Argentinos e isleños debaten sobre las Malvinas/Falklands

Última actualización: Jueves, 15 de marzo de 2012
Debate

El debate fue organizado por el programa World Have Your Say, de la BBC.

La soberanía de las islas Malvinas/Falklands es uno de los temas más álgidos para los habitantes de Argentina, el Reino Unido y las propias islas del Atlántico Sur.

A pocas semanas del 30 aniversario de la guerra entre Argentina y Gran Bretaña por las islas, el tema ha provocado ya numerosos incidentes y tensiones.

Y las tensiones entre el gobierno argentino y el británico a su vez han rociado de aspereza la visión de los isleños hacia sus vecinos argentinos en el continente sudamericano.

De ahí que el inédito debate radial y televisivo en vivo que efectuó la BBC entre isleños y argentinos tuviera un desenlace incierto.

El programa World Have Your Say, de la BBC, reunió a unas 15 personas en un café en Buenos Aires y las conectó a través de un cámara digital con unos 10 isleños en un hotel de Port Stanley, o según la denominación argentina, Puerto Argentino.

La conversación de dos horas fue rica en intercambio de pareceres, no escudó los temas espinosos y tuvo momentos catárticos para ambas partes.

Las reglas del juego eran que cada grupo se hiciese preguntas mutuamente a ver qué salía.

Soberanía

La primera pregunta marcó la seriedad del debate.

Petróleo

En medio del debate entre isleños y argentinos, surgió la noticia de que el ministerio de Relaciones Exteriores de Argentina iniciaría acciones legales contra las petroleras que buscan el hidrocarburo en las disputadas aguas del Atlántico Sur.

Según anunció el canciller, Héctor Timerman, el objetivo es "defender nuestros recursos naturales".

El ministerio creó un nuevo equipo que se encargará de preparar las acciones judiciales en instancias nacionales e internacionales en contra de las exploraciones.

Sin embargo, al no permitirse preguntas a los medios internacionales, como la BBC, no se pudo conocer cuál puede ser realmente el alcance jurisdiccional de dicho anuncio o si no pasa de ser algo meramente político.

Según Timerman, "este Gobierno no va a dejar pasar un solo día sin llevar adelante una acción ante un juzgado local o internacional que nos permita proteger los recursos naturales".

El ministerio de Relaciones Exteriores británico respondió al anuncio argentino calificándolo de "intimidación ilegal".

Así mismo subrayó que la búsqueda de petróleo es un proyecto comercial legítimo.

Liam, un habitante de Malvinas/Falklands, fue claro y tajante en lo que quería obtener del encuentro: "mi familia ha estado aquí durante 170 años, soy tan de este lugar como ustedes de Argentina. ¿Acaso puede reconocer esto?".

"Sí, hay familias que tienen hasta cinco generaciones en estas islas, pero provienen de una situación ilegal. Hubo una colonia argentina de gauchos en el lugar que fue expulsada inicialmente. Esa ilegalidad trasciende del principio de autodeterminación", respondió Miguel, en Buenos Aires, un veterano de la guerra en 1982.

La soberanía de las islas y el principio de autodeterminación al que apelan los isleños fueron los pilares del debate.

Malvinenses o falklanders y argentinos intercambiaron argumentos históricos constantemente.

"Hay una falla estructural en el reclamo de Argentina, y es que no hacen un reconocimiento de que hay una población que vive en estas islas, que tiene el derecho a la autodeterminación", aseveró Lewis.

"Pero es que Naciones Unidas define la autodeterminación para proteger a países que fueron colonias o en riesgo de guerra. Este es un territorio disputado y ocupado por una población extranjera. Es contradictorio interpretar la autodeterminación así en este caso", rebatió Andrés, en Buenos Aires.

Pero Andy, habitante de las islas, fue tajante ante posibles interpretaciones legales: "somos falklanders, decidimos ser británicos. Las agresiones de Argentina no nos harán cambiar de parecer".

Confianza, o falta de la misma

Uno de los momentos más álgidos fue cuando los isleños expresaron su mayor preocupación sobre los argentinos en general.

"No confiamos en ellos. Ya, en varias oportunidades, han faltado a su palabra. Para qué molestarnos en pensar en abrirnos a negociar de nuevo", señaló Cathy.

Dos ex enemigos de las Malvinas/Falklands cara a cara

El británico Neil Wilkinson pensó que había matado al argentino Mariano Velasco en la guerra del Atlántico Sur, en 1982. Tres décadas después, descubrió que seguía vivo e inició un emotivo viaje para reencontrarse con él.

Vermp4

Para reproducir este material debe tener activado Java Script, así como tener instalada la última versión de Flash Player.

Utilizar un reproductor alternativo

Esta isleña, como varios de sus vecinos presentes, manifestó su molestia no sólo por la invasión argentina en 1982 -que decidió un gobierno militar- sino además por la percepción de que los gobiernos argentinos no han cumplido lo prometido.

En especial está la referencia a un acuerdo entre el Reino Unido, Argentina y los isleños, de 1999, en el que sólo se cumplió la iniciación de un vuelo entre Chile y Malvinas/Falklands, mientras que quedaron sin discutirse derechos de pesca y petróleo.

"La confianza es algo que se gana con el tiempo. Hay muchos argentinos en los que pueden confiar. Tenemos que interactuar más. Pero si ustedes tienen esa predisposición todo es más difícil", dijo Alejandro, un veterano argentino del conflicto bélico de hace 30 años.

"Es que ya yo lo he visto todo. La confianza se rompió de manera grosera con la guerra en 1982", le respondió Lewis.

En este punto del debate se conoció la noticia de que el gobierno argentino iniciaría acciones legales contra las petroleras en Malvinas/Falklands como parte de una estrategia de "defender nuestros recursos naturales" (Ver recuadro).

Inmediatamente muchos isleños se tomaron de la novedad para justificar sus posturas.

"Lo de Timerman (el canciller que hizo el anuncio) es un ejemplo más de por qué no se puede confiar", terció Cathy.

"Es triste ver que sólo nos ofrecen excusas para no acercarnos unos a otros", le respondió Alejandro, el veterano de la guerra.

"Sería ideal más bien encontrar razones para encontrarnos y volver a confiar", apuntó.

Pero Samantha, una isleña, le replicó y de alguna forma hasta abrió una leve hendidura en la puerta: "aunque nuestra soberanía no puede ser objeto de discusión, si eso se respeta estamos abiertos a relaciones amigables con Argentina".

"Estamos más que dispuestos a recibir a los argentinos, si se dejan de querer tomar nuestro territorio", la acompañó Stacey.

Atrincherados

Las discusiones entre ambos grupos permitieron que las partes afectadas por la disputa de soberanía escucharan de primera mano la opinión de los habitantes de cada lugar, sin la necesidad de que la información fuese filtrada por políticos, gobiernos o medios de comunicación.

Monumento que conmemora la guerra por el archipiélago.

Muchos de los participantes creen que la confianza es un elemento que está en el centro de toda la discusión.

Los isleños rebatieron constantemente cualquier cuestionamiento a su visión de soberanía. Los argentinos que participaron en el programa pidieron por sobre todo que se abriese una negociación o un diálogo.

"Ustedes (los isleños) sólo hablan de un escenario. Pero ambas partes tenemos que dejar de pensar en la postura de cada quien y hablar juntos sobre un nuevo escenario", señaló Mariana, en Buenos Aires.

"Pero es que nosotros estamos felices como vivimos. No hay un reclamo válido para nosotros", le replicó Pippa, desde Port Stanley/ Puerto Argentino.

Sin embargo, este experimento social también generó mensajes de recepción mutua entre los asistentes en ambos lugares.

Se intercambiaron invitaciones mutuas, siempre y cuando hubiese respeto por lo que pensase el otro.

Y el comentario que quizás logró mayor coincidencia en todo el debate provino de un joven estudiante de las Malvinas/Falklands:

"Ignoremos los que dice (David) Cameron, ignoremos lo que dice (Cristina Fernández de) Kirchner. Hablemos siempre de persona a persona. Ambos somos democracias. Hablemos directamente".

Contexto

BBC © 2014 El contenido de las páginas externas no es responsabilidad de la BBC.

Para ver esta página tal cual fue diseñada, debe utilizar un navegador de internet actualizado, que tenga habilitado el uso de hojas de estilo en cascada (CSS, por Cascading Stylesheets en inglés). Aunque en el navegador que está utilizando podrá ver el contenido de la página, no será presentado de la mejor forma posible. Por favor, evalúe la posibilidad de actualizar su navegador y/o habilitar el uso de CSS.