BBC navigation

México se reconcilia con Cuba

Última actualización: Miércoles, 11 de abril de 2012
Felipe Calderón, presidente de México

México es el octavo socio económico y uno de los principales proveedores de la isla.

Este miércoles, el presidente de México realiza su primera visita de Estado a Cuba con el objetivo de normalizar por completo las relaciones con la isla después de una década de desencuentros.

Felipe Calderón llega a La Habana para "construir una nueva agenda" y "fortalecer los históricos lazos de fraternidad que existen entre ambos pueblos".

Sobre todo, con la meta de que los diplomáticos de ambos países dejen atrás las últimas crisis diplomáticas entre dos países que tradicionalmente habían tenido una relación de cooperación.

El antecesor de Calderón, Vicente Fox, cambió durante su gobierno (2000-2006) la postura tradicional mexicana de apoyo a Cuba en foros internacionales, lo que le valió las críticas de Fidel Castro, quien le acusó de arrodillarse ante "el imperio" estadounidense.

El momento más tenso llegó hace 10 años, cuando Fox pidió a su homólogo cubano retirarse pronto de una cumbre de las Naciones Unidas sobre el Financiamiento al Desarrollo que se celebraba en Monterrey, a la que también asistiría el presidente estadounidense George W. Bush.

El célebre "Comes y te vas" del presidente mexicano a Castro y la grabación difundida de la charla entre ambos mandatarios fue el ejemplo de una relación entre países hermanos que no pasaba por su mejor momento.

"El actual gobierno mexicano ha intentado desde el principio destensar gradualmente las relaciones con sus vecinos y aliados históricos en América Latina, incluso con gobiernos con los que no hay afinidad política, como Cuba""

Gabriel Guerra, analista

En 2004, México terminó expulsando al embajador cubano y retirando a su representante diplomática por cerca de tres meses.

"El actual gobierno mexicano ha intentado desde el principio destensar gradualmente las relaciones con sus vecinos y aliados históricos en América Latina, incluso con gobiernos con los que no hay afinidad política, como Cuba", le dice a BBC Mundo el analista mexicano Gabriel Guerra.

En el camino hubo algunos desacuerdos, como cuando el gobierno cubano decidió suspender los vuelos a la isla procedentes de México durante la crisis por gripe H1N1 en 2009.

Un gesto que fue visto como discriminatorio y desproporcionado en México y que aplazó los planes del presidente Calderón de viajar a La Habana. Hasta ahora.

"Esta visita ayuda a cerrar este círculo de reconciliación diplomática, es una misión para reparar daños del pasado y para preparar el terreno hacia el futuro", asegura Guerra.

Apertura económica

Fidel y Raúl Castro

Vicente Fox cambió durante su gobierno (2000-2006) la postura tradicional mexicana de apoyo a Cuba.

El futuro parece ser precisamente lo que las autoridades mexicanas tienen en mente con este viaje.

Calderón confía en "aprovechar las oportunidades económicas de inversión y comercio en el marco de los cambios económicos emprendidos por el gobierno cubano", de acuerdo al ejecutivo mexicano.

En definitiva, acercase más a un vecino en plena apertura económica y en tiempo de reformas de las que México podría salir beneficiado.

"Muchos empresarios mexicanos con intereses en Cuba vieron retrasadas sus intenciones por las fricciones que se dieron en el pasado entre los gobiernos cubano y mexicano", sostiene Guerra.

El país norteamericano es el octavo socio económico y uno de los principales proveedores de la isla.

Para México, Cuba apenas ocupa el puesto 57 en su lista de socios comerciales, donde Estados Unidos, los países europeos y otras naciones de América Latina superan ampliamente a La Habana.

En 2011 el comercio bilateral se ubicó en US$374 millones, según el gobierno mexicano.

Y mientras las importaciones de productos cubanos (sobre todo alcohol y tabaco) a México han caído en un 3,6%, las exportaciones a la isla crecieron en un 16,1% el pasado año.

Pemex

Plataforma de Pemex

Para Pemex, Cuba supone una oportunidad dorada para explotar en aguas profundas.

México confía ahora en que la prospección y explotación de reservas petroleras en aguas cubanas pueda animar la relación comercial entre ambas naciones.

Para la paraestatal mexicana Pemex, Cuba supone una oportunidad dorada para explotar en aguas profundas, cercanas a las costas mexicanas.

Desde finales del pasado año está enviando representantes a la isla, donde por ahora es la hispano-argentina Repsol-YPF la compañía que más ha avanzado en las exploraciones.

La firma paga diariamente US$600.000 por una plataforma con la que está perforando muy cerca de las costas de La Habana, en busca de un yacimiento ubicado bajo el mar, a 1.700 metros.

Y aunque Pemex ya intentó entrar en la explotación de hidrocarburos cubanos hace años, las crisis diplomáticas bajo el gobierno de Fox echaron por tierra la oportunidad.

Calderón está solo a 8 meses de dejar la Presidencia, pero su visita podría preparar el terreno para el próximo mandatario y para los empresarios nacionales.

"No podemos esperar grandes avances en cuestión de meses, pero sí un ambiente de mayor interlocución entre ambos países, lo que permitirá al próximo gobierno mexicano tener un arranque más fácil en las relaciones", dice Gabriel Guerra, editorialista del periódico El Universal.

¿Y en Cuba?

Barack Obama y Felipe Claderón

La cercanía del PAN con EE.UU. podría ser útil a La Habana.

Entre los temas más delicados en Cuba está también la deuda con México, que ronda los US$430 millones. "Llegar a un acuerdo es clave porque los pactos alcanzados en la anterior renegociación terminan el próximo año", explica el corresponsal de BBC Mundo en La Habana, Fernando Ravsberg.

"El esfuerzo del Presidente Calderón tendrá que ser enorme para recomponer las relaciones perteneciendo al mismo grupo político de Vicente Fox. Oficiosamente, funcionarios cubanos aseguran que el PAN es un partido que mira demasiado hacia el norte", dice Ravsberg.

Sin embargo, explica el corresponsal, la cercanía del PAN con EE.UU. podría ser útil a La Habana.

Si logran sumar activamente a México al esfuerzo por presionar al Presidente Obama en la próxima Cumbre de las Américas, dejarían el veto de Washington contra Cuba totalmente aislado en el continente.

La visita a La Habana servirá también para reafirmar los acuerdos migratorios, un tema que interesa por igual a Washington, La Habana y México porque este último país es utilizado por bandas organizadas para llevar emigrantes cubanos a EE.UU.

Los acuerdos son muy criticados por los líderes anticastristas de Miami. La congresista Ileana Ros-Lehtinen convocó al presidente Calderón a poner “fin a la práctica de deportar a los cubanos que llegan a México en una búsqueda desesperada de libertad”.

Además, la representante republicana instó a Calderón a reunirse con los disidentes, un tema que no aparece en la agenda del líder mexicano, quien sí se reunirá con el presidente, Raúl Castro y el líder de la Asamblea Nacional cubana, Ricardo Alarcón.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.