Despertar del sector inmobiliario de EE.UU. tiene rostro latino

Última actualización: Martes, 3 de abril de 2012
Alex Aparicio

Alex Aparício acaba de comprar su segundo inmueble cerca de Washington.

A los 31 años de edad, Alex Aparicio acaba de comprar su segunda propiedad en Silver Springs, cerca de la capital estadounidense, Washington.

Pero su camino no ha sido fácil. Durante un prolongado divorcio, este gerente de una empresa de construcción y recolección de residuos industriales dejó la casa donde vivía con su familia a cambio de la custodia de su hija de siete años de edad.

Después de dos años viviendo con sus padres, pensó que era hora de empezar de nuevo.

"Basta con pensar en mudarse", dijo Aparicio a la BBC. "Quiero ir poco a poco: renovar la propiedad, pagar la hipoteca e ir liquidando el préstamo un poco más cada mes. Cuando las cosas empiecen a marchar bien, empezaré mi propio negocio.".

Su historia es similar a la de muchos otros latinos nacidos en EE.UU. hijos de inmigrantes, cuyas aspiraciones están dando un nuevo impulso al mercado inmobiliario de EE.UU.

Durante la crisis económica, los latinos fueron los que más inmuebles perdieron. Sus propiedades fueron embargadas por los bancos al no poder pagar los préstamos y ahora sus hijos están tomando ventaja de los precios y las bajas tasas de interés para comprar su propia casa.

Nacido en Belice, como su madre, y de padre salvadoreño Aparicio tiene lo que algunos analistas estadounidenses llaman la "mentalidad latina": creció siendo testigo de las dificultades financieras de los padres y ahora, una generación más tarde, busca cambiar el curso de su historia familiar.

"Vi cómo mis padres lucharon con problemas financieros para pagar la hipoteca", dijo Aparicio, quien llegó a Estados Unidos con cuatro años de edad. "Yo aprendí muy pronto de sus errores, tuve que aprender a manejar el dinero."

Boom Latino

El año pasado, al tiempo que cerca de 300.000 personas tuvieron que salir de sus propiedades en EE.UU. - en su mayoría blancos y asiáticos - 160.000 latinos se convirtieron en nuevos propietarios, de acuerdo con la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces (NAHREP, por sus siglas en Inglés).

La organización estima que los descendientes de latinoamericanos representará el 40% de las compras de primera vivienda en los EE.UU. en las próximas dos décadas. La entidad utiliza las cifras del Censo y por lo tanto no se calcularon las propiedades adquiridas por extranjeros no residentes.

El especialista de NAHREP, Alejandro Becerra, dijo a la BBC que los latinos aspiran a tener casa porque lo ven como una forma de "estabilidad, oportunidad financiera, echar raíces, un símbolo de riqueza y éxito."

Pero el crecimiento poblacional proporciona una explicación más racional para el fenómeno.

Según el Instituto Pew Hispanic Center, la población de latinos en los EE.UU. aumentó de cerca de 35 millones de personas en 2000 a más de 50 millones en 2010, lo que representa más de la mitad del aumento de la población de todo el país en la década.

En 2010, la edad promedio de los hispanos era de 27 años, y el promedio de todos los nacidos en EE.UU. era de 18 años. Muchos de ellos eran, por lo tanto, demasiado jóvenes para comprar bienes raíces cuando el mercado inmobiliario se disparó al inicio de la década.

"Ellos no estaban preparados para entrar en el mercado como compradores. Ahora tenemos el influjo de una nueva generación, especialmente por debajo de los 30 años", dijo el agente de bienes raíces Matt Escobar, quien trabaja en el área de Washington.

Crisis

"A pesar de las pérdidas sufridas por los hispanos en la crisis de la vivienda, las familias latinas jóvenes no fueron afectados por los embargos de propiedades y están listos para entrar en el mercado"

Carmen Mercado. presidenta de la Asociación Nacional de Profesionales Hispanos de Bienes Raíces

En estos momentos los latinos son uno de los grupos que poseen menos bienes raíces en EE.UU., ya que la crisis económica afectó especialmente a esta comunidad.

En 2006 y 2007, casi la mitad de los latinos tenía su casa, según datos oficiales del gobierno de EE.UU.. La crisis redujo este porcentaje al 47,4% - superior a la de los negros (45%), pero detrás de los asiáticos (58%) y blancos (73,7%).

Un estudio separado de la organización Préstamo Reponsable (Responsible Lending) indicó que los hispanos fueron el grupo que perdió - y están en más riesgo de perder - a causa de la crisis inmobiliaria.

La organización estudia los datos de propietarios que recibieron préstamos entre 2004 y 2008: 6,4% -no menos de 2,7 millones de familias - perdieron su casa en febrero, mientras que otros 3,6 millones se encuentran en riesgo inmediato de perder la propiedad.

Más del 25% de los propietarios hispanos (y el 24% de los negros) se encontraban en una de las dos situaciones.

Esperanza

Sin embargo, como el grupo demográfico con mayor crecimiento, los hispanos deben seguir proporcionando un gran impulso a la economía de EE.UU.. El año pasado, ocuparon el 60% de unos 2,3 millones de puestos de trabajo creados en el mercado laboral de EE.UU.

Una vez más la explicación radica en los datos demográficos: entre 2007 y 2011, la fuerza de trabajo en América Latina creció un 12,8%, mientras que entre los blancos, por ejemplo, el crecimiento fue del 1,2%.

Si los mejores pronósticos se confirman, los latinos en 2016 tendrán un ingreso 50% superior al actual y pueden convertirse en uno de los grupos de consumidores más importantes.

"A pesar de las pérdidas sufridas por los hispanos en la crisis de la vivienda, las familias latinas jóvenes no fueron afectados por los embargos de propiedades y están listos para entrar en el mercado", dijo la presidenta de NAHREP, Carmen Mercado.

"Cuando lo hagan, tendrán un impacto exponencial en las ventas."

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.