BBC navigation

Debate en México: entre el fútbol y el futuro político

Los cuatro participantes en el primer debate de las elecciones mexicanas: Andrés Manuel López Obrador, Josefina Vázquez Mota, Gabriel Quadri y Enrique Peña Nieto.

"Pantallas gigantes y 2 por 1 en cerveza y tequila" mientras dure la retransmisión, reza la oferta de un restaurante en el centro de Ciudad de México.

Suena a un plan para atraer clientes a la hora de un partido de fútbol. Y en efecto, a las 8 de la tarde de este domingo, habrá fútbol por televisión.

Pero esta promoción tiene como objetivo atraer a los espectadores del otro gran evento televisivo del día: el primer debate político entre los candidatos presidenciales de México. Es una oferta, según sus promotores, de "conciencia ciudadana"

clic Siga en vivo los comentarios sobre el debate en el Twitter de @BBCMexico2012

Y es que la coincidencia en el horario entre el debate, que se celebrará en el World Trade Center de la capital, y el encuentro de liga entre Monarcas y Tigres, ha despertado una intensa polémica en México.

Lucha por la audiencia

"Si quieren debate, véanlo por Televisa, si no, vean el fútbol por Azteca. Yo les paso los ratings al día siguiente"

Ricardo Salinas, presidente de Azteca TV

Esta semana, la Federación Mexicana de Fútbol anunció que programaría para la hora del debate un partido de cuartos del torneo nacional pese a las peticiones del órgano electoral mexicano, que temió que este deporte pudiera arrebatarle espectadores a la reunión de aspirantes a Los Pinos.

Con esta decisión no solo se sucedieron las especulaciones sobre qué programa tendría más audiencia, sino toda una discusión sobre la influencia que las televisoras ejercen en la vida política mexicana.

El presidente de TV Azteca, el segundo grupo de televisión más grande del país después de Televisa, enfureció a muchos con sus comentarios en Twitter, cuando anunció que su canal estrella optaría por retransmitir el partido y no el encuentro de presidenciables.

"Si quieren debate, véanlo por Televisa, si no, vean el fútbol por Azteca. Yo les paso los ratings al día siguiente", escribió Ricardo Salinas Pliego en su cuenta.

Rápidamente, la etiqueta #QueremosDebateNoFutbol se convirtió en tema de moda en las redes sociales. Partidos políticos, académicos y ciudadanos se unieron para reclamar a la televisora que cambiara de opinión. En vano.

Salinas Pliego reiteró luego que su decisión "se trata simplemente de una legítima estrategia corporativa basada en las preferencias del público".

"Nosotros hemos decidido ofrecer una alternativa para la gran mayoría que no está interesada en ver el debate este domingo. Desafortunadamente este evento, en el formato en que fue diseñado, no le interesa a la mayor parte de los mexicanos", escribió en su blog.

clic Lea aquí el post de Ricardo Salinas sobre su postura respecto al debate.

Cadena nacional

Las calles de Ciudad de México reflejan ya la cercanía de las próximas elecciones.

El Instituto Federal Electoral (IFE), la institución que rige la celebración de elecciones a nivel nacional, recordó que no todas las televisoras están obligadas por ley a transmitir el debate.

"Tengo la impresión de que hay quienes pretenden o consideran que sus intereses económicos o sus negocios son más importantes que la calidad de nuestra vida democrática", dijo Leonardo Valdés Zurita, presidente del Instituto, tras el anuncio de Salinas Pliego, uno de los empresarios más poderosos del país.

Luego de una larga discusión, el IFE rechazó pedir a las autoridades que obligaran a retransmitir el evento en cadena nacional, a través de todos los canales de radio y TV, con independencia de que fueran permisionarios o concesionarios (como Azteca).

Todo después de que los partidos de los candidatos Andrés Manuel López Obrador (PRD, PT) y Josefina Vázquez Mota (PAN) pidieran al IFE que todos los medios difundieran el debate, en el que también participan Enrique Peña Nieto (PRI, favorito por ahora en las encuestas) y Gabriel Quadri (Nueva Alianza).

clic Conozca más detalles de la campaña en el Twitter de nuestro corresponsal (@bbc_delosreyes)

¿Demasiada influencia?

"Tengo la impresión de que hay quienes pretenden o consideran que sus intereses económicos o sus negocios son más importantes que la calidad de nuestra vida democrática"

Leonardo Valdés, IFE

Más allá de la controversia por la contraprogramación futbolística, este debate ha servido para recordar a el papel que ejercen las grandes televisoras de México en los procesos electorales. Un rol que según sus críticos han utilizado para influir en la campaña.

Tras la reforma electoral de 2008, el Instituto Federal Electoral es la única institución que contrata espacios para difundir los mensajes de los candidatos en TV, en un intento por contrarrestar la avalancha de avisos televisivos pagados por empresas privadas en la campaña presidencial de 2006.

Un negocio del que se han visto privadas compañías privadas de televisión en esta campaña.

De manera paralela, Televisa -la más grande empresa televisiva del país- ha tenido que enfrentar acusaciones por parte de la izquierda y su candidato, López Obrador, quien acusa a este grupo de favorecer al candidato del PRI en su cobertura. Unos señalamientos que tanto Televisa como la campaña de Peña Nieto rechazan.

En cualquier caso, este domingo a las 20 horas, millones de mexicanos estarán pegados al televisor. Unos, para conocer si será el equipo de Morelia o el de San Nicolás Garza en el que pase a semifinales.

Otros, para decidir su voto en un país donde cerca del 40% del electorado está aún indeciso.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.