BBC navigation

Vinculan el estrés postraumático a causas genéticas

Joven

El 3% de la población puede verse afectada por TEPT.

La susceptibilidad al trastorno por estrés postraumático (TEPT) podría estar parcialmente determinada por variantes genéticas.

Un equipo de investigadores de Estados Unidos investigó el ADN de 200 miembros de 12 familias que sobrevivieron el terremoto armenio. Los resultados fueron publicados en el Journal of Affective Disorders.

Se encontró que aquellos que tienen dos variantes genéticas que afectan la producción de serotonina -que afecta el humor- eran más propensos a mostrar síntomas de TEPT.

El TEPT puede aparecer después de cualquier tipo de experiencia traumática, ya sea una guerra, un desastre natural, abuso en la infancia, o un ataque sexual.

Los síntomas pueden incluir flash-backs, sensación de estar petrificado o hiperalerta ante el peligro. Quienes padecen el trastorno también tienden a evitar situaciones que actúan como disparadores del recuerdo del trauma original.

Se estima que hasta un 3% de la población puede verse afectada por el TEPT en algún momento.

Estudio esperanzador

"Sospechamos que las variantes de genes producen menos serotonina, predisponiendo a los miembros de las familias al trastorno de estrés postraumático después de estar expuestos a la violencia o al desastre."

Armen Goenjian, profesor e investigador en psiquiatría de la UCLA.

El terremoto armenio -que tuvo una magnitud de 7,1- ocurrió el 7 de diciembre de 1988. Sacudió el norte de Armenia, que entonces era parte de la Unión Soviética. Murieron al menos de 25.000 personas.

Todos aquellos que participaron en el estudio sufrieron el terremoto. El 90% vio cuerpos sin vida y el 92% vio gente gravemente herida.

Les fue hecha una evaluación de reconocimiento para saber si tuvieron algún síntoma de TEPT y en ese caso, cuáles.

Cuando los investigadores de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) analizaron el ADN de las familias armenias, vieron que aquellas que experimentaron más síntomas de TEPT tenían más probabilidades de tener dos variantes genéticas específicas: TPH1 y TPH2.

"Sospechamos que esas variantes de genes producen menos serotonina y predisponen a los miembros de las familias al trastorno de estrés postraumático después de estar expuestos a la violencia o al desastre", explicó el doctor Armen Goenjian, el profesor e investigador en psiquiatría que encabezó el trabajo.

"Nuestro próximo paso será probar y contrastar los hallazgos en una población más amplia y más heterogénea", añadió.

Pero dijo que, si estudios más amplios confirman los hallazgos, podrían eventualmente llevar a nuevas formas de revisar a los pacientes con riesgo de sufrir TEPT, y apuntar a medicinas específicas para prevenir y tratar el trastorno.

Depresión

Terremoto en Armenia

En el terremoto armenio, ocurrido en 1988, murieron al menos 25.000 personas.

"Una herramienta de diagnóstico basada en TPH1 y TPH2 podría permitir a líderes militares identificar a los soldados con mayor riesgo de desarrollar TEPT y a reasignar sus responsabilidades de combate de acuerdo a ello", agregó Goenjian.

"Nuestros hallazgos también pueden ayudar a los científicos a encontrar tratamientos alternativos para el trastorno, como la terapia genética o nuevas drogas que regulen los químicos responsables de los síntomas del TEPT", explicó.

La psicóloga Jennifer Wild, experta en TEPT, dijo que los resultados del estudio eran significativos, pero que sería "prematuro" darle mucho énfasis.

"La relación entre los genes y el TEPT es fuerte, lo cual es prometedor para guiar futuros estudios que posiblemente podrían incluir un test genético", agregó.

"Pero la variante de gen descubierta en el estudio sólo explicaba una proporción pequeña de los síntomas del TEPT en los pacientes. Factores psicológicos, tales como la historia del trauma o rasgos de la personalidad como el neuroticismo tienden a predecir el TEPT con mucha mayor precisión y son menos costosas de evaluar", señaló.

La especialista también consideró que el hecho de que se le pida a la gente que piense en experiencias pasadas –en lugar de estudiarlas cuando las están experimentando- también era problemático.

Los inhibidores de la recepción de serotonina, comúnmente utilizados para combatir la depresión, mejoran el ánimo al prolongar el efecto de la serotonina en el cerebro y al hacer más lenta su absorción por las células cerebrales.

Sin embargo, la doctora Wild dijo que el tratamiento recomendado para el TEPT era la terapia psicológica.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.