A dos años del Mundial, la preparación de Brasil genera dudas

Última actualización: Martes, 12 de junio de 2012
  • Belo Horizonte
    En Belo Horizonte, capital del estado sureño de Minas Gerais, el 'Minerao' es uno de los cuatro estadios ya listos. Su entrega está estimada para finales de 2012 y tiene capacidad para 65.000 espectadores. Fuente de todas las fotos: ministerio de Deportes de Brasil.
  • Brasilia
    El estadio 'Mane Garrincha' de la capital, Brasilia, está programado para ser la sede de la inauguración de la Copa de Confederaciones en 2013, un prefacio del Mundial.
  • Fortaleza
    El 'Castelao', en Fortaleza, capital Ceara, un Estado al noreste de Brasil, es el estadio cuya remodelación está más avanzada: el 62% está listo.
  • Rio de Janeiro
    El famoso 'Maracana', en Rio de Janeiro, será el escenario de la final de la Copa de Confederaciones en 2013.
  • Recife
    Con el 30% de los trabajos terminados, el 'Arena Pernambuco' de Recife será la plataforma de cinco partidos durante el mundial.
  • Salvador
    El estadio 'Fonte Nova' de Salvador, Bahía, tiene una mitad ya lista y está programado para ser entregado el final del 2012.
  • Cuiba
    El 'Arena Pantanal' en Cuiba, en el estado de Mato Grosso, tendrá una capacidad de 43.000 personas, incluidas unas graderías temporales para 18.000.
  • Curitiba
    El estadio de Curitiba, Arena da Baixada, está listo en un 10% y es el menos avanzado de todos.
  • Manaos
    En medio de la selva amazónica, en la ciudad de Manaos, el 'Arena Amazónica' tendrá una capacidad de 44.000 personas y será el escenario de cuatro partidos durante el Mundial.
  • Natal
    El 'Arena das Dunas', en Natal, al noreste en el estado de Rio Grande Do Norte, fue construido desde cero, remplazando el estadio 'Machadao'. Tendrá capacidad para 43.000, incluyendo 10.000 sillas removibles.
  • Porto Alegre
    En Porto Alegre, en el Rio Grande do Sul, el estado más al sur del país, el 'Arena Beira Rio' tiene programada su terminación a finales de 2013.
  • Sao Pablo
    El estadio 'Arena de Itaquera' de Sao Pablo, también conocido como el 'Itaquerao', hospedará el primer partido y la inauguración del Mundial.

Faltan exactamente dos años para que empiece el Mundial de fútbol y Brasil aún enfrenta fuertes reticencias sobre si puede o no llevar a cabo todas las obras prometidas antes de que se dé el pitazo inicial.

A pesar de las afirmaciones de los organizadores del Mundial, según las cuales los estadios estarán listos para 2014, el retraso en el calendario de las obras ha provocado una serie de contradicciones en el discurso del gobierno federal.

En una entrevista con BBC Brasil, el ministro de Deportes, Aldo Rebelo, dijo que por ahora el gobierno cree que todas las obras propuestas se entregarán en el plazo acordado.

"En la medida en que nos sea posible, encontraremos una solución", dijo el ministro. "Algunas de las obras no fueron diseñadas específicamente para la Copa del Mundo: forman parte del plan de inversiones en infraestructura."

"Pero nosotros no trabajamos, por ahora, con la hipótesis de que estas obras no se entregarán a tiempo", agregó.

El ministro de las Ciudades, Aguinaldo Ribeiro, dijo hace dos semanas que el gobierno trabaja con la posibilidad de retirar de la serie de responsabilidades que se habían previsto a algunas que no serían capaces de entregar a tiempo.

Según Ribeiro, por lo menos 15 de las 22 obras de movilidad urbana en cinco de las seis sedes de la Copa Confederaciones 2013, torneo que también acogerá Brasil como preludio al Mundial, no estarán listas para el evento.

"El mayor desafío siguen siendo los aeropuertos y la infraestructura de transporte urbano, ya que se ha hecho muy poco hasta ahora", le dijo Paulo Resende, coordinador de la Infraestructura y Logística en la Fundación Dom Cabral, a BBC Brasil

¿Listos para el despegue?

"Terminaremos pagando un precio muy alto por la Copa del Mundo, porque el gobierno tendrá que alcanzar los objetivos requeridos. Yo todavía tengo dudas sobre si este costo astronómico valdrá la pena al final."

Paul Resende, de la Fundación Dom Cabral

Una reciente investigación realizada por el Tribunal de Cuentas (TCU) indica que, para marzo de este año, el 4% de los US$3.100 millones de financiación de la Caixa Económica Federal (CEF) para las obras de infraestructura de transporte se había utilizado.

Y otra gran preocupación es la situación de los aeropuertos.

En 2011, más de 179 millones de pasajeros viajaron a través de 67 aeropuertos controlados por la Empresa Brasileira de Infraestructura Aeroportuaria (Infraero); 108 millones más que en 2003.

Para los expertos, las obras en aeropuerto de Guarulhos no van a estar listas en 2014.

Con una demanda creciente, las largas colas y las demoras son cada vez más frecuentes. En el aeropuerto internacional de Sao Paulo una fila de inmigración puede durar hasta dos horas.

Para Carlos Campos, un economista en el Instituto de Investigación Económica Aplicada (IPEA), muchas de las mejoras anunciadas a los aeropuertos no estarán listas para el Mundial.

"De los 11 aeropuertos de las ciudades anfitrionas con las obras propuestas en las terminales de pasajeros, ocho se encuentran todavía en la fase inicial del proyecto", dijo Campos a Brasil BBC.

"Eso significa que el gobierno tendrá que construir módulos temporales, más conocidos como 'puxadinhos', para satisfacer la demanda adicional", agregó el economista.

Aeropuerto de Guarulhos

Según especialistas, las obras del aeropuerto de Guarulhos no podrán estar listas en 2014.

Según el último comunicado emitido por el gobierno federal, el 5% de todas las obras –estadios, aeropuertos, puertos e infraestructura urbana– ya se han "terminado", mientras que el 55% están "en curso". El resto (40%) aún permanece en fase de "oferta" o "proyectos de desarrollo".

A pesar de la lentitud de las obras, el gobierno asegura que puede completar al menos el 85% de 101 proyectos, que en conjunto suman un total de US$13.000 millones en inversiones, a finales de 2013, a tiempo para la Copa Confederaciones.

Entre la corrupción y los roces con la FIFA

Para Paul Resende, de la Fundación Dom Cabral, recientes escándalos de corrupción también tienen que ver con el retraso del calendario del Mundial.

Delta Construcciones, una empresa líder en Brasil y corresponsable de la reforma del Maracaná, se declaró en bancarrota después de ser objeto de una operación de la Policía Federal por un millonario escándalo de corrupción.

"Terminaremos pagando un precio muy alto por la Copa del Mundo, porque el gobierno tendrá que alcanzar los objetivos requeridos", dijo Resende. "Yo todavía tengo dudas sobre si este costo astronómico valdrá la pena al final."

Además de las preguntas acerca de los grandes proyectos de infraestructura, el gobierno federal también ha tenido problemas para mantener una relación cordial con el ente rector del fútbol mundial, la FIFA.

En su última visita a Brasil, el secretario general de la FIFA, Jerome Valcke, evitó repetir las críticas hechas al país por los retrasos en los preparativos para el Mundial, e indicó que la prioridad son los estadios.

"Lo que realmente necesitamos son los estadios", dijo Valcke. "No podemos hacer que un país cambie por completo en cinco o seis años", agregó.

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.