Nubes artificiales para evitar escapes de metano en el Ártico

Última actualización: Sábado, 17 de marzo de 2012
Representación

La idea original era blanquear las nubes desde barcos, pero también puede hacerse desde la tierra.

Un eminente ingeniero de Reino Unido sugiere que se construyan torres para blanquear las nubes en las Islas Feroe como una "solución técnica" para el calentamiento en el Ártico.

Esta semana los científicos del Reino Unido les dijeron a los parlamentarios que la posibilidad de que haya una liberación de metano importante provocada por el derretimiento del hielo ártico constituye una "emergencia planetaria".

En unos pocos años, el hielo marino del Ártico podría desaparecer durante los meses de septiembre.

El pionero de energía undimotriz - generada por el movimiento de las olas- Stephen Salter ha demostrado que el bombeo de agua de mar hacia la atmósfera podría enfriar el planeta.

Buques

El académico de la Universidad de Edimburgo había sugerido anteriormente blanquear las nubes utilizando buques construidos especialmente.

En una reunión en el Parlamento británico organizada por el Grupo de Emergencia del Metano en el Ártico, el profesor Salter les dijo a los representantes que la situación en el Ártico es tan grave que los buques podrían tardar demasiado tiempo.

"Yo no creo que haya tiempo ahora para fabricar barcos para el Ártico", señaló.

"Nos haría falta un poco de tierra, aire limpio y la distancia correcta hacia el norte,. donde se pueda enfriar el agua que fluye en el Ártico".

Las localidades favorecidas serían las Islas Feroe y las islas del estrecho de Bering.

Allí se construirían las torres, que serían versiones simplificadas de los buques.

En verano, el agua de mar se bombearía hasta la parte superior utilizando algún tipo de energía renovable, y saldría por unas boquillas que se están desarrollando en la Universidad de Edimburgo que producen unas gotas muy pequeñas.

En una primera idea propuesta por el físico estadounidense John Latham, las finas gotas de agua de mar serían núcleos alrededor de los cuales el vapor de agua podría condensarse.

Esto haría que las gotas de las nubes fueran más pequeñas, lo que significa que se verían más blancas y devolverían la energía solar hacia el espacio, enfriando a la Tierra.

Hielo

El área de océano Ártico que queda cubierta de hielo cada verano se ha reducido significativamente en las últimas décadas, ya que las temperaturas del aire y del mar han aumentado.

Ártico

El mar Ártico podría quedar sin hielo todos los septiembres.

En cada uno de los cuatro últimos años, el mínimo de septiembre equivale a dos tercios de la cubierta media de los años 1979 a 2000, que se utilizan como referencia. La superficie helada en otras épocas del año también se ha ido reduciendo.

Lo que más les preocupa a algunos científicos es la disminución del volumen de hielo.

Un análisis de la Universidad de Washington, en Seattle, que utilizó los datos de espesor de hielo recogidos por submarinos y satélites, sugiere que podría haber meses de septiembre sin hielo dentro de pocos años.

"En 2007, el agua [frente al norte de Siberia] se calentó aproximadamente 5 grados centígrados en el verano, y esto se extiende hasta el fondo del mar, lo que derrite el permafrost de alta mar", dijo Peter Wadhams, profesor de física oceánica de la Universidad de Cambridge.

Uno de los problemas que esto plantea es si que falta de hielo acelerará la liberación del metano que está atrapado actualmente en el fondo del mar, especialmente en las aguas poco profundas de la costa norte de Siberia, Canadá y Alaska.

El metano es un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono, aunque no dura tanto tiempo en la atmósfera.

Varios equipos de científicos que tratan de medir la cantidad de metano que realmente se está emitiendo han dicho que vieron grandes burbujas salir del agua. Sin embargo, es difícil saber si esto es grave ya que no hay mediciones similares de décadas pasadas con las que compararlas.

Sin embargo, según les dijo el profesor Wadhams a los parlamentarios, se puede esperar que esta emisión de gas aumente con el tiempo.

"Con estas emisiones de gases de efecto invernadero, podría haber un calentamiento de 9 o 10ºC en el Ártico.

"Eso va a consolidar la naturaleza libre de hielo del mar Ártico. Habrá emisiones de metano en alta mar, y una gran parte en tierra firme también."

Debate

Esto a su vez aumentaría el calentamiento, en el Ártico y el resto del mundo.

Las emisiones abruptas de metano en las regiones heladas pueden haber jugado un papel importante en dos eventos, hace 55 y 251 millones de años, en los que se extinguió gran parte de la vida que existía en la Tierra.

El meteorólogo Julian Hunt, quien presidió la reunión del Grupo Parlamentario de Todos los Partidos sobre el Cambio Climático, aclaró que una liberación de metano abrupta con el calentamiento actual no es inevitable y que es "un tema de debate científico".

Pero también dijo que algunos en la comunidad científica son reacios a discutir esa posibilidad.

"Hay mucha represión y ausencia de discusiones sobre temas que son difíciles, y uno de ellos es de hecho el metano", dijo, y recordó la renuencia de al menos un científico de alto nivel involucrado en el Estudio de Impacto Climático en el Ártico para discutir el impacto que podría tener una liberación de metano.

El campo de estudio de la aplicación de soluciones climáticas técnicas o, geoingeniería, está lleno de controversia, e incluso aquellos involucrados en la investigación de la cuestión lo ven como una opción de último recurso, mucho menos deseable que limitar las emisiones de gases de efecto invernadero.

"Todos los que trabajamos en geoingeniería esperamos que no sea necesario, pero tememos que sí será", dijo Salter.

Representación teatral

La liberación de metano traería consecuencias para los pueblos indígenas del Ártico.

Y para aumentar a la polémica, algunas de las técnicas propuestas podrían hacer más daño que bien.

La idea de poner partículas de polvo en la estratosfera para reflejar la luz del sol, imitando el efecto de enfriamiento de las erupciones volcánicas, de hecho sería desastrosa para el Ártico, dice el profesor Salter, y hay modelos que muestran que aumentaría la temperatura en el polo hasta 10ºC.

El año pasado, la idea del blanqueamiento de las nubes también recibió críticas por parte de los científicos que calcularon que si se calcula mal el tamaño de las gotas podrían provocar un calentamiento, aunque Salter dice que esto se puede evitar a través de la experimentación.

Hasta ahora el científico no ha calculado cuánto saldría exactamente hacer las torres en tierra, pero sugiere US$300.000 como cifra aproximada.

Dependiendo del tamaño y la ubicación, Salter cree serían necesarias alrededor de 100 torres para contrarrestar el calentamiento del Ártico.

Sin embargo, actualmente no existe financiación para las nubes artificiales. Hubo una propuesta para construir un barco prototipo de alrededor de US$30 millones pero no hubo ningún interesado, y en la actualidad el trabajo de desarrollo se limita al laboratorio.

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.