BBC navigation

Volver a andar gracias a un exoesqueleto biónico

Andrew Glanie

Andrew Glanie es uno de los tres británicos que participan en la puesta a prueba del exoesqueleto biónico.

Andrew Glanie, británico de 42 años, sufrió un accidente de motocicleta que le dejó paralizado de cintura para abajo. Hoy, tras casi dos décadas después se paró y volvió a caminar.

Parece un milagro, y lo es, al menos de la tecnología; ya que Andrew logró la hazaña colocándose un exoesqueleto biónico que se está poniendo a prueba en clínicas de Estados Unidos y Reino Unido.

Sus motores y sensores, manipulados con un control remoto, prometen devolver la movilidad a aquellas personas parapléjicas que todavía pueden mover la parte superior de su cuerpo.

"No puedes parar de sonreír"

"Quedé impactado la primera vez que vi esta tecnología"

Andrew Galwraith, fisioterapeuta

"La gente te mira desde arriba todo el tiempo, te sientes pequeño", dijo Glanie a la BBC tratando de expresar la frustración que le genera el verse relegado a una silla de ruedas.

Glanie es uno de los tres británicos que se están beneficiando de un programa piloto para poner a prueba el Ekso eskeleton, una tecnología desarrollada en Estados Unidos con fondos del Departamento de Defensa.

Esta estructura robótica impulsada por baterías, se coloca por encima de la ropa del paciente y le permite controlar a voluntad la flexión y movilidad de sus piernas.

"No puedes parar de sonreír a todo el mundo, es increíble que esté pasando", explica Glanie, "es un aparato impresionante. Cuanto más lo llevas más quieres estar en él todo el día".

Rehabilitación

Para poder usar el exoesqueleto, los pacientes deben cumplir unos requisitos concretos, como medir entre 1,5 y 1,9 m de alto, no pesar más de 100kg y contar con un buen estado físico de cintura para arriba.

El aparato cuesta US$162.000, y por el momento los afortunados sólo pueden hacer uso de él durante sus sesiones de fisioterapia bajo supervisión de personal especializado.

Pero Ekso bionics, la empresa estadounidense que lo desarrolló, informó que la idea es diseñar un prototipo más ligero, barato y autónomo que podría estar disponible dentro de dos años.

"Quedé impactado la primera vez que vi esta tecnología", dijo a la BBC Andrew Galwraith, uno de los fisioterapeutas que asisten a Glanie, "es una rehabilitación fantástica y espero que la podamos usar bien".

A prueba

Ekso bionics

Un exoesqueleto más ligero, barato y autónomo podría estar disponible dentro de dos años.

Los fisioterapeutas aseguran que el exoesqueleto permite tonificar los músculos y mantener sano el corazón de sus pacientes, al estimular su sistema circulatorio.

El centro Tecnology in Motion de Leeds en Reino Unido, es uno de los nueve centros en el mundo que están poniendo a prueba esta tecnología, con el fin de evaluar sus beneficios psicológicos y físicos.

Aparte de los exoesqueletos de Ekso Bionics, existen varios otros prototipos actualmente en fase de prueba en el mundo.

Por ejemplo, la empresa japonesa Honda, ya ha presentado varios modelos de exoesqueleto para permitir que las personas caminen con menor esfuerzo, lo que podrían ser útil para gente aquejada de esclerosis múltiple, parkinson o simplemente de edad avanzada.

Pero otro uso que se quiere dar a esta tecnología es el militar. Con la ayuda de estos exoesqueletos, los militares no sólo pretenden reducir la fatiga de sus soldados sino también que estos sean capaces de llevar consigo pesadas cargas sin esfuerzo.

Siga la sección de tecnología de BBC Mundo a través de @un_mundo_feliz

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.