BBC navigation

El dilema de la regulación de la banca

JPMorgan

El debate sobre la regulación al sector financiero se reavivó con la pérdida de JPMorgan, en plena campaña electoral en EE.UU.

El banco más grande de Estados Unidos, JP Morgan Chase, logró el apoyo de sus accionistas después de revelar un gran error de inversión en derivados financieros que le costó US$2.000 millones.

Jamie Dimon, presidente ejecutivo de la institución, se reunió con los accionistas, no en Nueva York, donde el banco tiene su sede, sino en la ciudad de Tampa, en Florida.

Los votos a favor fueron mayoritarios, aunque casi todos fueron emitidos antes del anuncio de la pérdida.

Dimon pidió disculpas por el "error terrible y atroz" y admitió haber estado equivocado por desestimar las advertencias, particularmente las provenientes de las oficinas en Londres.

El asunto trae a la luz el tema de la reforma financiera en EE.UU. a raíz de la crisis de 2008.

¿Regular o no regular?

Jennifer Erickson, directora de competitividad y crecimiento económico del Center for American Progress, señaló a BBC Mundo "la importancia de tener buenas regulaciones para un sector financiero fuerte y estable lo más pronto posible".

Erickson explicó que "han pasado casi cuatro años del colapso de Lehman Brothers, casi dos años de la aprobación de una legislación histórica -el Acta Dodd-Frank de Protección al Consumidor y Reforma de Wall Street- encaminada a fortalecer al sector financiero y proteger a los consumidores y contribuyentes, pero tantas de esas importantes normas todavía no han sido implementadas y creo que el error de JP Morgan demuestra la importancia de aprender las lecciones de 2008 y asegurarnos que tengamos las regulaciones correctas en vigor".

Jamie Dimon

El presidente ejecutivo de JPMorgan, Jamie Dimon, dijo que "no había excusa" para el error del banco.

Marc Calabria, director de estudios de regulación financiera del Instituto Cato, cree que "mucha gente no aprendió la lección o tal vez aprendió la lección equivocada".

En entrevista con BBC Mundo, Calabria comentó: "no creo que estemos hablando de los mismos errores de la vez pasada. Primero hay que empezar por la observación de que esto fue una pérdida que no es sistémica ni dejará insolvente a JP Morgan".

"A diferencia de la situación en la que la mayoría del sistema financiero invirtió en propiedades e hipotecas, cuando todos cayeron como una cascada, eso no ocurrió esta vez y de hecho no hubo pérdida neta para el sistema", afirmó. "Los bancos deben esperar pérdidas".

Sin embargo, Erickson recuerda que "los bancos son de alguna manera especiales: si se meten en problemas significativos, vemos que mientras las ganancias son privadas, las pérdidas se convierten en públicas".

"Lo vimos en Estados Unidos en 2008 y en otros países", agrega Erickson. "El asunto es que cuando las actividades de una empresa privada puedan en algún momento incurrir en un riesgo que involucre otro rescate público, está bien que el público esté preocupado y que los reguladores actúen y se aseguren que los riesgos son apropiados".

En contraste, Calabria menciona como ejemplo la caída de la bolsa en 1987, "cuando la Reserva Federal inundó la ciudad de liquidez, creo que fue la reacción exagerada de los reguladores y la Reserva Federal a cada contratiempo lo que llevó a un área de complacencia, en el sentido de que los reguladores siempre vienen a protegernos".

Las bondades del sistema

Protesta en Tampa

La reunión de Jamie Dimon con los accionistas de JPMorgan el martes en Tampa provocó protestas de "indignados" en esa ciudad.

"Me parece que si hay un contratiempo ocasional que no ponga al sistema de rodillas, realmente fortalece al sistema a largo plazo", agrega Calabria.

"Enfocarse en la regla Volcker y cosas así en relación con este caso de JP Morgan está fuera de lugar. Hay fallas en nuestro sistema financiero mucho más grandes. Lo que ocurrió entre 2002 y 2005, con tres años de una tasa real de fondos federales negativa, esencialmente pagando a la gente para pedir prestado, fue en mi opinión la receta para el desastre, y la estamos repitiendo".

La regla Volcker, parte del Acta Dodd-Frank, impone restricciones mercantiles a instituciones financieras, sobre todo en el campo de las especulaciones que no benefician a sus clientes, para evitar catástrofes como la de 2008. Jamie Dimon es uno de sus más fervientes críticos.

¿Pero se hubiera evitado el error de JP Morgan con más regulación? "Hasta cierto punto se puede evitar todo con más regulación, pero un sistema bancario que no sufre pérdidas ni comete errores no es válido para nosotros", dice Calabria.

"Estoy en desacuerdo con la presunción implícita de que el objetivo sea un sistema a prueba de errores. Todos los sistemas humanos cometen errores, la cosa es limitarlos. En este caso, JP Morgan hizo una apuesta y la perdió, pero el sistema financiero continúa. Me preocupa que se piense que la regulación limpiará el sistema de riesgos, lo cual es ridículo, pues esa actitud crea más riesgos y nos hace más vulnerables".

Jennifer Erickson defiende la regulación en el contexto del proceso electoral en EE.UU.: "El pueblo estadounidense tiene una opción real en términos de diferencias de política. Mitt Romney dijo que revocaría Dodd-Frank, mientras que Barack Obama expresó que lo ocurrido la semana pasada muestra la necesidad urgente de reforma. Creo que aquí el pueblo recuerda agudamente el dolor de 2008 y 2009 y que gran parte del país sigue viviendo ese dolor y entiende por qué debemos tener un sector financiero fuerte".

En ese sentido, el portavoz de la Casa Blanca, Jay Carney, dijo que el presidente Obama había luchado mucho para aumentar la supervisión de los bancos estadounidenses y las casas de inversión y que los sucesos en JP Morgan demostraron la importancia de aplicar plenamente una reforma en Wall Street.

"Este es uno de los bancos mejor administrados", declaró el propio Obama en una entrevista por televisión. "Si hubiera ocurrido con un banco no tan fuerte ni tan lucrativo, tendríamos que haber intervenido".

Crimen y castigo

El FBI, el Buró Federal de Investigación de EE.UU., ya anunció una investigación sobre las pérdidas de JP Morgan, la cual podría conllevar a una acusación penal.

Este lunes el banco confirmó la dimisión de una alta ejecutiva implicada en las pérdidas, Ina Drew, la jefa de la Oficina de Inversiones del banco y quien llevaba más de 30 años con la institución y a quien se había asignado una jugosa bonificación.

Las pérdidas se originaron en una pequeña unidad del banco en Londres. Según informes, Achilles Macris, responsable del departamento de
inversiones, y Javier Martín-Artajo, de la misma unidad, serán despedidos, al igual que el corredor Bruno Michel Iksil, conocido como "la ballena de Londres" y responsable directo de la fallida operación.

"Entiendo que todavía están examinando si darán o no los bonos a los empleados que se van", indica Marc Calabria, refiriéndose al caso de Ina Drew. "Despidieron a personas. En muy poco tiempo echaron a por lo menos tres empleados. Yo contrastaría eso con que ningún regulador ha perdido su empleo a pesar de repetidas fallas. Me resisto a pensar que deberíamos castigar a la gente simplemente por hacer una mala apuesta".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.