BBC navigation

España: retrato de una ciudad al borde de la quiebra

Última actualización: Martes, 10 de abril de 2012

Jerez: el trago amargo de la crisis en España

Trabajadores municipales que no cobran desde hace meses, colegios cerrados por falta de limpieza... Jerez, en el sur de España, es una ciudad al borde de la quiebra.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

El ayuntamiento de Jerez tiene un aire majestuoso, legado de una época pasada de esplendor. Frente a él, a la sombra de los naranjos en flor, una carpa azul en la que un grupo de mujeres hace guardia desde hace más de 60 días. Es "el campamento dignidad".

Sus ocupantes, trabajadoras de la empresa de asistencia y ayuda a domicilio en el municipio (ACASA), llevan más de tres meses sin cobrar su salario.

Y no son las únicas. En una situación similar se encuentran los conductores de autobús, del alumbrado público, limpiadores, trabajadores de la televisión y las radios locales.

Jerez, en el sur de España, está asediada por las deudas y se ha convertido en un modelo a pequeña escala de la crisis que afecta a muchos pueblos españoles.

"Cuatro meses sin cobrar. Imagínate. La hipoteca, la famosa hipoteca que tenemos por aquí todos, los niños... Hay compañeros míos que tienen a la mujer y a él sin cobrar. Por las mañanas llegamos con un humor de perros"

Miguel Jiménez, trabajador del alumbrado público

Con sólo 220.000 habitantes, es el segundo municipio del país que más adeuda a empresas. El primero es Madrid, la capital, una ciudad con una población de más de tres millones y medio.

Esther Hidalgo, una de las trabajadoras de ACASA, recibe a BBC Mundo a primera hora de la mañana ante la tienda de campaña que se ha convertido en un hogar improvisado.

"Llevamos 63 días aquí, turnándonos día y noche. Es muy duro de soportar. Estamos cansadas físicamente, pero tenemos ganas de seguir porque estamos pidiendo lo nuestro. Si nos vamos, no conseguiremos nada", señala.

Los policías que hacen guardia a las puertas del consistorio conviven con familiaridad con el campamento.

Conocen a las trabajadoras y a menudo se unen a sus conversaciones. Igual que ellas, los agentes también llevan meses sin recibir su sueldo.

Protesta diaria

Protesta en Jerez

La carpa frente a la alcaldía es denominada "campamento dignidad" por sus ocupantes.

Cada mañana, representantes de las empresas afectadas por los impagos recorren la ciudad de un extremo a otro. La protesta comienza en la alcaldía y se ha convertido en un ejercicio diario.

"El alumbrado público está abandonado. Lleva abandonado ya más de un año y medio. No hay inversiones, no hay materiales. Por no tener no tenemos ya ni cinta aislante. Hay calles que están a oscuras. Unas 20 o 30 calles", le dice a BBC Mundo Miguel Jiménez, trabajador de alumbrado público que en 20 años de profesión, no recuerda una situación peor.

"Cuatro meses sin cobrar. Imagínate. La hipoteca, la famosa hipoteca que tenemos por aquí todos, los niños... Hay compañeros míos que tienen a la mujer y a él sin cobrar. Por las mañanas llegamos con un humor de perros. Estamos estresados. Y así estamos todos. No vemos solución. No la vemos", afirma.

En el último año, los trabajadores del alumbrado público hicieron más de 170 días de huelga. La última dura ya más de 60 días.

"Muchas ciudades pequeñas y grandes van a necesitar préstamos en condiciones muy favorables avalados por el Estado o tendrán que ser rescatadas directamente por el Estado"

Javier Díaz Jiménez, profesor de economía

El ritmo de esta procesión reivindicativa la ponen los tambores de los conductores de autobús.

"Mira, llevamos el tambor colgado del cuello con un cinturón de seguridad de autobús. Como es obligatorio… Para que no se diga", nos comenta uno de ellos con ironía.

Los vecinos se han acostumbrado a este desfile de agravios. "¿Qué te parece la procesión? Igual que la Semana Santa", dice con sorna un peatón que observa el paso de la marcha con la normalidad de quien contempla un ritual cotidiano.

"A mí me da mucha lástima. Pero claro, los entiendo. Si no cobran… Mi marido y yo, con una pensión de 700 euros también tenemos que ayudar a mis hijas, que están sin trabajo", señala una mujer mayor que carga con un carro de la compra.

13.000 facturas pendientes

A principios de marzo, el ayuntamiento de Jerez –gobernado desde octubre de 2011 por el Partido Popular, de corte conservador- presentó a Madrid casi 13.000 facturas por un importe de 325 millones de euros (unos US$427 millones). Algunas de las deudas se remontan a mitad de la década de los 90.

Desde la alcaldía aseguran que la ciudad se acogió a un nuevo plan del gobierno central para aliviar las deudas de los ayuntamientos a partir de mayo.

Protesta Jerez

Las protestas son diarias en Jerez.

Pero los representantes de las subcontratas municipales señalan que no todas las empresas podrán recibir dinero del Estado.

"Muchas ciudades pequeñas y grandes van a necesitar préstamos en condiciones muy favorables avalados por el Estado o tendrán que ser rescatadas directamente por el Estado. Las deudas sin pagar se han cuantificado en 50.000 millones de euros (unos US$65.000 millones). Eso es 5% del PIB español. Muchas pequeñas empresas ya han quebrado o están en dificultades", comenta a la BBC Javier Díaz Jiménez, profesor de economía de IESE.

De vuelta a la alcaldía, los tambores callan y los trabajadores se dispersan. Algunos de ellos tienen que ir a trabajar para cumplir con los servicios mínimos exigidos por la ley.

Como cada día, las terrazas de los bares comienzan a llenarse, los paseantes recorren plácidamente las calles flanqueadas por antiguos palacios. Los asientos desmontables para ver las procesiones de Semana Santa todavía están dispuestos a lo largo del recorrido de los pasos.

Al visitante despistado, pocos indicios en el centro de Jerez le harían pensar que, tras esa fachada de normalidad, esta es una ciudad al borde de la quiebra.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.