BBC navigation

¿Es verdad que los hombres son más infieles que las mujeres?

Última actualización: Domingo, 3 de junio de 2012
Parejas

Los resultados de estas investigaciones podrían tener más relación con la manera de encuestar que con datos reales.

Generalmente las estadísticas sugieren que más hombre son infieles a sus parejas que mujeres. Pero ¿qué tan confiables son las cifras y -si se necesitan dos para bailar el tango- es acaso matemáticamente posible?

La evidencia no pinta bien para los hombres.

La Encuesta Social General Americana en 2006 encontró que casi el doble de hombres casados que de mujeres casadas había admitido haber mantenido relaciones sexuales con alguien que no era su cónyuge.

Un estudio importante en Reino Unido de la conducta sexual -la Encuesta Nacional de las actitudes sexuales y estilos de vida del 2000- encontró que 15% de los hombres que había tenido dos relaciones al mismo tiempo en el año anterior, pero sólo 9% de las mujeres.

Catherine Mercer, directora de análisis del estudio, dice que esta brecha de género puede ser en parte porque las mujeres son menos propensas a admitir el engaño que los hombres.

"Nosotros no podemos observar directamente la infidelidad así que tenemos que confiar en lo que la gente nos dice y sabemos que hay diferencias de género en la forma de reportar los comportamientos sexuales", dice ella.

Pero eso no es toda la historia.

Explicaciones

Una explicación podría venirnos a la cabeza para esta diferencia en las estadísticas entre hombres y mujeres es que menos mujeres son infieles, pero lo hacen con más frecuencia. Pero toda la evidencia de la investigación sugiere que las mujeres generalmente tienen menos parejas sexuales que los hombres, no más.

"No podemos observar directamente la infidelidad así que tenemos que confiar en lo que la gente nos dice"

Otra razón para la diferencia podría estar en la edad.

"Sabemos que en el hombre promedio tienden a ser mayores que sus parejas mujeres", dice Mercer.

"Si usted se imagina un escenario en donde un hombre casado tiene un affaire con una mujer más joven -que probablemente sea soltera por ser más joven- él habría cometido una infidelidad pero ella no".

Que se crea o no que una mujer soltera que tiene sexo con un hombre casado es cómplice de un adulterio dependerá de su propio código moral.

También vale la pena señalar que algunas relaciones son abiertas y en este tipo de relaciones el sexo con otras personas no sería considerado como un engaño. Sin embargo, no hay espacio para estos juicios de valor en los datos.

De hecho, Mercer ni siquiera utiliza la palabra "infidelidad" en su investigación y prefirió utilizar los términos más neutrales como relaciones "superpuestas" o relaciones "concurrentes".

"La infidelidad es una palabra bastante pesada, así que hablar de de relaciones que se superponen es más apropiado cuando estas pensando en el contexto epidemiológico de estos datos".

"Pensamos, por ejemplo, en las enfermedades de transmisión sexual y el VIH".

Relaciones "superpuestas"

Problemas de medición de la infidelidad

Pareja

Petra Boynton, psicóloga de relaciones y sexo

El primer problema es cómo plantear la cuestión. Algunas encuestas lo hacen de una manera muy crítica.

La segunda es que cuando usted está hablando de engañar, en realidad ¿qué se quiere decir? ¿La línea a traspasar es un beso? Algunas personas dicen que ver pornografía o chatear en Facebook es infidelidad.

Siempre que hablamos de relaciones y sexo, parece haber una obsesión por el género. Hemos creado estas medidas de forma anticuada. Miramos la edad, miramos el estado de la relación, podríamos mirar el color del cabello.

¿Por qué estamos tan interesados en sugerir que los hombres engañan más que las mujeres y por qué tiene que ser uno u otro? Esto nutre ese estereotipo negativo que los hombres son más sexuales, más promiscuos y menos fiables, y las mujeres son más virtuosas.

Pero los hombres podrían exagerar y las mujeres podrían minimizar. Históricamente en ocasiones ha sido peligroso para las mujeres admitir una infidelidad y actualmente, en algunas partes del mundo, todavía ese es el caso.

Los hombres que pagan por sexo también podrían explicar estos índices más altos de "relaciones superpuestas". El último estudio Natsal encontró que cerca del 4% de los hombre pagaron por tener sexo en los últimos cinco años. Si asumimos que hay menos mujeres vendiendo sexo que hombres pagando por él, entonces la prostitución también podría explicar algunas de las discrepancias.

Esto supone, desde luego, que muchas menos mujeres pagan por sexo. Estudios anteriores no le han preguntado esto a las mujeres, así que no hay datos concretos, pero se hará en el siguiente estudio.

Hay otra debilidad en la metodología. Los estudios anteriores no preguntaron explícitamente si los encuestados habían "superpuesto" relaciones. En lugar de esto se les preguntó las fechas de su primera y última relación sexual con sus parejas más recientes.

A continuación, los expertos estudiaron las fechas para buscar coincidencias. Mercer señala, sin embargo, que este método puede dar la impresión de infidelidad donde no la hay.

"Imaginemos el escenario en el que la pareja inicia una relación en la escuela y luego se separan y años después vuelven a reunirse".

"Cada uno de ellos han tenido otras parejas en el ínterin. Así que su primera fecha bien podría ser cuando se encontraban en la escuela y su fecha más reciente bien podría haber sido la semana pasada. Pero las fechas de sus otras parejas sexuales podrían hacer parecer que fueron infieles cuando de hecho no lo fueron".

Entonces ¿pueden estos estudios decirnos algo acerca de qué tipos de hombres son los más propensos a la infidelidad?

El director de la Encuesta Social General Americana identifica varios factores. "Entre los grupos más susceptibles a ser infieles están aquellos que son menos religiosos y las personas que están separadas de sus cónyuges por períodos prolongados. Como viajar o trabajar fuera de casa".

Además, Mercer dice que las personas más jóvenes reportan más relaciones superpuestas que grupos de otras edades.

Así que si usted es la pareja de un hombre joven no religioso que pasa mucho tiempo fuera de casa - ya está advertida.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.