En España, el rescate es una cuestión semántica

Última actualización: Martes, 12 de junio de 2012
Protestas contra el rescate bancario en España

El gobierno asegura que la ayuda a España no será como la recibida por otros países.

Hace menos de una semana, el ministro de Economía español, Cristóbal Montoro, dijo que "los hombres de negro" no llegarían a su país.

Lo que quiso decir es que España no buscaría un rescate de la eurozona, y su uso de la frase "hombres de negro" era una referencia a los funcionarios de la llamada Troika, formada por la Unión Europea (UE), el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por supuesto, España pidió la asistencia de la eurozona durante una inusual teleconferencia de ministros de finanzas de la eurozona llevada a cabo el sábado pasado.

Desde entonces, el gobierno ha hecho hincapié en que el rescate de España es muy diferente de los de Grecia, Portugal e Irlanda.

Las palabras importan

El gobierno afirma que se le ha otorgado una "línea de crédito" o un "préstamo favorable".

Pero muchos de los periódicos españoles usan la palabra "rescate".

En una conferencia de prensa el domingo a mediodía, el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, expresó que no deseaba verse inmerso en "una discusión sobre palabras".

Luis de Guindos y Mariano Rajoy

El presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, no quiso enredarse en discusiones semánticas.

Hasta cierto punto, el presidente tiene razón.

Que llamemos a los US$125.000 millones que la eurozona ha puesto a disposición de España una línea de crédito o un rescate es, en gran medida, un falso debate. Ambos términos son técnicamente correctos.

Sin embargo, las palabras reflejan las políticas, que están inextricablemente relacionadas con la decisión de España.

El país no desea la misma pérdida de soberanía que aquellas otras tres naciones de la eurozona que ya han sido rescatadas.

El lenguaje empleado, por lo tanto, refleja el grado en que la política española será guiada, examinada o incluso forzada por los funcionarios de aquellos tres organismos internacionales, los llamados "hombres de negro".

"Observando estrechamente"

El lunes, el vicepresidente de la Comisión Europea, Joaquín Almunia, dijo que "quienquiera que dé dinero, nunca lo da gratis".

Lo que quiso decir es que el acuerdo con España estará acompañado de condiciones.

Está claro que, como resultado de este acuerdo, el gobierno español tendrá que realizar más reformas en su sector financiero.

Protesta en Barcelona

El gobierno está en un tira y afloja entre las medidas de austeridad y las protestas generalizadas.

A cambio del dinero de la eurozona, los atribulados bancos españoles deberán hacer concesiones.

En esta área de la política española, la Troika, o por lo menos la UE, tendrá influencia directa.

El gobierno español insiste en que otras áreas de la política económica no serán afectadas.

Madrid sostiene que los funcionarios de la UE o del FMI no dirán a España cómo debe tributar y gastar.

Pero todavía se están afinando los detalles y el profesor Pedro Schwartz, economista de la Universidad madrileña de San Pablo, cree que la Troika estará "observando estrechamente".

"Estarán diciendo cosas y el gobierno se verá forzado por la Troika, o los mercados, a hacer reformas", indicó.

El profesor Schwartz opina que España estará bajo presión para privatizar más compañías estatales y los funcionarios del FMI y la UE estarán observando estrechamente cómo maneja las deudas de las economías regionales.

En cuanto a las reformas financieras, él cree que algunos de los bancos de ahorros regionales más pequeños, conocidos como cajas, tendrán que ser cerrados.

¿Funcionará el 'rescate' de España?

Encadenada al rescate

La palabra 'rescate' evoca imágenes de tecnócratas europeos dictando duras medidas de austeridad.

Lo llamemos "rescate" o "línea de crédito", la pregunta más importante es si el acuerdo con España funcionará.

En su mayoría, los analistas en España creen que le dará al gobierno algún margen de maniobra.

Ciertamente brindará más estabilidad al sector financiero.

Lo que el gobierno espera es que forzará a los bancos a prestar más a los negocios, lo cual a su vez generará crecimiento y el tan necesario empleo.

No obstante, el profesor David Bach, del Instituto de Empresa de España, piensa que el rescate no resuelve el gran problema del gobierno español de cómo balancear su déficit presupuestario, que fue del 8.9% el año pasado.

Rajoy advirtió el domingo a los votantes que, si su gobierno no hubiera hecho las reformas económicas y los recortes al gasto público de los últimos cinco meses, España habría sido objeto de una "intervención total".

Eso habría significado un rescate con más condiciones, como aquellas dadas a Grecia, Portugal e Irlanda.

Pero el profesor Bach arguye que las reformas que el gobierno español ya implementó, y la consiguiente reducción en el gasto público, podrían finalmente comprometer la recuperación económica de España.

"El temor es de que, al tratar de reducir ese déficit, resulte imposible reestablecer el crecimiento".

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.