El nuevo oleoducto de la vieja Babilonia

Última actualización: Sábado, 21 de abril de 2012

Irak busca que las ruinas de Babilonia sean reconocidas como Patrimonio de la Humanidad.

Parados sobre un montículo de polvo en las afueras de Hilla, la ciudad del centro de Irak capital de la provincia de Babilonia, dos funcionarios iraquíes discuten sobre lo que hay debajo.

Una cosa es cierta: tres tuberías que trasladan productos derivados del petróleo y gas líquido desde Basora, al sur de Bagdad, pasan por debajo de la colina.

Dos de las tuberías fueron construidas en la década de 1970 y principios de los años 80, y la tercera se terminó hace apenas un mes.

Pero, de acuerdo con Falah al-Hussein Ammari, de la Junta Estatal de Antigüedades, bajo esa colina hay algo más valioso que el petróleo.

"Estamos de pie en la pared exterior de la antigua ciudad de Babilonia", asegura.

"Las tuberías entran en la ciudad de ambos lados a través del muro norte donde estamos ahora", dice.

Según él, atraviesan toda la Babilonia de la antigüedad "hasta la muralla sur a 1,5 kilometros de aquí".

Frente al funcionario de antigüedades está Muayyed al-Sultani, representante de la compañía encargada de las tuberías.

El petróleo es una fuente clave de ingresos para Irak.

Pulcramente vestido con traje y corbata, está acompañado por un equipo de filmación del Ministerio de Petróleo, así como por cuatro soldados, uno de los cuales porta una ametralladora y lleva un cinturón con compartimiento para balas.

"Con todo el respeto a la Junta de Antigüedades", dice educadamente. "Nnuestra opinión es que aquí no hay ruinas".

Los dos hombres discuten sobre los poderes de sus respectivos ministerios, la importancia de la construcción del oleoducto y el valor de las ruinas de Babilonia.

Pero la discusión más que babilónica parece bizantina.

Polvo y erosión

El Ministerio de Turismo llevó al Ministerio del Petróleo a los tribunales por el tema de las tuberías, que considera ilegales al poner en peligro un yacimiento arqueológico, y por no contar con la aprobación de la Junta Estatal de Antigüedades.

Se dice que a menos que el oleoducto se desvíe, el intento de conseguir que Babilonia sea incluida en la lista de Patrimonio de la Humanidad fracasará.

"Aquí sólo hay polvo"

Muayyed al-Sultani, funcionario de oleoductos

La colina sobre la que discuten los dos hombres es igual que cualquiera otra en Irak, salpicada de arbustos espinosos y parches de hierba seca, y rodeada de palmeras.

"Aquí sólo hay polvo", manifiesta Al Sultani, y agrega que mientras se extendían las tuberías no se hallaron rastros de ruinas.

Pero Ammari replica: "Es la erosión a lo largo de los milenios".

E insiste en que a sólo un metro sí pueden encontrarse restos de la muralla prácticamente intacta incluso con "detalles arquitectónicos".

Además, asevera, "podemos encontrar bases militares, viviendas privadas y centros administrativos".

Aunque incluso si la justicia ordena a una desviación de las tuberías, no hay certeza de que la intención de que Babilonia aparezca en la lista de Patrimonio de la Humanidad tenga éxito.

Pocos dudan el "valor universal excepcional" de las ruinas de Babilonia, pero hay otros criterios para aparecer en esa lista.

Entre ellos se encuentra la "autenticidad" de las ruinas, y las de Babilonia ya generan controversia.

Glorias pasadas

La reconstrucción ha dañado la autenticidad.

Capa tras capa de ladrillos color marrón rojizo, azotados por el viento: dentro de unas murallas se encuentran los restos -erosionados por el tiempo- del palacio construido por Nabucodonosor II hace 2.600 años.

Sin embargo, amontonados en la parte superior de las ruinas hay nuevas estructuras erigidas en las últimas décadas cuando el ex presidente de Irak Saddam Hussein ordenó la reconstrucción de la ciudad del mundo antigüo.

El resultado es una mezcla difícil de distinguir.

"Podemos encontrar bases militares, viviendas privadas y centros administrativos (de la antigua Babilonia)"

Falah al-Hussein Ammari, Junta Estatal de Antigüedades

El choque de los dos ministerios iraquíes podría verse como un ejemplo de la historia que se repite.

El sector petrolero iraquí sigue lastrado por una variedad de problemas, pero su potencial es enorme, y también lo son sus implicaciones geopolíticas.

La antigua Babilonia era un centro comercial muy activo.

Los comerciantes que transportan mercancías desde lugares como la India, Persia y Egipto pasaban por la ciudad y generaban riqueza para sus reyes ambiciosos de poder y gloria.

En el Irak de hoy, el atractivo del petróleo podría ser imposible de resistir.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.