víctimas de trolling en sus páginas puede ahorrarles eventuales demandas.

La ley busca acabar con incidentes como el que llevó a Sean Duffy, un joven británico de 25 años, a pasar 18 meses en la cárcel en septiembre de 2011. Entre otras ofensas, Duffy criticó en Facebook a una adolescente de 15 años que murió al chocar con un tren y a otra que supuestamente murió de un ataque de epilepsia.

"Los operadores de páginas de internet son responsables por todo lo que aparece en sus páginas, a pesar de que el contenido muchas veces es manejado por los usuarios", dijo el secretario de Justicia británico Ken Clarke.

Clarke dijo que las medidas que significarían el fin del "rumor calumnioso y la acusación".

Privacy International, una organización veedora de la privacidad, se quejó de que la ley puede violar el derecho a la privacidad de los usuarios. "Una buena cantidad de contenido publicado por trolls no es difamatorio, sino que constituye persecución, invasión a la privacidad o una opinión incómoda pero legal", le dijo la directora de comunicaciones Emma Draper a la BBC.

La ley puede llevar a que se revele información privada de usuarios que no necesariamente han difamado.

A través de la tecnología

Originalmente, la palabra 'trolls' se refería a seres sobrenaturales en la mitología nórdica.

Gawker Media es un conglomerado de blogs estadounidense. Si se reúne el tráfico de sus nueve publicaciones, 30 millones de personas lo visitan al mes, más o menos la misma cantidad que lee el New York Times.

Con publicaciones sobre tecnología (Gizmodo) o ciencia ficción (io9), el contenido de Gawker Media permite el uso de las malas palabras y suele publicar información pagada o recibida de fuentes anónimas.

Su presidente, el británico Nick Denton, ha asegurado en diferentes oportunidades que es una aproximación abierta al periodismo propio de internet y más dada al entretenimiento que a la información. Contenido, pues, que para algunos deja espacio a la agresión.

En abril Gawker lanzó un sistema de comentarios nuevo para sus páginas, Pow-Wow, con el que piensa acabar con el trolling. Según dijo el editor A.J. Daulerio en el momento del lanzamiento, la página desarrolló un algoritmo que permite que los usuarios puedan votar por los mejores comentarios, editarlos y curarlos. Con eso, el comentario más pertinente tiene más visibilidad en la fila de comentarios, que suelen llegar hasta 2.000.

El sistema también permite registrarse y publicar información de manera anónima.

Denton cree que el anonimato es una función importante de internet. "Es hora de que los filtradores y los encubiertos sobrepasen a los poseedores tradicionales de la información; y es hora de que sean objeto de crítica, no solo por reporteros, sino por sus lectores", señaló.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.