BBC navigation

La era de los anti Indiana Jones y las exploraciones satelitales

Última actualización: Martes, 10 de abril de 2012
Arqueólogos modernos

Sarah Parcak señala el lugar donde descubrió 17 pirámides en Egipto.

Posiblemente Indiana Jones se sentiría incómodo con tantos adelantos tecnológicos. Su brújula, sus libros y su látigo reemplazados por gafas de 3D para explorar una imágen de satélite de una desconocida ciudad egipcia. Y todo, desde un escritorio con conexión a Internet y a herramientas como Google Earth.

La tecnología ha ido cambiando la imagen romántica del arqueólogo aventurero, cubierto de polvo y perdido durante días en una cueva o una selva.

La teledetección satelital con visión infrarroja y ultravioleta permite escudriñar detrás de bosques, largos y mares sin necesidad de las largas, complejas y peligrosas expediciones que se organizaban en el siglo XIX.

"La era de los grandes descubrimientos arqueológicos apenas comienza. El explorador actual es un personaje diferente al de hace un siglo pero, además, utilizar unas gafas tridimensionales no tiene por qué no ser romántico. Puedes ver y prospectar el valle, la cueva o la selva que vas a visitar", comenta a BBC Mundo Eudald Carbonell, director del Instituto Catalán de Paleocología (IPHES).

Carbonell, que suele coordinar excavaciones en lugares tan disímiles como Europa o África, detalla que "durante muchos años una serie de filtros naturales, como las masas arbóreas o las placas de hielo en los polos, han impedido ver más allá. Lo que conocemos es un porcentaje muy pequeño del planeta".

"Ahora bien", subraya, "la tecnología no te sirve para nada si no vas al lugar. Al final tienes que tocar tierra, meterte en la cueva".

Pirámides inimaginadas

Uno de los hallazgos más recientes con tecnología satelital ocurrió en una de la zonas más excavadas e investigadas del mundo, donde se creía que ya no se podría encontrar nada relevante: Egipto.

Arqueólogos modernos

Para Eudald Carbonell la tecnología no te sirve para nada si no vas al lugar de la exploración.

La egiptóloga Sarah Parcak, de la Universidad de Alabana (EE.UU.) encontró debajo del delta del Nilo 17 pirámides, 1.000 sepulcros y más de 3.000 construcciones hasta entonces desconocidas. Parcak y su equipo analizaron durante un año imágenes tomadas por satélite.

"Indiana Jones es la vieja escuela, hemos pasado de Indy. Lo sentimos Harrison Ford"

Sarah Parcak, arqueóloga

"No podía creer que hubiésemos encontrado tantos sitios. Y este es sólo el comienzo, en el Nilo queda mucho por descubrir. Los satélites nos dan una perspectiva mucho más grande de los sitios arqueológicos. Tenemos que pensar en grande y eso es lo que los satélites nos permiten hacer", le comentó la arqueóloga a la BBC.

"Indiana Jones es la vieja escuela, hemos pasado de Indy. Lo sentimos, Harrison Ford", subrayó.

Una senda parecida se utilizó para descubrir una villa romana del siglo I enterrada bajo un río. Los arqueólogos fueron avisados por un informático italiano que observaba su pueblo, Sorbolo, en Google Earth. Aunque fue el descubridor oficial de la villa, sólo cuando los expertos analizaron las imágenes pudieron detallar qué era.

A través de Google Earth y otras herramientas, muchos ojos están explorando el planeta, no sólo los arqueólogos.

"No lo vemos como una competencia porque un descubrimiento tiene que estar respaldado por el conocimiento. Los expertos, los que han investigado y leído, saben la importancia y el significado que tiene un hallazgo", detalla Carbonell a BBC Mundo.

El peso de los libros

Otra modalidad utilizada por la arqueología moderna es el georradar que dibuja un retrato de los objetos que hay detrás de una montaña o en el subsuelo.

Con esta técnica el año pasado un equipo austriaco descubrió en El Cairo la que podría ser la mítica captial de los hicso, Avaris, que gobernaron a Egipto 1.700 años antes de Cristo.

Carbonell subraya que apenas es el comienzo de las sorpresas que nos depara la arqueología moderna.

El arqueólogo, que creció con la vieja escuela, recuerda que no hace mucho él y sus colegas tenían que invertir meses en levantar la cartografía de un lugar u organizar los detalles de un viaje.

"Los cambios son vertiginosos. Las nuevas tecnologías ya no son una herramienta más, son fundamentales para la investigación y sin duda tenemos que incorporarlas cada vez más a los procesos de pensamiento humano”, comenta el experto.

Recién llegado de una expedición en Marruecos, el arqueólogo detalla que las cuevas que exploraron ya las conocían. "Las habíamos visto previamente con unas gafas tridimensionales. Cuando llegas al lugar real todo adquiere otro relieve, tienes más control y puedes profundizar más", puntualiza. Pese a los adelantos, el experto suele llevar la clásica gorra caqui de explorador.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.