BBC navigation

En busca de los corales más fuertes del mundo

Corales en la isla Ofu Foto gentileza Stephen Palumbi Universidad de Stanfordad

Los científicos aún no saben por qué los corales de la isla Ofu sobreviven a altas temperaturas. Foto: gentileza Universidad de Stanford

En las aguas cálidas y turquesa de un rincón del Pacífico Sur, un equipo de científicos espera descubrir el secreto para salvar a los corales del mundo.

Stephen Palumbi, director de la Estación Marina Hopkins de la Universidad de Stanford, en Estados Unidos, lidera la expedición que investiga en estos momentos a los extraños arrecifes de la isla Ofu en el territorio de Samoa Americana.

Estos corales parecen ser resistentes al aumento de temperatura que está diezmando arrecifes en otras partes del planeta.

"De hecho, a pesar de que viven en hábitats expuestos a altas temperaturas, los corales siguen creciendo más rápido que especies similares", señaló Palumbi.

La búsqueda de claves genéticas en los corales resistentes es una verdadera carrera contra el tiempo.

"Las predicciones para el futuro no son buenas. Los corales empiezan a blanquearse cuando se da un aumento de 1,5 grados centígrados respecto a su temperatura máxima normal", dijo Palumbi a BBC Mundo.

"De forma que si el incremento global de temperatura se sitúa entre los 2 y 3 grados centígrados este siglo, la mayoría de los corales del mundo estarán en serio riesgo".

Blanqueamiento

El aumento de temperatura mata los corales al afectar la relación simbiótica de la que dependen para sobrevivir.

"Altos niveles de temperatura y luz hacen que los corales expulsen las pequeñas algas unicelulares que dan color a sus tejidos", explicó Palumbi.

Científico examina corales durante la expedición de la Universidad de Stanford al Pacífico Sur

Los investigadores esperan descubrir la clave genética de la tolerancia a cambios de temperatura. Foto: gentileza Universidad de Stanford

"Las algas son las que realizan fotosíntesis y proveen entre un 50 y un 80% del alimento a los corales. La pérdida de las algas, que se conoce como blanqueamiento por la desaparición del color, es algo usualmente mortal para los corales".

Para evaluar la resistencia de los corales en la isla Ofu, Palumbi utiliza lo que denomina "tanques de estrés", pequeños acuarios portátiles vinculados a un laptop y controlados por un programa que regula la temperatura del agua con gran precisión.

"Sometemos a corales de diferentes lugares a un estrés térmico para determinar cuán resistentes son", señaló el investigador de la Universidad de Stanford.

"Imitamos las condiciones naturales en la isla Ofu,donde el agua llega a alcanzar 34 grados centígrados durante tres horas al día. La mayoría de los corales no lograrían sobrevivir a estas temperaturas".

Claves genéticas

Los investigadores esperan identificar la clave de la resistencia de los corales de Ofu a nivel molecular y genético.

"Aún no sabemos por qué responden en forma diferente. Podría ser que tengan algas simbiontes más resistentes o que los propios corales sean la clave".

"Tal vez al estar sometidos a pequeñas variaciones de temperatura adquieren gradualmente resistencia. La otra posibilidad es que los corales hereden de sus padres genes que les permitan una mayor tolerancia. Lo que intentamos identificar en estos momentos es precisamente si la resistencia es genética o puede ser adquirida", dijo Palumbi a BBC Mundo.

"No sabemos si los corales resistentes que encontramos hoy estarán muertos al día siguiente, pero si no los encontramos ahora, jamás sabremos cómo protegerlos"

Stephen Palumbi, Universidad de Stanford

La muerte de arrecifes podría tener efectos devastadores en comunidades costeras que dependen de la pesca. Los arrecifes abergan y protegen una gran variedad de especies de peces y otros organismos marinos, además de actuar como una barrera natural que aminora el impacto en la costa de tormentas y huracanes.

"El cambio climático ya está sucediendo y alterará el mundo que nos rodea. Dependemos de ese mundo viviente en formas a veces invisibles. Nos provee el oxígeno que respiramos, los peces que comemos, el turismo, la protección de olas y tormentas", dijo Palumbi a BBC Mundo.

"La forma de detener el cambio climático ya es bien conocida: reducir las emisiones de CO2. Pero la voluntad para hacer esto aún no está presente en el mundo. Hasta que eso suceda tenemos que aminorar el declíve en el mundo viviente para que ecosistemas como los arrecifes tengan una oportunidad de sobrevivir".

"No sabemos si los corales resistentes que encontramos hoy estarán muertos al día siguiente, pero si no los encontramos ahora, jamás sabremos cómo protegerlos".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.