BBC navigation

Y los rusos, ¿qué dicen sobre el Papa en Cuba?

Última actualización: Miércoles, 28 de marzo de 2012
castro jrushchov

La relación entre Cuba y Rusia siempre fue cercana. Acá, Fidel Castro y el mítico líder soviético Nikita Krushchov en 1963.

Las noticias sobre América Latina no suelen ser muy taquilleras en el Servicio Ruso de la BBC, pero la visita del Papa fue la excepción: en esta ocasión los rusos manifestaron sus opiniones como si se tratara de un país vecino.

Y, gracias a que nuestros colegas rusos nos permitieron el acceso a los comentarios que se generaron en su portal, vale la pena recogerlos acá.

Relación especial

Lo cierto es que Rusia y Cuba tiene una historia común que redujo la distancia entre los dos países, seguro no física pero sí cultural.

En 1960, un año después de la revolución, Cuba no era socialista declarada. En febrero, el líder soviético Nikita Krushchov mandó un funcionario a la isla después de una reunión frustrada entre Fidel y el presidente de EE.UU. Eisenhower. Ese fue el inicio de una larga relación.

Después de la frustrada invasión estadounidense de Bahía Cochinos, Fidel declaró que la revolución cubana era, oficialmente, una causa socialista. En adelante, la relación tuvo dos hitos históricos: la crisis de los misiles, cuando los soviéticos instalaron cohetes en la isla para amenazar a su enemigo, Estados Unidos; y la visita de Castro a la Unión Soviética en el 63, después de la cual los países estrecharon su relación económica y política.

Cuando llegó la apertura económica de la Unión Soviética en 1989, Fidel manifestó repetidamente su descontento. Y, tras el colapso de la Unión en 1991, Cuba entró en un periodo especial.

Hoy en día los países tienen relaciones estrechas: Valdimir Putin ha visitado Cuba y, en el 2009, gracias a un acuerdo firmado con Cuba, Rusia empezó a buscar petróleo en el Golfo de México.

Los comentarios

"Está bien Raúl al tratar de acomodar a la Iglesia en Cuba. La combinación de filosofía y religión producirá sabiduría. ¡Buena suerte, Cuba! ¡Sean felices!"

Natalia Khabarovsk, lectora rusa de la BBC

Ahora que Cuba volvió a la escena internacional con la visita del Papa, varios lectores rusos de la BBC manifestaron sus opiniones.

Según un lector en la ciudad rusa de Tumen, "las relaciones entre la Iglesia y el Estado deberían ser más fuertes en el mundo entero, no solo en China o Rusia. El catolicismo, el islamismo, el budismo y la ortodoxia son todas una familia natural de creyentes; son en arma contra el totalitarismo y la crisis demográfica".

Alexandr Adolf dijo que "contrario a lo que pasa en Rusia, donde los gobernantes no le tienen miedo a nada, en Cuba la Iglesia es respetada y es posible que en un futuro cercano ayude a reconstruir el régimen democrático".

Parece que la Iglesia tiene buena reputación en Rusia, porque Nikolaus Stavropol también considera que el catolicismo, a diferencia de la ortodoxia, no se mete en asuntos no religiosos, y es por eso que a los cubanos les sirve de soporte moral. "Los dinosaurios de los regímenes se están extinguiendo y pronto van a desaparecer", dijo en el foro del servicio ruso de la BBC.

Pero hay quienes apoyan al régimen cubano: "¡Viva Cuba! Yo creo en los cubanos, en su dignidad y orgullo por su historia revolucionaria. Fidel es el único clásico vivo de la revolución de la clase obrera; es leal a los ideales de la igualdad y no vende esas ideas por dólares y economía de mercado. Y es el mejor orador público del mundo. Está bien Raúl al tratar de acomodar a la Iglesia en Cuba. La combinación de filosofía y religión producirá sabiduría. ¡Buena suerte, Cuba! ¡Sean felices!", dijo Natalia Khabarovsk.

"La Iglesia siempre ha tratado de ser aliada de los dictadores. Pueden decir lo que quieran, pero la democracia es un resultado de la educación. Y la educación enseña la libertad ante los clérigos. No hay principios comunes entre el comunismo y la religión. Yo viví bajo el regimen comunista. No había lugar para la piedad", dijo Plekhanov.

Por último, Mr. Ché dice: "El marxismo, y más específicamente el socialismo, siempre ha sido una de las herejías del cristianismo. Y, como cualquier herejía que se mantiene durante un corto periodo de tiempo, se ha vuelto todo lo contrario a los que inicialmente se proponía. Sobre todo porque ya nadie cree en el marxismo: ni Putin, ni Chávez. El final del patrocinio resultará en el fin del socialismo cubano".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.