Decodifican los genomas para hacer un mejor tomate

Última actualización: Miércoles, 30 de mayo de 2012
Planta de tomate Foto: SPL

Los científicos identificaron los más de 30 genes del tomate.

Un consorcio internacional de científicos decodificó por primera los genomas del tomate, un logro que abre la vía a avances futuros en materia de calidad nutritiva, sabor y resistencia a enfermedades de esta planta. La secuencia completa de información genética es publicada este miércoles en la revista Nature.

La decodificación es producto del trabajo de investigadores en catorce países, incluyendo Argentina, Estados Unidos, China, España, Japón y el Reino Unido.

"Conocer los genes que determinan características como resistencia a enfermedades, calidad nutritiva, potencial productivo, etc, permitirá contar con el conocimiento necesario para acelerar el proceso de mejora"

Dr. Fernando Carrari, INTA, Argentina

"A partir de descifrar la secuencia de los genomas completos del tomate cultivado (Solanum lycopersicum) y de un tomate silvestre ("pariente cercano" del primero, Solanum pimpinelifolium) y de la comparación de éstos con el genoma de la papa (un pariente menos cercano del tomate, pero pariente al fin, Solanum tuberosum) se encontró que el tomate cultivado actual a lo largo de la evolución sufrió dos procesos consecutivos de triplicación de su genoma y que estos eventos serían los que dieron origen a las particularidades de lo que hoy se conoce como tomate", dijo a BBC Mundo uno de los científicos del proyecto, el Dr. Fernando Carrari, del Instituto de Biotecnología del INTA, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina.

Los genomas incluyen "el genoma del núcleo –donde se alojan los 12 cromosomas nucleares-, del cloroplasto –con un genoma mucho más pequeño y de diferente estructura- y de la mitocondria –también con un genoma pequeño y multipartito de estructura diferente aún", explicó Carrari.

Mejora

Los científicos identificaron más de 34.000 genes distribuidos en 12 cromosomas.

Dr. Fernando Carrari y colegas en el INTA, Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria de Argentina

El Dr. Fernando Carrari (primero a la izq. en la fila de abajo) y colegas de su grupo de trabajo en el INTA, en Argentina.

El Dr. Fernando Carrari (primero a la izq. en la fila de abajo) y colegas de su grupo de trabajo en el INTA, en Argentina. Arriba (de izquierda a derecha): Dr. Tomas Duffy, becario postdoctoral de CONICET, Lic. Carla Coluccio, pasante, Lic. Mariana Conte, técnica INTA (coautora del estudio), Dra. Luisa Fernanda Bermudez, becaria postdoctoral FAPESP, Bqca. Guadalupe Dominguez, becaria doctoral de CONICET, Lic. Leandro Quadrana, becario doctoral de CONICET, Lic. Gabriel Lichtenstein, becario doctoral de CONICET (coautor del estudio) Abajo (de izquierda a derecha): Dr. Fernando Carrari, investigador adjunto de CONICET, investigador INTA, prof. adjunto UBA (coautor del estudio), Dra. Mariana Lopez, investigadora asistente de CONICET, docente UBA, Dra. Marina Insani, investigadora INTA.

Ampliar imagen

"En cuanto a las particularidades del tomate desde el punto de vista genético, algo muy importante que mostraron los resultados obtenidos es que los eventos de triplicación de los genomas ancestrales mencionados pudieron ser los que causaron los cambios en la estructura del ADN que resultaron en la adquisición de nuevas funciones de los genes", señaló el Dr. Carrari.

Esos cambios dieron al tomate sus características propias, "básicamente aquellas que tienen que ver con el color, el sabor, la capacidad de madurar en planta y de obtener un producto fresco con alto valor nutricional".

Conocer los genes que determinan características como resistencia a enfermedades, calidad nutritiva, potencial productivo, etc, "permitirá contar con el conocimiento necesario para acelerar el proceso de mejora y a su vez evitar basarlo en un procedimiento cuasiempírico como hasta hace poco ha venido sucediendo".

El Dr. James Giovannoni, del Instituto de Investigación Boyce Thompson en la Universidad de Cornell, lideró el equipo de expertos en Estados Unidos que participaron en el proyecto.

"La información está disponible públicamente en una base de datos a la que todo el mundo tiene acceso"

Dr. Fernando Carrari

"Hemos capturado prácticamente todos los genes responsables de cada característica del tomate, como sabor o resistencia a pestes o contenido nutritivo", dijo Giovannoni.

"La genética del tomate es lo que permitirá potencialmente mejorar el sabor y resolver muchos otros problemas en materia de producción y calidad".

Sólo en Estados Unidos se estima que la producción y comercialización de tomates y derivados representa un mercado de al menos US$2.000 millones.

Disponible en internet

El consorcio internacional de científicos, Tomato Genomics Consortium, comenzó a gestarse en 2002 a partir de una reunión de investigadores de distintos lugares del mundo interesados en contar con esta información, señaló el Dr. Carrari.

Tomate Foto: SPL

Sólo en Estados Unidos, la comercialización del tomate y derivados representa un mercado de unos US$2.000 millones.

En 2006 la Unión Europea aportó recursos financieros al proyecto, que es gerenciado por científicos principalmente de la Universidad de Wageningen, en Holanda.

Los investigadores celebran reuniones periódicas y conferencias anuales, incluyendo un encuentro en agosto de este año en Suiza.

Para el Dr. Carrari, la decodificación lograda "abre un abanico de preguntas a explorar que tienen que ver principalmente con conocer el funcionamiento de este genoma. A esto se lo conoce como la subdisciplina Genómica Funcional".

El científico argentino dijo a BBC Mundo que la secuencia descifrada pertenece a la comunidad internacional. "Está disponible públicamente en una base de datos a la que todo el mundo tiene acceso mientras el financiamiento de la institución que mantiene los servidores permanezca activo. Pueden constatarlo en www.solgenomics.net".

Contexto

Destacamos

Lo más compartido

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.